jueves, 9 de enero de 2014

¿QUIERES DISFRUTAR DE UNA BONITA EXPERIENCIA?


Desde hace unos años vengo organizando salidas con Raquetas de Nieve por el Val d'Aran, tanto diurnas como nocturnas. Cada vez más es mayor la aceptación de esta actividad en la nieve.

¿No lo has probado todavía? Pues ahora, además, con un atractivo añadido, cena en una cabaña en la montaña.


Adentrarse en la magia del Val d’Aran en general en invierno va mucho más allá de las buenas sensaciones. Con raquetas bajo los pies, una mochila a la espalda y una cámara de fotos, nada puede interponerse en el camino. Las rutas que organizo atraviesan bosques, prados de nieve y ríos o lagos helados. Es entonces cuando la excursión se transforma en una experiencia única y fantástica.


Los seres humanos han conocido las ventajas de estos instrumentos durante miles de años. En la actualidad las raquetas se han convertido en un deporte de moda para disfrutar de la montaña en invierno. Si buscas experiencias o quieres descubrir una nueva forma de hacer ejercicio, este es tu deporte
Pero su mejor virtud es la sencillez: cualquier persona capaz de caminar puede calzarse unas raquetas y hacer excursiones con ellas. Nos calzamos las raquetas y, después de una breves explicaciones, tras los cuatro primeros pasos, todo novato se convierte en un buen conocedor de este instrumento. No importan la edad, condición física, ni la técnica.
Cualquier terreno nevado es bueno para recorrerlo con raquetas. No es necesario que haya mucha cantidad de nieve ni que ésta sea de gran calidad; basta con que el pie se hunda ligeramente sobre el terreno para que resulte más que recomendable calzarse unas buenas raquetas.
En Beret los recorridos con raquetas los estoy popularizando, buscando y enseñando esos rincones que te emocionaran y quedaran grabados en la mente. Pensado para los que prefieren caminar a esquiar, para los que después de una jornada de esquí quieren relajarse descubriendo los paisajes del fondo del valle que han vistos desde las cumbres o como alternativa a un día de mal tiempo. Encontrar el terreno perfecto para practicar con las raquetas es fácil, sólo se han de buscar tres cosas: un guía como yo, nieve y un hermoso paisaje.