lunes, 30 de mayo de 2016

Con Kutxabank a Santo Domingo y Ezcaray

Al rato de salir de nuestras poblaciones de origen, paramos en La Puebla de Arganzón, situado en el enclave del Condado de Treviño, para realizar el hamaiketako. Retomamos el viaje para dirigirnos y visitar Santo Domingo de la Calzada.

Santo Domingo de la Calzada se levanta sobre una extensa llanura, a orillas del río Oja, en el extremo occidental de La Rioja, a los pies de las más altas cumbres de la Sierra de la Demanda. Está a una altitud de 638 mts. y cuenta  con una población de 6.520 habitantes censados ( 2014).

Este pueblo estuvo ligado al Camino de Santiago desde sus orígenes en el siglo XI. Santo Domingo, un joven pastor oriundo de la región, se hizo el ayudante de Gregorio de Ostia, el legado papal, quien le ordenó sacerdote.

Se le llama "de la Calzada" por su determinada labor de mantener y mejorar la vieja calzada romana que pasaba entre Nájera y Redecilla del Camino para facilitar el paso de los romeros, que entre otras construyó allí un puente para hacer seguro el cruce del río, un hospital y un albergue de peregrinos, para facilitar con ello el peregrinaje del Camino de Santiago a su paso por la localidad.

Nada más llegar, visitamos la Catedral. Según nos contó el guía, sus orígenes se remontan al año 1158, en que comenzó a edificarse. En los siglos XIV y XVI sufrió distintas modificaciones hasta presentar su aspecto actual. Consta de tres naves con crucero, girola, triforio y bóvedas de crucería. De su exterior destaca principalmente el ábside románico, la torre barroca y la portada del Mediodía, o del Santo, con arco de medio punto, imágenes en hornacinas y óculos circulares. El retablo mayor está realizado en alabastro y nogal, terminado en 1545. En la sillería del coro, destaca su ornamentación plateresca del siglo XVI. Entre sus capillas destacan la del Sepulcro de Santo Domingo (con estatua yacente); la de Santa Teresa; la de la Magdalena (una de las más ricas de la catedral); la del Santo Cristo (con dos retablos, uno renacentista y otro barroco); la de San Pedro. El claustro es del siglo XIV, pero modificado en el XVI. En la sacristía y en la sala capitular se guardan importantes tesoros artísticos, como varios trípticos hispano-flamencos de los siglos XV y XVI, y distintas piezas de orfebrería.

Dentro de la Catedral conocimos el famoso milagro de la gallina y el gallo, según el cual se dice que Domingo García demostró la inocencia de un peregrino acusado erróneamente de muerte al hacer volar una gallina que estaba asada en el plato. En recuerdo del estos hechos, en la catedral calceatense hay siempre un gallo y una gallina vivos y se extendió el dicho de “En Santo Domingo de la Calzada, donde cantó la gallina después de asada”.

Paseamos por el entorno de la Catedral pasando por la Plaza Mayor y del Santo.

Volvimos al autobús para dirigirnos hasta Ezcaray. Nos espera nuestro guía, Ricardo Aransay, que es, ni más ni menos, Presidente de la Asociación cultural y Artística de Ezcaray.

Empezamos visitando la Ermita de Allende. Se halla en un altozano “allende” del río Oja. Es una construcción barroca del siglo XVII. Es un edificio en sillería y mampostería, con planta de cruz latina, cúpula sobre crucero y bóvedas de lunetos. En su interior alberga la imagen gótica de la Virgen de Allende, patrona de Ezcaray, y una valiosa colección de diez ángeles arcabuceros, óleos procedentes de una escuela pictórica del Virreinato del Perú de los siglos XVII y XVIII, donados por el ezcarayense arzobispo de Lima Pedro Antonio Barroeta y Ángel (1701-1775).

Es hora de comer y lo hacemos en el Restaurante Iguareña, donde somos muy bien recibidos por Iñaki, su propietario. Sentados en la mesa disfrutamos, como no, de unas buenas Patatas a la Riojana, Cordero al Chilindrón y flan casero.

Después de comer, guiados por Ricardo, conocimos el casco urbano con rincones de gran belleza, arquitectura bien conservada y tipologías diferentes por barrios. Destacan los soportales que permitían mantener la vida de la localidad aún durante los rigores del invierno. 

Finalizamos la visita en la Iglesia de Santa María la Mayor, resultado de una larga evolución, renovada con mucha intensidad a partir del siglo XV, sustituyendo las viejas estructuras románicas, por otras al gusto y modo de la época, pero condicionada esta evolución por la antigua iglesia, al llevarse a cabo la renovación en varias fases.

El templo actual es de sillería del siglo XV, aunque cimentada sobre otra construcción anterior románica construida entre los siglos XII y XIV. El retablo mayor es del siglo XVI, de gran interés, como lo es también el museo existente en su sacristía que reúne tallas de las iglesias de las aldeas. Tiene una sola nave y en su interior se conservan muchos restos de origen románico. Los retablos son de estilo gótico y renacentista. El retablo mayor es de tipo banco, con tres cuerpos, ático, cinco calles y seis entrecalles, con tracerías de claraboyas de principios del siglo XVI, la imaginería es coetánea y está presidido por la imagen de Santa María la Mayor, sentado con el Niño desnudo. Es una talla hispanoflamenca de finales del siglo XV. Los otros dos son el retablo de la Asunción y el retablo de San Roque.

Los torreones de refuerzo en sus ángulos le dan imagen de fortaleza medieval. La torre es de planta cuadrada románica, se ubica al lado occidental del lado norte del crucero. El acceso se realiza por una portada situada por su lado más meridional. En parte baja hay una ventana románica de medio punto con columnas acodilladas y capiteles vegetales del siglo XIII, donde está colocado el matachín —figura mecánica barroca de finales del siglo XVII, que está unido mediante cables al reloj de la torre para marcar las horas en el interior de la iglesia, simultáneamente con el reloj de la villa—.
Dentro del conjunto destaca el museo religioso que fue creado en 1971 y la gran cruz de plata de estilo gótico plateresco.

Fue declarada Bien de Interés Cultural en la categoría de Monumento el 11 de octubre de 1967.

Llega el momento de regresar a nuestros lugares de origen después de una completa jornada.

PARA VER TODAS LAS FOTOS, CLICAR SOBRE EN LA FOTO INFERIOR:

Santo Domingo y Ezcaray