domingo, 9 de enero de 2011

NO HACER NUNCA LA ÚLTIMA BAJADA.

Durante una jornada de esquí, en algún momento, nos podemos sentir cansados, es cuando hay que tomar la decisión de detenerse a descansar, beber y comer algo, o bien, finalizar la actividad. De todas formas, casi siempre, algún amigo o familiar nos dice: VENGA, VA, LA ÚLTIMA BAJADA. Es, justamente, esa bajada la que no se debe realizar nunca. Nuestro cerebro detecta que ciertas partes de nuestro cuerpo están agotadas, que no funcionan bien y manda la orden de detenerse. Si continuamos es cuando tenemos más riesgo de lesiones.

Si estás cansado o te sientes débil, deja de esquiar!

No hay comentarios: