lunes, 28 de noviembre de 2011

¿ROCKER, CAMBER O… LOS DOS?

De la mano de Darek Ziack ,nos llega este aclaratorio articulo ,sobre una importante novedad en el diseño de los esquis. Darek es un viejo amigo y sin duda uno de los mejores profesinales que tenemos entre nosotros . Su nivel de esqui, su dedicacion, sus profundos conocimientos de este deporte y su experiencia tanto deportiva como comercial , para mi han sido siempre una fuente de inspiracion y conocimiento.


Hace mucho tiempo que nadie cuestiona el esquí “Carving”, que ya hace más de 15 años empezó a revolucionar en mundo del esquí, gracias a la restructuración de su geometría lateral, ofreciendo facilidades a la hora de conducir perfectamente el esquí sobre el canto. Por aquella época, hubo mucha polémica entre los defensores del esquí tradicional que acusaban las marcas de hacer un marketing agresivo para vender más esquí y los que vieron en los “nuevos esquís” la oportunidad de evolucionar de forma más rápida y eficaz. Estas interminables discusiones hicieron “tirar la toalla” a los escépticos y hoy en día nadie duda de su efectividad. 
El término de Carving parece ir despareciendo de nuestro vocabulario, como forma de describir el nuevo concepto de esquís. Actualmente es utilizado por algunos fabricantes para describir el esquí con uso y tendencias más pisteras para superficies más duras y prensadas, para el perfil de consumidor que busca un esquí, veloz, preciso y muy estable. Después de varios años de relativa calma y cuando parecía de todo estaba “hecho”, aparecen nuevos términos, tecnologías y evoluciones en el mercado del esquí, que acapararán las tertulias las próximas temporadas. En su día vimos la evolución de la geometría lateral (Carving), que dio la oportunidad de conducir los esquís con mucha precisión y estabilidad una vez puestos sobre el canto. Ahora aparece otra forma muy revolucionaria y complementaria a la estructura “Carving” cuya misión es de mejorar las prestaciones del esquí, cambiando su geometría longitudinal, para mejorar la maniobra más complicada, que es poner los esquís sobre el canto en el inicio del viraje. Aparece el “Rocker” y otra vez las preguntas son las mismas; ¿es solo marketing? Podrá vencer el”Rocker” a la geometría tradicional “Camber”? Son las preguntas más frecuentes que tendremos que responder actualmente y lo intentaremos hacer en este artículo. A la pregunta sobre si es marketing creo que nadie duda que no lo es. Es, una evolución de la forma “Carving” para, además de facilitar la conducción de los esquís, mejora su capacidad para iniciar el viraje con la mayor capacidad posible., Estos cambios han obligado al sector de modificar las cadenas de producción y adaptar los moldes a las nuevas formas de esquí. La inversión es tan grande que nadie cuestiona su efectividad y futuro muy esperanzador de ofrecer esquís para cualquier tipo de usuario, dependiendo de su forma de esquiar y sitio donde vaya a realizar la actividad. La respuesta, para la compatibilidad de los dos conceptos “CAMBER Y ROCKER” es muy sencilla y resulta evidente: ¡los dos son una opción razonable! Dependiendo del ámbito de aplicación y del esquiador, ambas formas constructivas y geométricas del esquí, ofrecen claras ventajas que, instaladas del modo correspondiente, amplían la gama del esquí y aumentan la diversión. Así que esta claro que no vamos a prescindir de ninguna de las dos geometrías. En este artículo intentaremos aclarar algunos de los conceptos de las nuevas geometrías, analizar su funcionamiento y responder sobre todo a las preguntas mas frecuentes importantes refiriéndose al “Camber y Rocker”, como nuevos parámetros a tener en cuenta a la hora de seleccionar el material.
PARA SEGUIR LEYENDO: AQUÍ

No hay comentarios: