sábado, 7 de julio de 2012

VAL DE MOLIÈRES, uno de los enclaves del Valle de Arán fuera de sus límites naturales



Nos hemos ido reuniendo en el punto de encuentro los participantes.
Nos introducimos en los coches y hacemos la primera parte de la jornada motorizados hasta la boca Sur del Túnel de Vielha. Aparcamos encima del viejo túnel y al salir del coche la sensación de frío es tremenda y eso que hace mejor tiempo que en la boca Norte. Nos colocamos el calzado y ropa apropiada, nos colgamos la mochila e iniciamos la marcha.
Aunque la mañana no es lo espléndida que nos gustaría para pasear, si lo es la Val de Molières, uno de los enclaves del Valle de Arán fuera de sus límites naturales, y ello desde hace muchos siglos, por razones poco conocidas, pero seguramente relacionadas por problemas de pastos y de tránsito ( el puerto de Vielha ha sido hasta hace poco el paso más frecuentado, a pesar de su dificultad, entre Arán y el interior de la Península), y que la leyenda se ha encargado de explicar con su exuberancia imaginativa acostumbrada, además hemos conocido el aislamiento que tenía el valle antes de la construcción del túnel, su historia y lo que represento su apertura allá por los años 50.
Un valle que es un jardín en medio de las montañas. A lo largo del camino hemos ido conociendo plantas y flores con sus propiedades, en algunos casos terapéuticas, en otros tóxicas. CarlinasHierba de BallesterosGenciana amarilla, etc. El tiempo va mejorando y nos permite deshacernos de ropa.

Nos adentramos en el bosque de hayas y, poco más adelante, descubrimos la cascada. Después de disfrutar de la belleza de la cascada que realiza el joven río Noguera Ribagorzana y del frescor que nos proporcionaba, continuamos camino remontándola por el lateral hasta alcanzar la parte superior. Bordeamos el río por encima de unas piedras, algun@s haciendo verdaderos equilibrios. Continuamos camino por el corazón del valle, rodeados de cimas que les falta poco o superan los tres mil metros, hasta que alcanzamos un canchal en donde nos paramos para intentar ver marmotas. Tan solo hemos visto un par y con dificultad, aunque alguno las a captado muy bien con su cámara.
Iniciamos el camino de regreso, cuando volvemos ha atravesar el río alguna "miembra" del grupo meten el pie en el agua, por ejemplo Remei.
Termina la semana y la estancia en el Valle de varios compañeros de las excursiones como son Melissa, Lissette y Bernard gracias por haber compartido con vosotros y los demás caminantes momentos buenos y divertidos.


jueves, 5 de julio de 2012

LAGOS DE BACIVER


Estany de Baciver

Son las nueve de la mañana, en el punto de encuentro, en la recepción del hotel, estamos preparados para salir. 
Nos desplazamos desde la Val de Rudda hasta el aparcamiento de Orri, en Beret, y, desde aquí, empezamos la caminata por el sendero que nos conducirá hasta el estany de Baciver. 
Conocemos el funcionamiento de los cañones de nieve al pasar por algunas de las pistas de esquí. Nos acercamos a ver "eth gúelh deth riu Malo" y seguimos en ligera ascensión hasta llegar a un punto donde observamos los "arcos" y, un poco más adelante, pasamos por la Bassa del riu Malo.
Después de un repecho y algunos jadeos llegamos al estany de Baciber, en donde aprovechamos para descansar, nos relacionamos con un grupo de alemanes, también alojados en el hotel y nos hacemos las fotos correspondientes. Seguimos todos juntos en buen equipo y, como cada día, Salva toma la iniciativa y se pone delante.
El camino progresa entre pinos negros, plantas y bonitas flores. Entre las flores que vamos viendo hay una que destaca por su belleza, el Lilium Pyrenaicum o Flor de Lis, es muy abundante el árnica montana.
Llegamos al estany de Rosari, pero nos desviamos hasta un montículo desde donde tenemos un buen panorama de todo el circo. Vemos como varios valles vecinos están cubiertos de nubes mientras que nosotros disfrutamos de un precioso día. Conocemos el nombre de las montañas que cierran el circo, Vaqueira, Tucs de la Llança, Rosari, Marimaya y Saumet.
En este punto nos felicitamos todos por haber llegado y disfrutar, no sólo del paisaje, también de los compañeros. Irene se ha portado fenomenal, eso si, no se ha cansado nada.
El descenso lo hacemos por otro camino. Observamos y nos observa un rebeco, aquí lo conocemos por "isard". Remei y Bernard comparten y comentan tradiciones de España y Bélgica.
Llegamos al aparcamiento y nos dirigimos al hotel para comer para posteriormente, algunos para disfrutar de los masajes y Spa del hotel, otros, simplemente hacer la siesta.

miércoles, 4 de julio de 2012

BANHS DE TREDOS A PONT DERA MONTANHETA


El día de hoy se ha presentado con un precioso cielo azul y algo fresco, temperatura ideal para salir al monte. El grupo de hoy estaba formado, mayoritariamente, de belgas y de Benidorm. Las edades de los componentes de la cáfila de hoy va desde los ocho años de Salva hasta los cincuenta y cinco míos.

El equipo de hoy lo componéis Salva, Carolina, Remei, Carlos, Melissa, Bernard, Lisette, Katheleen y Quentin. Sois muchos los debutantes en estas salidas, vais solos pero enseguida os relacionáis y creáis un buen ambiente de amistad.

Desde el hotel, nos hemos desplazado hasta los Banhs de Tredòs. El recorrido en coche por el Valle de Aiguamox es entre prados llenos de flores. La verdad es que estaban preciosos. Bernard, al llegar al aparcamiento, ha destacado lo bello que se encuentra el Valle.

Explico ciertas normas de comportamiento durante la marcha y la historia de los Banhs de Tredòs, de donde parte el sendero. A lo largo del camino hemos ido conociendo plantas y flores y, en algunos casos, sus propiedades medicinales. Hemos visto y departido, principalmente, de la Genciana lutea y Árnica Montana. 
La parada en la cascada es obligaba para deleitarnos de la caída del agua y, como no, hacer las fotos pertinentes. Continuamos camino arriba, siempre por el bosque, ahora algo alejados del río, entre rododendros hasta llegar a las Aigues Tortes ofreciéndonos una vista bonita y, a la vez, idílica de las aguas, el prado y el bosque. Nos quedamos un rato contemplándola, conociendo los bonsáis y haciendo fotos.
Salva, el benjamín del grupo, me ayuda en las labores de guía, e incluso, en algunos momentos ejerce de guía principal diciéndonos que ruta tomar o en donde parar y cuando arrancar la marcha.
En breve llegamos a lo alto de una roca convertida en mirador desde donde vemos como las aguas se tuercen dándole el nombre a esta zona, Aigues Tortes.
Este lugar se encuentra a 1800m de altitud. En este piso, el subalpino, está ocupado por pinares de pino negro (Pinus uncinata),que es el único árbol capaz de soportar los rigores climáticos propios de alturas comprendidas entre los 1.600 y 2.300 metros, donde aproximadamente se enmarca este piso.

El pino negro crece muy despacio y puede llegar a vivir hasta 600 años, es muy resistente, teniendo que soportar temperaturas extremas entre el invierno y el verano.

No es raro ver algunos ejemplares retorcidos y maltrechos en fisuras de rocas y canchales, los bonsáis en la naturaleza, que a pesar de su reducido porte pueden tener la misma edad que los que hay desarrollados a su rededor. El sotobosque del piso subalpino está constituido principalmente por rododendros, arándanos, árnica, diversos helechos y alguna orquídea.

El piso montano húmedo está ocupado por hayedos y abetales, que se sitúan entre los 1.000 y 1.800 metros. Normalmente los abetos pueblan las zonas mas altas de este piso, en esta zona se mezclan con el pino negro formando bosques mixtos.

Los mosquitos se ceban con los belgas, nos se, a lo mejor es por que algunos son de Flandes. Es impresionante las tortas que Bernard le da a los mosquitos y de paso la recibe el mismo.

Seguimos camino sorteando zonas embarradas, unas veces por pasarelas de madera, otras haciendo equilibrios para no mojarnos ni manchar el calzado de barro, hasta llegar al Pònt dera Montanheta y regresar por la pista.

Aprovechando la amplitud de la pista, se forman grupitos marchando en animada plática, conociéndose y haciendo nuevas amistades.

lunes, 2 de julio de 2012

Venano 2012 - La Primera Excursión

Vistas desde Roca Sacosta
Ya están en marcha las actividades del verano. Los primeros senderista Tamara, Salvadó, Carlota, Remei y Carles, se han puesto las botas, se han colgado la mochila a la espalda y están empezando a conocer la "primavera" del Valle, han sido los primeros participantes de la temporada. El día 1 de julio llegó la primavera al Valle de Arán. Sí, sí la primavera, nuestra primavera. El Valle en estos momentos nos ofrece una imagen totalmente primaveral.

A las nueve de la mañana nos encontramos en la recepción del Hotel Himàlaia para recibir las indicaciones y
partir hacia la excursión. La mañana se presenta con sol pero con algunas nubes pegadas en las laderas de las
montañas, con todos los números para que acabase de despejar.descendemos con los coches desde Baqueira
hasta Vielha y, desde aquí, hacia el pueblo de Gausac y  tomamos la carretera que asciende hasta
la Bassa d'Oles. Hacemos las fotos de rigor en la Bassa y partimos por el sendero. Llegamos a la "borda dera
vila" después de haber pasado por una pequeña laguna. Continuamos marcha conociendo la flora como el Pino
Silvestre, en catalán Pi Roig. Es una conífera de forma ancha y extendida, si tiene espacio alrededor aunque
en lugares limitados se estrecha bastante. La corteza es gris purpúrea, casi naranja en la parte superior, y se
desprende en lascas. Las hojas son agujas aciculares, recias y retorcidas, de 7 mm de l, en parejas, verde azuladas.
El fruto es un cono, una piña.Llegamos a las dos cabañas con un abrevadero donde  un gran rebaño de
vacas están "repostando" lo que nos permite congeniar con ellas y fotografiarnos para tener un recuerdo.
Comentamos las vistas que desde éste punto vemos. Seguimos hasta una parte de camino que nos permite
ver unas excelentes vistas sobre algunos pueblos del Terçon de Lairissa (1) y el valle de Barrados.Después de
hacernos fotos con los pueblos de fondo, continuamos por un camino espectacular a media ladera hasta llegar
a Roca Sacosta y poder observar la nieve del glaciar de la Maladeta. Desde este punto caminamos monte a
través hasta adentrarnos en un bosque de hayas y abetos. Remei va mirando al suelo para no trompicarse.
Carlota, durante todo el recorrido, tiene su guerra particular con los insectos voladores. En un claro de bosque
Tamara, Carlota y Remei  quieren probar lo que se siente al sentarse en cima de un tocón (3) .Seguimos
disfrutando de la frescura que nos proporciona el bosque Vemos el trajín que se llevan las hormigas
en su gran hormiguero. Salimos del bosque, pasamos junto a un abrevadero que hay al lado de una cabaña.
Pasamos por una pequeña bassa volviendonos a adentrar en el bosque, nos sentarnos en el tronco que tiene
forma de caballo, y en pocos minutos más llegamos a nuestro punto de partida, la Bassa d'Oles. (1)En el siglo
XIII, el Valle de Aràn estaba dividido en tres grandes zonas o demarcaciones, llamadas Terçons: Lairissa,
Romincosa y Garós, que correspondían a Bossost, Viella y Garós respectivamente.Cada Terçon tenia su Consejo
de Villa, El Consejo General estaba regido por un síndico y constituido por un Consejero de cada terçon.
Actualmente, el Valle de Aràn está dividido en seis Terçons: Pujòlo, Arties-Garòs, Castièro, Marcatosa, Lairissa
e Quate lòcs. Los habitantes de cada Terçon escojen a sus consejeros y todos ellos constituyen el Consejo
General del Valle de Aràn. (3)Tocón (De tueco).1. m. Parte del tronco de un árbol que queda unida a la raíz
cuando lo cortan por el pie.2. m. muñón ( parte de un miembro cortado adherida al cuerpo).