domingo, 12 de octubre de 2014

Con Kutxabank viajamos a Tierras de Iranzu (Navarra).

Salimos de Irún y en Donosti completamos el pasaje. El viaje nos llevó por el precioso Puerto de Lizárraga.


En Abárzuza realizamos una visita a una quesería, de gran atractivo con explicación sobre el manejo del rebaño y la elaboración artesanal del queso. Nos ofrecieron una degustación de sus quesos y compramos algunos. Nos desplazamos hasta Santa Mª de Eguiarte, una iglesia románica de bello porte perteneciente al valle de Yerri.

Realizamos un paseo disfrutando del bello entorno natural de un valle semisalvaje, y paseamos por la senda que remonta el cañón excavado por el río Iranzu, a los pies de la sierra de Andía. 

Después de comer visitamos la Bodega de Azanza con su correspondiente explicación por parte de Teresa, la propietaria, de todo el proceso de elaboración del pacharán, los diferentes procesos, embotellado, maceración etc., no podía faltar una degustación de los diferentes pacharanes.

Para finalizar, una gran visita “El Monasterio Cisterciense de Irantzu” uno de los monasterios cistercienses más monumentales existentes en la actualidad. Se encuentra a 3 kilómetros de Abárzuza, entre los verdes valles que forman las montañas de Yerri se levanta el monasterio que cumple perfectamente las condiciones que dirigieron su construcción "en el fondo de un valle cerrado, cerca de un río en el que el agua fluya generosamente y, como horizonte, el cielo para estar más cerca de Dios". Los monjes cistercienses se establecieron en este cenobio en 1176 y aunque durante la Desamortización de 1835 permanecieron protegidos por los carlistas, en 1839 tuvieron que abandonar el monasterio que pasó a ser propiedad del Estado.

El edificio permaneció abandonado hasta 1942, cuando se inició su reconstrucción. Un año más tarde se establecieron en Irantzu los padres teatinos, actuales moradores del monasterio que tradicionalmente fue benedictino.

La entrada al recinto da acceso directo al claustro gótico construido entre los siglos XII al XIV, lo cual explica la variedad de estilos, desde las galerías de medio punto de la zona más primitiva, a los arcos apuntados con trilóbulos interiores y ojos de buey de elaborada tracería, propios de un gótico pleno. Desde el claustro, que conserva el lavatorio gótico con una original fuente hexagonal, se accede a la mayoría de las dependencias del conjunto.

Es  la visita guiada nos dieron a conocer la cocina, de estilo medieval y con una gigantesca chimenea; el refectorio transformado en el siglo XVII; la cillerería que servía de almacén; la casa abacial restaurada en el barroco; las celdas de castigo, en las que monjes y conversos pagaban sus culpas a pan y agua; la sala capitular, construida a finales del siglo XII, que se conserva en toda su originalidad; y la iglesia de Santa María, construida a finales del siglo XII. Este templo, de planta de cruz latina con una capilla central y dos laterales, sorprende por su iluminación, ya que la disposición de los ventanales hace que el conjunto tenga mucha claridad.

Después de la visita regresamos hacia Donosti e Irún.

PARA VER LA FOTOS: AQUÍ

No hay comentarios: