viernes, 20 de julio de 2012

BANHS DE TREDOS A PONT DERA MONTANHETA


Martes, día luminoso y ardiente. El punto de encuentro era como de amigos, casi todos conocidos de temporadas anteriores. Los más veteranos son Andreu, Alex, Merçe y Luís que llevan viniendo al Valle varias temporadas.  Destacaremos la participación de dos niños belgas de 6 y 8 años.

El recorrido en coche por el Valle de Aiguamox es entre prados llenos de flores. La verdad es que estaban preciosos. Hemos hablado y comentado la historia de los Banhs de Tredos, de donde parte el sendero. A lo largo del camino, como en semanas anteriores, hemos ido conociendo plantas y flores y, en algunos casos, sus propiedades medicinales. Hemos visto y departido, principalmente, de la
 Digitalis Purpurea y del  Árnica Montana (El aceite de árnica ha sido utilizado desde hace siglos por los nativos de los Pirineos y otras regiones montañosas, para aliviar el dolor producido por los golpes o las caídas.)


Nos adentramos en el bosque mixto de abetos y pinos negros remontando el río Aiguamòg. La parada en la cascada es obligaba para deleitarnos de la caída del agua y, como no, hacer las fotos pertinentes. Continuamos camino arriba, siempre por el bosque, ahora algo alejados del río, entre rododendros, hasta llegar a las Aigues Tortes ofreciendonos una vista bonita y, a la vez, idílica de las aguas, el prado, el bosque. Nos quedamos un rato contemplándola y haciendo las fotos. Desde el puente están atentos a las explicaciones que les doy sobre los bonsais.

En breve llegamos a lo alto de una roca convertida en mirador, "guardader" en aranés, desde donde vemos como las aguas se tuercen dándole el nombre, a esta zona, de Aigues Tortes.Seguimos camino sorteando zonas embarradas, unas veces por pasarelas de madera, otras haciendo equilibrios para no mojarnos ni manchar el calzado de barro, hasta llegar al Pònt dera Montanheta y regresar por la pista. Aprovechando la amplitud de la pista se forman grupitos marchando en animada plática, conociéndose y haciendo nuevas amistades.

jueves, 19 de julio de 2012

BASSA D'OLES A GÈLES


Menudo día, al igual que ayer, el Sol brilla con todo su esplendor  y el cielo totalmente azul. El grupo es numeroso y está formado, prácticamente, por componentes belgas a excepción de Andreu, Alex, Merche y Luís que hace cuatro años que vienen conmigo.
Partimos hacia el pueblo de Gausac y desde aquí tomamos la carretera que asciende hasta la Bassa d'OlesLa Bassa d'Ules es una pequeña balsa, que en las primaveras y veranos lluviosos se convierte en un idílico lago de montaña. También en este punto hay un Centro de Educación Ambiental.
Al llegar, hacemos las fotos de rigor en la Bassa y partimos por el sendero. Llegamos a la "borda dera vila" después de haber pasado por una pequeña laguna. Continuamos marcha conociendo la flora como el Pino Silvestre, en catalán Pi Roig. Es una conífera de forma ancha y extendida, si tiene espacio alrededor aunque en lugares limitados se estrecha bastante. La corteza es gris purpúrea, casi naranja en la parte superior, y se desprende en lascas. Las hojas son agujas aciculares, recias y retorcidas, de 7 mm, en parejas, verde azuladas. . El fruto es un cono, una piña.
Llegamos a dos cabañas y un abrevadero en donde descansamos contemplando el paisaje del valle hacia el Este, hacia Vaqueira. Seguimos hasta una parte de camino que nos permite ver unas excelentes vistas sobre algunos pueblos del Terçon de Lairissa (1) y el valle de Barrados.
Después de hacernos fotos con los pueblos de fondo, continuamos por un camino espectacular a media ladera hasta llegar a Roca Sacosta y poder observar la nieve del glaciar de la Maladeta. Nos hacemos una foto de grupo, todos juntos. Desde este punto caminamos por un sendero, atravesando unas laderas muy pendientes, hasta adentrarnos en un bosque de hayas y abetos. Llegamos al "Santet de Gausac", donde se encuentra  el área de la Mair de Diu des Nhèus. Se encuentra situada en un prado con escasa vegetación arbórea pero que ofrece buenas vistas del valle del barranco de Gèles y del Garona.. En este lugar, aprovechando las mesas que hay, empiezan a salir de las mochilas frutos secos, fruta, ect. Continuamos la caminata por una pista forestal, lo que nos permite ir en animada conversación y haciendo nuevas amistades entre los componentes de la cáfila.
Seguimos disfrutando de la frescura que nos proporciona el bosque Vemos el trajín que se llevan las hormigas en su gran hormiguero. Salimos del bosque, bebemos agua del caño de un abrevadero que hay junto a una cabaña. Pasamos por una pequeña bassa y en pocos minutos más llegamos a nuestro punto de partida, la Bassa d'Oles.

(1) En el siglo XIII, el Valle de Aràn estaba dividido en tres grandes zonas o demarcaciones, llamadas Terçons: Lairissa, Romincosa y Garós, que correspondían a Bossost, Viella y Garós respectivamente.
Cada Terçon tenia su Consejo de Villa, El Consejo General estaba regido por un síndico y constituido por un Consejero de cada terçon.

Actualmente, el Valle de Aràn está dividido en seis Terçons: Pujòlo, Arties-Garòs, Castièro, Marcatosa, Lairissa e Quate lòcs. Los habitantes de cada Terçon escojen a sus consejeros y todos ellos constituyen el Consejo General del Valle de Aràn.


Ver mapa más grande

domingo, 15 de julio de 2012

Excursión por el Estany Sant Maurici.


Els Encantats y Sant Maurici
Vaya, vaya, que día más bonito, ni una sola nube en el luminoso cielo azul. Como el cielo era la cara  de los participantes, luminosa, además, hoy, vamos en familia, son 4 los componentes, Marc, Chris, Wannes y Leen.
Después de atravesar el Pto. de la Bonaigua, llegamos a la población de Espot y continuamos hasta el aparcamiento que hay justo a la entrada del Parque. Aparcamos los coches, nos ponemos las botas y cogemos la mochila. Iniciamos la marcha por un frondoso bosque de abetos, un poco más adelante caminamos por unos prados llenos de flores hasta que nos volvemos a adentrar en el bosque el cual no dejamos hasta llegar al Estany de Sant Maurici.
Después de explicarles escuetamente las normas de comportamiento, conocer la historia del Parque, su flora, la fauna y geología,  empezamos la marcha bordeando el "estany". En un punto determinado paramos para conocer y diferenciar los abetos de los pinos, ver abedules y servales. En el cruce que sigue bordeando el lago y hacia la cascada, paramos para hacernos la foto con el emblema del Parque, Els Encantats.
Continuamos, ahora en dirección a la cascada. El camino va ganando altura, la pendiente es suave. El ánimo de los miembros del equipo es alto, Wannes va el último influyendo y dando energía a todos. En pocos minutos nos encontramos con la maravillosa cascada en medio del camino, agua que viene del estany de Ratera. Nos paramos a contemplarla y para hacernos las fotos hay que hacer cola, coger el turno. Es el momento en que alguno aprovecha para recuperar energía. Retomamos la marcha, el camino empieza a subir con más ganas, por una zona escalonada natural. Nos colocamos en la base de la cascada para tomar alguna fotos y que se las tomen, ya que la vista no tiene precio.
Llegamos al puente, en el desagüe del estany de Ratera. El camino, ahora, es la pista que lleva al estany d'Amitges. Vamos admirando el lago mientras lo bordeamos. Se colocan en una roca, en el borde del agua para hacerse la foto, alguien les salpica tirando piedras al agua. Un pato en el lago llama la atención del grupo.
Dejamos la pista forestal y tomamos el sendero que, en pocos minutos, nos lleva hasta el mirador. Leen y Chris no pueden dejar de exclamar ante la bella panorámica que se nos ofrece desde dicho mirador. Es tiempo de descansar y relajarse con el hermoso paisaje que tenemos ante nuestros ojos.
Continuamos. El camino es muy aéreo e impresionante; no ofrece ninguna dificultad insalvable pero en determinados puntos requiere cierta atención, franqueando los contrafuertes del Pic de Portarró. 
Nos encontramos con el sendero que viene del Portarró d'Espot y que desciende rapidamente por dentro de bosque de abeto. En un pequeño claro del bosque paramos para comer. Es impresionante el bocadillo que "se mete" Marc entre pecho y espalda, se parece a la trompa que tocan en los Alpes, en cambio, los que se hacen Chris y  Leen parecen dos pequeñas armónicas. Después de dar cuenta de la pitanza con gran hambre y contento seguimos el descenso. De repente... un regalo, una subida con el calor que hace la superamos con bastantes jadeos. No tardamos en llegar a la presa, pasamos por el refugio Mallafré y retomamos el camino que nos lleva al aparcamiento, ahora en animada y divertida conversación hasta que recuperamos nuestros coches. 



Ver mapa más grande