jueves, 9 de diciembre de 2010

PUENTE DE LA CONSTITUCIÓN E INMACULADA


El lunes era gris y en la parte baja de Beret había niebla. Los participantes en las clases colectivas se van concentrando en el punto de encuentro. Después de la distribución por niveles, a mi me tocó un agradable grupo de diez niños y niñas; los más jóvenes eran Jorge y Javier que superaban por poco los cuatro años, Paula, Jimena, Elisa y Marina venidas desde La Rioja, los gemelos Álvaro y Guillermo, de Madrid era Jaime y de Tarragona Adriá.
Nada más empezar la clase y estando parada, Elisa se dio un golpe por lo que abandonó las clase, los demás continuamos en la pista del Pla de Beret aprendiendo a perfeccionar la cuña. Al día siguiente, último día de las clases colectivas, la jornada acompañaba para subir a las pistas del Clot der Òs en donde aprendimos a cerrar la cuña después de cada giro e, incluso, algunos llegaron a hacer un paralelo básico.

domingo, 5 de diciembre de 2010

LAS PRIMERAS CLASES DE ESQUÍ

El sábado di mis primeras clases de esquí de esta temporada. La primera clase fue de esquí nórdico a Gemma y Jordi, una pareja que se iniciaba en este deporte. La siguiente clase fue a unos futuros campeones  del esquí, son clases colectivas que impartimos los fines de semana para niños. Mi grupo estaba compuesto por Álvaro, Javier, Guillermo, Álvaro, Javier ( coincidencia de nombres ), Elena, Rosalía y Marianna, todos ellos esquiaban en cuña y durante estos dos días hemos trabajado el paralelo. Hoy ya algunos han llegado a realizar algún giro en paralelo y otros no tardarán.

La siguiente clase fue a David, un experimentado esquiador con el que tomo las clases para corregir algún que otro defecto. La última bajada la realizamos por el nuevo itinerario creado en Beret llamado Lagos de Clot de L'Os.

Hoy domingo, como he comentado anteriormente, he empezado las clases con el grupo de campeones, la siguiente clase ha sido con Fran, un niño que con sus recién cumplidos cuatro años, ha tenido un montón de sensaciones nuevas como subir en un telesilla, deslizar y la sensación de velocidad, llegando a realizar la cuña, eso sí, con la ayuda de un aparato que denominamos " cuña ". Y para finalizar el día, la última clase ha sido con Adriá, otro jovencito de siete años que ha conseguido aprender los giros en cuña.