sábado, 26 de marzo de 2011

DOLOMITAS, VAL GARDENA

Eran las siete y media de la mañana y, al asomarnos a la ventana, se nos presenta otra jornada de buen tiempo y sol. 
Como en días anteriores, en el bar, frente a los remontes, un capuchino y un machiato nos animan a iniciar el día de esquí.
Varios remontes nos llevan hasta el paso Gardena para descender los 800m de desnivel de la pista Dantecepies y que nos introduce en la población de Selva, en Val Gardena. Esquiamos por una calle que nos lleva al corazón de la población.
El telecabina Ciampinoi nos deja, justo,  debajo de las impresionantes rocas del Sassolungo de 3181m,  desde aquí queremos emular a los grandes campeones que, en el mes de diciembre disputaron el slalom gigante y supergigante  de la Copa del Mundo, descendiendo por la pista Saslong, por supuesto a algo menos de velocidad para que no haya comparaciones y alguien se quede en ridículo. Esta pista nos ha dejado en la población de Santa Cristina.
Un tren similar a un topo se adentra en la montaña para transportarnos a la zona de Seceda. Desde este punto, a 2518m, nos lanzamos en descenso por la bella y larga pista, de ahí su nombre, La Longia, de 10,5Km de longitud. En un principio la pista transcurre por un paisaje alpino sin vegetación  para adentrarnos en un bonito bosque de coníferas, incluida una cascada de hielo y, posteriormente, da paso a prados con casas y cuadras aisladas hasta la entrada a la población de Ortisei.
Un telecabina y un teleférico nos devuelven a la parte más alta de la pista, la cual volvemos a repetir dadas las buenas condiciones de la nieve y lo anteriormente citado. Una vez más en la parte alta, en Saceda, regresamos de nuevo hasta Santa Cristina, después de haber hecho un descenso de 1100m de desnivel.
Ascendemos nuevamente hacia Ciampinoi; repetimos la pista negra de competición y luego la roja que, entre grandes abetos, pasa por delante del precioso paraje con el Castel Gardena.
Volvemos a Selva donde hacemos un alto para comer y reponer fuerzas. Tenemos que hacer mención del trato recibido por el personal del Bar Kronestube (junto al telecabina Ciampinoi) y en especial de su simpática dueña Cornelia. 
Un par de bajadas más y regresamos hacia Corvara deshaciendo el camino que esta mañana nos ha traído a  Val Gardena.
No podíamos regresar a casa sin hacer la pista Boè y una cervecita. Luego, como cada día, balneario y cena ( hoy toca olla aranesa ).

ÁLBUM DE FOTOS de DOLOMITAS-2011

viernes, 25 de marzo de 2011

DOLOMITAS, BELVEDERE Y COL RODELLA



Hoy, aunque hemos madrugado, como todos los días,  nos lo hemos tomado con más tranquilidad a tal punto que, Begoña, cuando íbamos a tomar el telecabina, ha tenido que volver al apartamento a buscar el forfet. Mientras tanto e aprovechado para hacer una bajada por la preciosa pista Boè (Vídeo). 
Recuperado el forfet, nos hemos 
trasladado esquiando, como en días anteriores, hasta la población de Arabba, hemos descendido una de sus pistas negras con más de 900m de desnivel para, posteriormente, trasladarnos hacia el área de esquí de Belvedere en donde hemos hecho varios descensos por diferentes pistas.
Si el otro día me encontré con el grupo de El Corte Inglés, hoy me encontrado con el Sr. Aureli Bisbe (Director General de Baqueira-Beret) al que acompañaba el Director de Dolomiti Super Ski con los que hemos compartido dos remontes con sus bajadas. Ellos han continuado descenso y nosotros nos hemos parado a comer en un bonito refugio con bonitas vistas hacia el Grupo Sella. Nos lo hemos tomado con calma para disfrutar del ambiente, el sol y las vistas.
Hemos continuado hasta la población de Selva y, sin entretenernos accedemos al telecabina Dantercenpies y descender su pista de Copa del Mundo. Volvemos a tomar el mismos telecabina pero, ahora, para pasar el Passo Gardena y descender hasta Corvara. A Begoña, todavía, le han quedado ganas de hacer la pista Boè.
Después del paso por el balneario de los Apartamentos Mugun nos hemos dado una vuelta por el pueblo.

jueves, 24 de marzo de 2011

DOLOMITAS, LA MARMOLADA Y SASS PORDOI

La jornada de hoy la podríamos resumir en dos bajadas, pero bueno, ha habido otras que no han sido nada despreciables.
Poco antes de que se abriera el telecabina Boé, a las 8'30, estábamos tomando un buen cafe en el bar de en frente. Con el sabor del café en el paladar, nos desplazamos por unas maravillosas pistas, diferentes a las del martes, hasta la población de Arabba y, de aquí, tomamos remontes hasta el Passo Padon y bajar los 1000m de desnivel hasta Malga Ciapela, la base de los tres teleféricos que nos llevarán hasta La Marmolada. Unos datos: los teleféricos van a una velocidad de 12m/s.  Desde  los 1446m, en la parte inferior, hasta los 3269m  en la Punta  Rocca y con los transbordos tardamos 15 minutos. ¡Impresionante!. Una vez arriba tomamos la decisión de bajar, de un tirón, sin parar hasta la parte más baja.  Arrancamos. Empieza el descenso por pistas amplísimas y bien pisadas, la nieve polvo/dura, la visibilidad impresionante con un sol espléndido y, a esas horas, pocos esquiadores lo que nos permite ir a una buena velocidad de crucero. Llegamos  al punto de partida de los teleféricos en menos tiempo que lo que tardan en subir, tenemos que pensar que el recorrido del descenso es de algo más de 12Km. para los 1800m de desnivel.
Después,  volvemos a subir y descendemos tranquilamente para trasladarnos hasta Passo Pordoi a 2239m.  Tomamos el teleférico que nos lleva hasta uno de los lugares bonitos donde los haya por sus vistas, el Sass Pordoi, a casi tres mil metros, concretamente 2950m. Después de contemplar y hacer fotos a las impresionantes y maravillosas vistas, descendemos por un fuera de pista de esos que imponen, no solo por el descenso en sí, por el entorno, por las grandiosas paredes de piedra que nos rodean, etc. 
Unas cervezas debajo de las majestuosas rocas del macizo de Sassolungo y continuamos hasta Selva, Passo Gardena y Corvara.
Hoy puedo sentirme orgulloso por varios motivos, uno de ellos es haber visto bajar a Begoña desde el Sass Pordoi.
Después de unas compras, cómo no, otra sesión de balneario, cerveza, cena y...

Foto: La Marmolada desde Pordoi

miércoles, 23 de marzo de 2011

DOLOMITAS, CORTINA D'AMPEZZO


Hoy hemos madrugado un poco más con la idea de empezar a esquiar antes que los días anteriores. A tal punto hemos madrugado que, poco después de las 9 h., estábamos a casi 3000 m/alt, a pie de la pared de Piz Tofana (3243m).
Cuando subíamos en uno de los los dos teleféricos que accede desde Cortina hasta la zona de Ra Valles, me he dado cuenta de la falta de batería en la cámara, por lo tanto, las fotos con el móvil.
Es impresionante la cantidad de luz que hay a esas horas en esta zona y... ¡¡cómo estaba la nieve!!. Después de varias bajadas, paramos a tomar un café en el refugio que hay en la zona. Tanto los remontes como el refugio nos han trasladado a la época en que Cortina tenía ese "glamour", ahora maravillosamente decadente. En pistas se ve gente que pertenecía a esa época en que Cortina se encontraba, muy justamente, en el candelero internacional.
Abandonamos esta zona, para hacerlo hemos descendido por una pista negra, posiblemente por una de las negras con más pendiente de las que he descendido, o por lo menos, de las más largas, eso si, disfrutándola.
Debajo de Ra Valles se encuentran modernos telesillas y unas muy buenas y largas pistas con muy buena pendiente, entre ellas la pista Pomedes que es FIS de la Copa del Mundo. Hemos esquiado un rato por la zona, posteriormente descendemos hasta los 1110m, ahora con nieve primavera, por la pista que un día bajo James Bond.
Un bus, que atraviesa la población, nos lleva hasta el  mítico teleférico de la Faloria. El edificio que lo alberga, en si, es digno de visitarlo. Superamos los 1000m de desnivel y nos encontramos con una nieve excelente. Esquiamos por sus pistas hasta la zona de la Misurina y ascendemos hasta la Forcela, la cual "venden" con mucha pendiente, pero se queda en un "Escorna" algo más largo.
Seguimos disfrutando de las vistas, las pistas, la nieve, el sol... bueno, de las vacaciones.
Al descender no podemos dejar de pasear por las lujosas calles de Cortina con sus tiendas y personajes.
La vuelta hasta Corvara, en coche (35Km), nos ha regalado una maravillosa puesta de sol en el Passo Falzarego, a 2150m. Impresionante ver todas las montañas de color rosa.
Nos esperaba una sesión de Spa y, el día no podía acabar mejor que con, una botella de champán francés, gracias a Paula y a Ángel.

martes, 22 de marzo de 2011

DOLOMITAS, ARABBA Y LA MARMOLADA

Esquiar en Dolomitas me provoca euforia. No sé qué es estar en el cielo (espero tardar mucho en saberlo) pero seguro que aquí, para cualquier esquiador, es estar muy cerca.
No eran las 9 de la mañana que nos dirigíamos hacia pistas. Tomamos el telecabina Boé y, una vez arriba, descendemos por unas pistas muy bien preparadas con nieve polvo dura hasta el Passo Campalongo. Una vez, en la otra vertiente, en el área de Arabba-La Marmolada dedicamos la jornada de esquí.
Al llegar al pueblo de Arabba nos quitamos los esquíes junto a la iglesia y nos vamos a desayunar a una terraza de un bar. Después, para empezar a esquiar en esta área nos hacemos tres descensos (pistas 6, 5 y 3 de la foto) de casi 900m de desnivel cada uno, el primero por una "roja" y los dos siguientes por "negras". Las tres salen del mismo punto, de Porta Vescovo, a 2478m/alt., los colores de las pistas son de verdad y mantenidos en todo el descenso hasta Arabba.
Después de disfrutar de la zona nos dirigimos al Passo Padon (2370) para hacer un descenso de poco más de 1000 m de desnivel hasta Malga Ciapela a 1446m. En la parte final nos encontramos con nieve primavera pero la disfrutamos igual. Es aquí donde tomamos tres teleféricos seguidos que en 15 minutos, después de superar un desnivel de más de 1800m,  nos llevan a la cima de La Marmolada. Una vez en la cima, disfrutamos de las vistas que se nos ofrecía ante nosotros en un radio de 360º y totalmente despejado.
El descenso es largo por unas pistas superanchas (una roja y otra negra) con nieve polvo pisada. ¿Adivináis por cual bajamos?.
Empezamos camino de regreso, no sin antes hacer una parada en uno de los muchos refugios que hay por pistas para beber y comer. Una vez recuperadas las fuerzas continuamos subiendo y bajando con las piernas agotadas.
Que mejor para el agotamiento que una buena cerveza y una sesión de Spa en la Residencia Mugun.

lunes, 21 de marzo de 2011

DOLOMITAS, EL VIAJE Y PRIMER DÍA DE ESQUÍ

Es impresionante que un día acabe de esquiar a las 14h. en Beret, en los Pirineos, y a las 10h. del día siguiente esté esquiando a más de 1350Km de distancia, en las Dolomitas.
Así es, a las 14h del domingo acababa la clase con mis alumnos en Beret y a las 17h., el coche cargado y preparado, iniciábamos el viaje, Begoña y yo. La salida del Valle y parte del recorrido por Francia fue algo lento debido al tráfico de coches. Una vez en la autopista la circulación se normalizó y nos permitió llevar una buena velocidad de crucero. Poco después de pasar Toulouse empezó a anochecer y era noche cerrada cuando disfrutamos de la iluminada, bonita e histórica ciudad de Carcassonne. Pasada la ciudad de Narbonne  tuvimos una iluminación especial  por parte de la luna durante el resto del viaje al encontrarse en la fase de llena. Dicha iluminación de la luna fue espectacular cuando bordeábamos la costa mediterránea, tanto la francesa como la italiana, pues se reflejaba en la mar aumentando su luminosidad permitiendo ver las calmadas aguas y los barcos que por ella navegaban.
La conducción nos la fuimos turnado, lo que permitía descansar al que no lo hacía. Eran las 7 de la mañana cuando el Sol ya se encontraba bastante alto. Un zumo de naranja, un buen bocata y un delicioso café fue lo último que hicimos antes de abandonar la "autoestrada".  A partir de ese momento disfrutamos del paisaje que nos ofrecen las montañas dolomíticas hasta que llegamos a Corvara in Badia, nuestro destino.
Después de tomar posesión  del apartamento en la Residencia Mugun y  una buena ducha, nos dirigimos a las  taquillas de venta de los forfaits y... A ESQUIAR.
El día es de esos que espera y desea cualquier esquiador: cielo totalmente azul, temperaturas bajas y, sobre todo, la nieve polvo, en el caso de hoy, polvo dura. La zona elegida para esquiar ha sido la de Alta Badia, saliendo de Corvara hasta San Cassiano, de aquí a La Villa y regreso a Corvara. Pistas como Vallón o Boé bajo la cima del Pic Boé de 3150m,  tan emblemáticas y conocidas de la Copa del Mundo como la La Gran Risa o largas como Armentarola o Pralongiá.