lunes, 12 de diciembre de 2011

El Pirineo paga la factura por la falta de nieve


Las estaciones que han podido abrir puertas cierran la semana con unas discretas cifras de afluencia de público
Javier Ricou 
Foto: Tònho Porras. A falta de nieve, bueno es hacer senderismo.
El largo puente de la Constitución e Inmaculada ha dejado unas pobres cifras de ocupación en las comarcas del Pirineo –salvo contadas excepciones– por no haber esquiadores. La falta de nieve y la tardía apertura de la mayoría de las estaciones, que a inicios de semana aún no sabían si podrían estrenar o no la temporada, provocó que muchos aficionados a la nieve buscaran otros destinos. Pese a todo, más de veinte mil esquiadores han visitado, a lo largo de la semana, los complejos que han podido abrir sus puertas, según datos facilitados ayer por las propias estaciones.
Los mejores resultados y el balance más positivo del puente hay que buscarlo en Vallter 2.000, que con 14.000 forfaits vendidos, ha cerrado una de sus mejores semanas de la Constitución e Inmaculada de los últimos años, tal como afirma el director del complejo, Enric Serra. Esta estación fue la única que pudo estrenar temporada –junto con Vall de Núria– el primer fin de semana de puente. Eso animó las reservas en los establecimientos hoteleros cercanos a ese complejo del Pirineo de Girona. Serra indicó ayer que algunos hoteles han llegado a rozar, este último fin de semana, el ciento por ciento de su ocupación.
Una situación muy diferente se ha vivido, por el contrario, en otros valles de montaña, como es el caso de Val d'Aran. Baqueira-Beret, la mayor estación de Catalunya, aún no ha podido abrir puertas y esa falta de nieve h
a pasado una cara factura al sector turístico y hotelero. El primer fin de semana del puente la ocupación no pasó del veinte por ciento y al final del puente no se ha llegado ni al cuarenta por ciento. Para la Val d'Aran este ha sido uno de los peores puentes de la Constitución de los últimos años.
En las comarcas de la Alta Ribagorça y el Pallars Sobirà, la afluencia de turistas se ha animado este último fin de semana, tras la apertura –en la segunda parte del puente– de las estaciones de Boí-Taüll, Port Ainé y Espot Esquí. El consejero delegado del primer complejo, Jordi Sabaté, puso ayer especial énfasis en el esfuerzo que ha hecho todo el personal de la estación para abrir 12 kilómetros de pistas. Por Boí-Taüll han pasado los últimos cuatro días alrededor de 4.000 personas. Un millar más de los que han esquiado en Port Ainé y Espot Esquí, que confían en poder ampliar los próximos días sus áreas esquiables, como anunció ayer Toni Sanmartí, director de Esquí Pallars. Durante la última noche y la mañana de ayer funcionaron a pleno rendimiento los cañones, al haber bajado las temperaturas.

El Pirineu baixa de 90.000 esquiadors a 5.000 en el pont per la falta de neu

Comparació de l'inici de les dos temporades: aquí

No hay comentarios: