domingo, 23 de agosto de 2015

Una buena semana de excursiones con el Hotel Riu Nere, la penúltima del mes.

Lunes. AIGÜES-TORTES DE AIGUAMÒG, EN PARQUE NACIONAL

Nos hemos desplazado hasta los Banhs de Tredòs. El recorrido en coche por el Valle de Aiguamòg es entre prados con bonitas vistas. Aparcamos junto al Hotel – Balneario  Banhs de Tredòs, se encuentra ubicado en pleno corazón del Pirineo, en la entrada al Parque Nacional de Aigüestortes, a 1740 m de altura y 9 km de la población de Salardú.
A lo largo del camino fuimos conociendo los diferentes pisos alpinos y sus inquilinos  de plantas y flores y, en algunos casos, sus propiedades medicinales. Hemos visto y departido, principalmente, de la Genciana lutea y Árnica Montana. 
La parada en la cascada era obligaba para deleitarnos de la caída del agua y, como no, hacer las fotos pertinentes. Continuamos camino arriba, siempre por el bosque, ahora algo alejados del río, entre rododendros hasta llegar a las Aigues Tortes ofreciéndonos una vista bonita y, a la vez, idílica de las aguas, el prado y el bosque.
En breve llegamos a lo alto de una roca convertida en mirador desde donde vemos como las aguas se tuercen dándole el nombre a esta zona, Aigues Tortes.
Este lugar se encuentra a 1800m de altitud. En este piso, el subalpino, está ocupado por pinares de pino negro (Pinus uncinata).
Seguimos camino, hasta llegar al Pònt dera Montanheta y regresar por la pista.

Martes. VALLE DE SALENQUES, EN EL PARQUE NATURAL DE POSETS-MALADETA

La excursión de hoy es un recorrido por el valle del río Salenques, dentro del Parque Natural Maladeta-Posets, al otro lado del Túnel de Vielha.
Aparcamos los coches junto al embalse, en una postal típica de montaña, rodeado de altas cumbres y densos bosques, y de agua transparente.
En la cola del embalse desemboca el río Salenques que desciende de las cumbres de la Maladeta. Desde su desembocadura vamos remontando el río, siguiendo el GR-11, adentrándonos en un bello bosque de hayas. De vez en cuando, dejamos el sendero para adentrarnos en el cauce del río y disfrutar de como se precipita el río en múltiples saltos y rápidos que va haciendo entre rocas y troncos, lo que compensa al más exigente amante de la naturaleza. Vemos restos de antiguas avalanchas, atravesamos canchales y pequeños claros de bosque.
Llegamos a la confluencia de las aguas procedentes del barranco de Angliós y el Salenques. Dejamos el GR-11, pasamos el puente y tomamos el PR para remontar las aguas que nacen en el glaciar de Salenques, bajo el pico de Margalida (3244m).
Llegamos a un punto en el que el agua baja encañonada realizando una serie de saltos a cual más bonito. No puedo dejar de mencionar el baño de Jesús en sus gélidas aguas.
Una vez hemos disfrutado de los saltos y realizadas las fotos, nos acercamos a un punto desde donde vemos el valle y cimas de Besiberri.
Deshacemos camino hasta el puente. Seguimos el descenso aguas abajo siguiendo la indicación "Embalse de Baserca". Disfrutamos del camino por el bosque de hayas. A la media hora, divisamos el embalse y nuestro coches.
Con tristeza despedimos a Joan, Ana y Jesús que me han acompañado amuchas excursiones, no sólo este año, también el verano pasado, por lo que han recibido el diploma de “Excursionistas Expertos”. A Joan le tenía que haber dado, además, el de simpático y dicharachero.

Miércoles. POR LOS PUEBLOS DE LAIRISSA

El día amaneció con alguna nubes pero prometía ser caluroso. Mientras nos desplazábamos en coche, poco antes de llegar a Vilamòs, hicimos una parada para contemplar la vista, poniendo a prueba el gusto de los más exigentes amantes de la naturaleza, el valle de la Artiga de Lin y el fondo del macizo de la Maladeta presidida por el Aneto(3404m), una de las zonas más visitadas de la Val d'Aran. Comentamos el fenómeno geológico de los Guelhs deth Joeu y continuamos hasta Vilamós.
Aparcamos en el pueblo y nos dirigimos a admirar la Iglesia Parroquial dedicada a Santa María, uno de los templos románicos más antiguos del Valle de Arán, aunque las reformas que se hicieron en el siglo XVII alteraron algo su configuración.
En el muro que da a la plaza son visibles tres fragmentos, pero el que más destaca es el de mármol blanco, de la época romana, con el busto de tres personas en relieve bajo arcos de de medio punto, que representa un niño flanqueado por dos personas de diferente sexo que parecen representar a sus padres.
Comenzamos la excursión después de habernos parado en la entrada de la casa Ço de Jouanchiquet y explicar aspectos de las casas aranesas. Durante la excursión vamos conociendo un poco más aspectos de la vida aranesa hasta la transformación del Valle por el túnel, las hidroeléctricas y el turismos.
Desde la población, iniciamos la marcha por un camino, en ligera ascensión, que nos iba introduciendo en el bosque de pinos silvestres, ofreciéndonos bonitas vistas del pueblo de Vilamós. En la sombra del bosque respiramos un ambiente más fresco, con lo que el caminar se hacía tolerable. Llegamos a Arres de Sus, en la fuente de la plaza bebimos el agua fresca que manaba y conocemos aspectos del interior de la casa aranesa, la de "Çò de Cabalè", ahora bar pero que guarda la esencia. Continuamos la marcha en descenso hasta Sant Joan de Arres, iglesia situada entre los dos pueblos, Arres de Sus y de Jus, donde nos tenemos que imaginar que se encuentran en una extensa zona de prados con esplendidas vistas. Comentamos aspectos arquitectónicos de las viviendas aranesas y seguimos. En Arres de Jus pasamos por una fuente, la plaza y la iglesia de Sant Fabian. Aquí empieza un bonito camino, primero en descenso y luego  en ascenso dirección Vilamòs.
Hemos hecho un recorrido por pueblos que mantienen intacto todo su encanto.

Jueves. BAUSEN Y BOSQUE DE CARLAC

Hoy nos hemos acercamos al extremo Norte del Valle de Arán, a Bausen.
Ir a Bausen es dar un salto en el tiempo, es un pueblo que conserva intacta su forma de vida y sus costumbres, parece anclado en el tiempo. Pasamos por delante de la iglesia con su cementerio al lado, desde el cual cuando está totalmente despejado, tiene unas magníficas vistas del las Maladetas y el Aneto. Salimos del pueblo y nos detenemos a ver el paisaje del Bajo Aran; Les, Bossost y Canejan con el fondo del valle del Toran.
En todos los pueblos se encuentran rincones encantadores e historias reales del pasado, transmitidas de generación en generación. Una de esas historias es la de los amantes de Bausen. En la parte más elevada de este pueblo, a 945 metros de altitud, un cementerio civil de piedra recuerda una bella historia de amor. "A mi amada Teresa, quien falleció en 10 de mayo de 1916 a la edad de 33 años", reza la única lápida del camposanto. Allí reposan los restos de una mujer enamorada de su primo que no obtuvo la dispensa eclesiástica de Roma para casarse porque no pudieron pagar la elevada suma de dinero exigida. Como el amor era más fuerte que los convencionalismos, la pareja decidió hacer vida en común, pero al poco tiempo la mujer enfermó y falleció. El cura del pueblo se negó a darle sepultura en el cementerio parroquial. Los vecinos, enojados, le construyeron en 24 horas otro para ella sola. Este pequeño camposanto se encuentra en un enclave con bonitas vistas del Bajo Arán.
Después de esta visita, iniciamos la marcha por el sendero que va elevado sobre el Garona antes de que entre en Francia. Tenemos a la vista el pueblo de Canejan, el valle de Torán y el pueblo francés de Melles. Enseguida los perdemos de vistas al adentramos en el bosque, caminamos por un "túnel" de avellanos. Poco después, las hayas son las protagonistas. Hayas que han tenido un crecimiento muy lento y que crean un bosque bonito y, a la vez, con un halo misterioso. Nos fotografiamos dentro de la cavidad de un viejo haya.
Atravesamos el río Carlac, que le da el nombre al bosque. Tenemos una fuerte subida; llegamos a la parte más alta de la subida todos juntos, eso si, sudorosos. Al pasar nuevamente por el río Carlar,  Amanda piensa que estamos en el mismo punto anterior del río.
El sendero se suaviza hasta que salimos del bosque. En fuerte bajada llegamos hasta el pueblo de Bausen, donde cerramos el circulo de la excursión. Quiero destacar el comportamiento de Gema, la benjamín del grupo, que andaba más que nadie y, además, con simpatía.
Otro momento de despedida, la de Carmen y José que tiene que volver a Barcelona a atender su puesto de carnicería en el Mercado de Sant Antoni. Os lo recomiendo.

Viernes. CASCADAS DEL INFIERNO

El valle de Lys es un sitio magnífico, rodeado de altas montañas, un lugar muy visitado.
Tomamos el sendero que se adentra dentro del bosque de hayas, la pendiente es pronunciada, el grupo va conjuntado hasta que llegamos a las cascadas del Corazón. A partir de aquí, seguimos en fuerte pendiente, el grupo va perdiendo algunos de sus miembros y "miembras" hasta que llegamos al final de la subida con el resuello de unos, los jadeos de otras y el resoplar general. Recuperamos a los que se han quedado en el pelotón de mientras algún@s utilizan la "spontex" para secarse el sudor.
Reanudamos la marcha por una subida sorpresa que se le atraganta a más de un@. Recuperado el buen camino nos adentramos en el bosque pasando por un puente, un cañón y por varias cascadas. Llegamos hasta el Pozo del Infierno, una cascada de más de 60m de caída, con una magnificencia increíble. Accedemos a su parte superior y, desde el puente de obra, divisamos una bella vista de todo el Valle de Lys.
En el largo descenso atravesamos alguna cascada más. Seguimos descendiendo hasta las cascadas del Infierno donde acabamos la excursión, nos hacemos la foto de familia y observamos los destrozos de las riadas del 2013.
Con tristeza para todos, se despiden Josefina y José. Se acaban las vacaciones para ellos.

Sábado. CAMI DE LA CREU
Acabamos la semana en el Parque Natural de Posets-Maladeta haciendo la  ruta del Cami de la Creu. La mañana prometía y lluvia y nada más empezar a caminar lo hace sin compasión, pero los intrépidos excursionistas no se amedrentan, se ponen los chubasqueros y a caminar. El sendero comienza desde el pueblo de Aneto hasta el azud de Morelló en el barranco de Llauset, en cuyo recorrido pasamos por el mirador sobre el valle del Noguera Ribagorzana y disfrutamos de una senda con una variada vegetación. Poco antes de llegar a este punto, la lluvia deja de caer. Desde el azud regresamos al pueblo por el canal que transporta el agua hasta la cámara de carga de la central de Senet. Este canal ofrece unas impresionantes vistas del valle, escasa pendiente y estrechez de algunos puntos. Acabamos en el pueblo en alegre charla.
Es el momento de despedirnos unos de otros, Blanca, Miguel Ángel, Blanquita y Miguel Á. de Gemma, Alejandro, Lucía y Victor o de Carmela y Chema. Unos parten para Córdoba, otros a Valencia y, los últimos, a Salamanca.
Para ver todas las fotos, pulsar sobre la foto inferior.
Hotel Riu Nere - Grifone - Tónho Porras