martes, 16 de septiembre de 2014

Viajado con los clientes de Kutxabank al Valle de Asón, en Cantabria

Situado en las montañas orientales de Cantabria, el Valle del Asón, es sin duda uno de los lugares más agrestes, espectacular y de mayor belleza de la región.

Desde Irún, Donosti, Zarautz y Bilbao viajamos hasta Laredo donde tomamos el Hamaiketaco (creo que ya he aprendido a pronunciarlo).

Nuestro primer destino fue Arredondo, lugar que ostenta el apelativo de “la capital del mundo”. No es una cuestión de soberbia, sino que la afirmación tiene una explicación, vinculada a los indianos que volvieron de sus aventuras en las Américas y otras partes del globo y, además de casonas con grandes solanas acristaladas (un lujo que solo se podían permitir unos pocos) y palmeras, trajeron sus coches. Sus matrículas, de aquí y de allá, fueron un fenómeno muy comentado a principios del siglo XX.

Centro Ictiológico En Arredondo visitamos su centro Ictiológico (la ictiología es una rama de la zoología dedicada al estudio de los peces), se ubica en el edificio de un antiguo molino harinero; todavía es posible observar algunas de las viejas infraestructuras, como el canal de derivación del agua del río. Posteriormente, el molino se convirtió en fábrica de luz de la zona. Entre las actividades que se desarrollan en el Centro está el cultivo de juveniles autóctonos de salmón atlántico y la repoblación de ríos tradicionalmente salmoneros así como la participación en proyectos nacionales e internacionales de conservación del salmón atlántico. 

Cascada Remontamos el río Asón, que es motivo de chuleo para los vecinos tener "el único río que va pa`rriba", aunque en realidad no sea más que un juego de palabras: que el río Asón pase por el pueblo de Riba, en el municipio de Ruesga, nos acercaremos a un bonito mirador para observar una excepcional vista del valle y el nacimiento del río Asón en una espectacular cascada de 50 m. de altura. Justo en lo alto de la cascada nace el río Asón, que nada más nacer, con muy poca agua en esta época del año, cae por la montaña en forma de cascada. Es conocida como la cascada Cailagua - “cae el agua”. 

Mirador del Gándara Seguimos viaje y llegaremos al Parque Natural de los Collados del Asón, donde visitamos el centro de interpretación para conocer en profundidad los valores naturales, culturales y etnográficos de la comarca. Nos acercamos hasta el mirador recientemente construido para contemplar las cascadas del río Gándara, estos días si agua, un lugar excepcional en el que pudimos disfrutar de la belleza de paisajes y del descubrimiento de importantes cimas cántabras. Nos dirigimos a Ramales de la Victoria, capital de la comarca, donde se celebró la famosa batalla de Guardamino en la cual el general liberal Espartero derrotó al ejército carlista del general Maroto y que conserva un interesante patrimonio de casonas blasonadas y casas de indianos.

Cueva de Cullalvera Después de comer, visitamos la Cueva de Cullalvera, posee arte rupestre, éste no se visita por estar a unos 600 y 1200 metros de profundidad, y por permanecer su sistema cárstico activo con corrientes de agua. Como nos comentó Juaquín, en los días de mucha lluvia el río vuelve a brotar desde sus entrañas, discurriendo por debajo de la pasarela de 150 metros que recorremos durante la visita. Su boca, de dimensiones espectaculares, emerge de un frondoso encinar cantábrico de gran valor ecológico. En su interior, un audiovisual inicia la visita, acompañándose éste de un espectáculo de agua, luz y sonido que nos trasportará al interior de la cavidad mientras nos habla de la historia de esta cueva y de otras de la región desde la Prehistoria hasta la historia más reciente.

Ya, en el autobús, iniciamos a nuestro lugares de origen.

No hay comentarios: