viernes, 13 de agosto de 2010

BAUSEN Y EL BOSQUE DE CARLAC



¡Vaya niebla!. Es lo que, seguramente, hemos pensado todos esta mañana cuando nos hemos asomado a la ventana. Encima, al salir a la calle la temperatura era fresca. De todas formas, nada pueden hacer los elementos ante los intrépidos montañeros que esta mañana querían salir de excursión.

Hoy el grupo era menos numeroso que los días anteriores, 16 personas de todos los puntos de la geografía, del País Vasco, Castilla y León, Valencia, Levante, Canarias y Cataluña.

Dejamos los coches en Bausen, al entrar en el pueblo, con cieta dificultad debido a que están arreglando la carretera. En la plaza, el butanero ha concentrado a los habitantes para venderles las bombonas, lo hace cada semana. Ir a Bausen es dar un salto en el tiempo, es un pueblo que conserva intacta su forma de vida y sus costumbres, parece anclado en el tiempo. Pasamos por delante de la iglesia y el cementerio para salir del pueblo. Nos detenemos a ver el paisaje del Bajo Aran, Les, Bossost y Canejan con el fondo del valle del Toran.
Nos detenemos en el pequeño cementerio con una solitaria tumba con una lápida que dice "A mi amada Teresa...". Los nietos se encuentran limpiando y arreglando el entorno. A los participantes les cuento la historia de los Amantes de Bausen y continuamos camino.
El sendero va elevado, en el fondo del valle vemos como el río Garona, acompañado de la carretera, dejan de ser araneses para nacionalizarse franceses.
Nos adentramos en el bosque de hayas de Carlac, un bosque misterioso. Cada paso que damos nos provoca emociones. Con el oido, los ojos y el corazón percibimos el paisaje. Pilar, la mayor del grupo, es a la que más emoción le   produce las impresionantes hayas. Carlos, que es de a lado de Bilbao, se mete en la oquedad de una gran haya observado por su 
mujer e hija 
Pilar y Virginia. Ana me reta a fotografiamos en la misma haya, la foto nos la hace Enrique con con los comentarios y sonrisa de María Jesús y de Alberto, padres de Ana y tíos de Enrique.
Después de atravesar el saltarin río de Carlac y de reponer fuerzas, continuamos el sendero, ahora, por una fuerte subida. Pilar, hija de la anterior  Pilar, al llegar a la parte superior, comenta que ya tiene suficiente repechón. Volvemos a atravesar el río Carlac y nos sorprendemos ante el tamaño majestuoso de un tilo. Martina y Marcos, los benjamines de la excursión, en ocasiones se adelantan al grupo saltando y jugando observados por Tati y Marcos, sus padres, y el resto del grupo, Carlos y Federico no me pierden el paso en ningún momento. Continuamos hasta salir del bosque y la niebla que no nos permite ver las vistas que suponemos preciosas del Macizo de las Maladetas con el Aneto.



Al llegar al pueblo, aprovechando la carpa que están montando para la fiesta Mayor y las mesas y sillas, damos cuenta de la pitanza con gran hambre y contento.

jueves, 12 de agosto de 2010

LUCHON - SUPERBAGNERES - RUTA DE LAS CASCADAS

El día amanece nublado, con nubes a partir de los 1800m. Nos vamos reuniendo en el punto de encuentro los integrantes de la excursión de hoy, vizcainos, canarios, sorianos, valencianos, leoneses, madrileños y catalanes de Girona, Tarragona y Barcelona. Antes de partir, he entregado los diplomas, ya sabéis, alos que participan en más de cinco excursiones, a María Rosa y a Jose.
La carretera del Portillón es muy bonita, a medida que vamos subiendo nos adentramos en el bosque, en su parte baja de árboles caducifolios y en la más alta de unos grandes abetos, la mayoría tirados por el viento en el mes de arzo, a tal puto, que hemos estado retenidos un rato en la carretera porque los están retirando. llegamos a su parte superior donde se encuentra la divisoria entre Francia y España. En el descenso abundan las esplendorosas hayas, pequeños prados y bordas. En un punto del descenso, reducimos la velocidad para ver una bella cascada.
Llegamos a Luchon, después de aparcar los coches y, viendo que la nubosidad no nos permitiría ver el paisaje, decidimos no subir a Superbagneres, la estación de esquí, aunque si vemos a un parapentista sobrevolar por debajo de las nubes y por encima del bosque con toda tranquilidad. Superbagneres (1.800 m), es la estación más antigua del Pirineo, las primeras instalaciones son de 1.910.
Nos dedicamos a pasear por los jardines del casino y los de las termas. Luchon, enclavada en el corazón de los Pirineos, su emplazamiento es muy hermoso, y la convierte en un lugar digno de ser visitado.
Luchon es una afamada estación termal y de veraneo que tuvo su momento de máximo esplendor a finales del siglo XIX y primer tercio del siglo XX. El atractivo de Luchon radica en el ambiente festivo y multicolor que se respira en verano, en sus atractivos alrededores, y en el paseo por sus calles.
Un paseo sin prisas por las “allées d´Etigny” es muy recomendable. Con un poco de imaginación, podremos recrear la atmósfera refinada que se respiraba a principios del siglo XX, cuando Luchon era uno de los centros de moda entre la aristocracia europea.
A las doce del medio día el cielo se empieza a oscurecer, nos desplazamos hasta el Vallèe du Lys y durante el recorrido la lluvia retenida dentro de los grandes nubarrones del cielo, empieza caer de rebato con gran fuerza. Aparcamos los coches, nos colocamos los chubasqueros o cogemos los paraguas para protegernos de la persistente lluvia. Nos dirigimos hasta las Cascadas del Infierno, un  paseo de no más de cinco minutos, las exclamaciones ante el salto del agua son sorprendentes. Contemplamos las cascadas y nos hacemos las fotos, siempre bajo a lluvia.
Regresamos a los coches, unos para regresar a Vielha, otros se van a Saint Bertrand de C., otros a Lourdes o, incluso, a Toulouse. Los hay que parten de regreso a casa o a continuar las vacaciones en otros destinos.

miércoles, 11 de agosto de 2010

VILAMOS, BALCÓN DEL ANETO

El día amaneció soleado y prometía ser caluroso. En el punto de encuentro  ubicado en el terreno de los antiguos cuarteles militares nos vamos encontrando vizkainos, valencianos, sorianos, canarios -varios-, leoneses y muchos catalanes.
Mientras nos desplazábamos en coche, poco antes de llegar a Vilamòs, hacemos una parada para contemplar la vista, poniendo a prueba el gusto de los más exigentes amantes de la naturaleza, el valle de la Artiga de Lin y el fondo del macizo de la Maladeta presidida por el Aneto(3404m). Comentamos el fenómeno geológico de los Guelhs deth Joeu y continuamos hasta Vilamós.
Aparcamos a la entrada del pueblo y nos dirigimos a admirar la Iglesia Parroquial dedicada a Santa María, uno de los templos románicos más antiguos del Valle de Arán, aunque las reformas que se hicieron en el siglo XVII alteraron algo su configuración.
En el muro que da a la plaza son visibles tres fragmentos, pero el que más destaca es el de mármol blanco, de la época romana, con el busto de tres personas en relieve bajo arcos de de medio punto, que representa un niño flanqueado por dos personas de diferente sexo que parecen representar a sus padres.
Nos dirigimos y visitamos a la casa museo Ço de Joanchiquet. En la restauración del Ecomuseo Ço de Joanchiquet, iniciada el año 1995, se ha intentado conservar el mobiliario y la atmósfera que la casa tuvo durante las primeras décadas del siglo XX.
Durante la excursión vamos conociendo un poco más aspectos de la vida aranesa hasta la transformación del Valle por el túnel, las hidroeléctricas y el turismos.
Desde la población, con calor, iniciamos la marcha por un camino, en ligera ascensión, que nos iba introduciendo en el bosque de pinos silvestres, ofreciéndonos bonitas vistas del pueblo de Vilamós. En la sombra del bosque respiramos un ambiente más fresco, con lo que el caminar se hacía tolerable. Llegamos a Arres de Sus, en la fuente de la plaza bebimos el agua fresca que manaba, otros obtaron por los refrescos del kiosco de la plaza. Continuamos la marcha en descenso hasta Sant Joan de Arres, iglesia situada entre los dos pueblos, Arres de Sus y de Jus, en una extensa zona de prados y esplendidas vistas. Comentamos aspectos arquitectónicos de las viviendas aranesas y seguimos. En Arres de Jus pasamos por una fuente y la plaza y, poco después, dejamos la iglesia de Sant Fabian para salir del pueblo dirección Vilamòs.
Hemos hecho un recorrido por pueblos que mantienen intacto todo su encanto.

VALL DE BOI - Románico y Parque Nacional

El día empieza con una mañana veraniega fresca pero soleada y muy agradable en Vielha. En el punto de encuentro vamos apareciendo los particicpantes, hoy muy numerosos como podréis observar en las otos. Los componenetes de la excursión son de Madrid, Soria, Murcianos,Valencia Canarios y Catalanes.
Después de una hora de viaje, de Vielha a la Vall de Boí, nos dirigimos a un aparcamiento en la entrada al Parque. Nos preparamos las mochilas, botas, etc y nos recogen los taxis evitándonos, en primer lugar, la dificultad de encontrar aparcamiento en le pueblo de Boí, en segundo lugar, la cola de más de una hora (según me comenta un taxista) para tomar los taxis. En el trayecto, algunos, han ido comentando las bonitas vistas que se nos iban descubriendo.
El Parque está situado en el corazón del Pirineo de Lleida, constituye la representación más genuina de la alta montaña. Único por la majestuosidad de sus paisajes y por la riqueza de la flora y fauna que acoge, el parque está sembrado de abetos centenarios y bosques de pino negro, y regado por casi 200 lagos de montaña, donde hallan refugio los rebecos, el urogallo, la marmota y el mítico quebrantahuesos.
Iniciamos el recorrido a pie por la parte del parque que le da el nombre: el Planell d'Aiguestortes. El paseo por la plataforma de madera, adaptada para discapacitados, nos posibilitó ir conociendo aspectos de la geología del Pirineo y, más concretamente, del Parque. Hablamos y comentamos sobre las orogénesis hercinianana y la alpina, de las glaciaciones, la erosión y de todo aquello que contribuyó a modelar las montañas del Pirineo. Comentamos los diferentes tipos de lagos y la sedimentación ejercida en ellos. Descubrimos la flora que habita en los diferentes pisos (subalpino, alpino y nival). En definitiva, íbamos interpretando lo que íbamos viendo en la montaña. Aprendimos a medir la altura de un árbol y más cosas sobre el entorno.
Al acabar el recorrido por el Planell, algunos componentes del grupo se quedan para seguir disfrutando del entorno. Otros toman un taxis para disfrutar de la buena mesa de un restaurante en Taull.
El resto, descendemos desde el Planell hasta el estany de Llebreta por un sendero, siguiendo el cauce del río Sant Nicolau, disfrutamos de la comida en un rincón a la sombra de un abeto milenario y al arrullo de una cascada, más adelante admiramos la cascada del Sant Esprit y nos maravillamos del "estany" en su orilla. Nos esperan los taxis para llevarnos de nuevo al aparcamiento donde tenemos los coches.
Nuestro objetivo, ahora, son las iglesias de St. Climent y Sta. María de Taull, dos excelentes ejemplares, pertenecen al Conjunto de Iglesias Románicas de la Vall de Boí, Patrimonio de la Humanidad. Después de visitarlas, unos se quedan tomando un refresco, otros visitando más iglesias, etc.

lunes, 9 de agosto de 2010

BASSA D’OLES a ROCA SACOSTA

A la hora que nos encontramos habitualmente,en el aparcamiento, hacía sol con algunas nubes pegadas en las laderas de las montañas pero con todos los números para que acabase de despejar. Hoy el grupo es numeroso. Muchas caras conocidas de años anteriores, las cuales me ha alegrado mucho ver, en especial a Carlos, de Valencia, después de superar un grave accidente.
Partimos hacia el pueblo de Gausac y desde aquí tomamos la carretera que asciende hasta la Bassa d'Oles.
Hacemos las fotos de rigor en la Bassa y partimos por el sendero. Llegamos a la "borda dera vila" después de haber pasado por una pequeña laguna. Continuamos marcha conociendo la flora como el Pino Silvestre, en catalán Pi Roig. Es una conífera de forma ancha y extendida, si tiene espacio alrededor aunque en lugares limitados se estrecha bastante. La corteza es gris purpúrea, casi naranja en la parte superior, y se desprende en lascas. Las hojas son agujas aciculares, recias y retorcidas, de 7 mm de l, en parejas, verde azuladas. El fruto es un cono, una piña.
Llegamos a las dos cabañas con un abrevadero en donde descansamos un rato y comentamos las vistas. Seguimos hasta una parte de camino que nos permite ver unas excelentes vistas sobre algunos pueblos del Terçon de Lairissa (1) y el valle de Barrados.
Después de hacernos fotos con los pueblos de fondo, continuamos por un camino espectacular a media ladera hasta llegar a Roca Sacosta y poder observar la nieve del glaciar de la Maladeta. Desde este punto caminamos monte a través hasta adentrarnos en un bosque de hayas y abetos. Anna va mirando al suelo para no trompicarse pero no lo consigue, sus posaderas llegan al suelo en varias ocasiones. María, durante todo el recorrido, tiene su guerra particular con los insectos voladores. En un claro de bosque Federico y otras chicas se sientan encima de un tocón (3) sin producirles ninguna sensación de sobeteo.
Seguimos disfrutando de la frescura que nos proporciona el bosque Vemos el trajín que se llevan las hormigas en su gran hormiguero. Salimos del bosque, bebemos agua del caño de un abrevadero que hay junto a una cabaña. Pasamos por una pequeña bassa y en pocos minutos más llegamos a nuestro punto de partida, la Bassa d'Oles.

(1)En el siglo XIII, el Valle de Aràn estaba dividido en tres grandes zonas o demarcaciones, llamadas Terçons: Lairissa, Romincosa y Garós, que correspondían a Bossost, Viella y Garós respectivamente.
Cada Terçon tenia su Consejo de Villa, El Consejo General estaba regido por un síndico y constituido por un Consejero de cada terçon.

Actualmente, el Valle de Aràn está dividido en seis Terçons: Pujòlo, Arties-Garòs, Castièro, Marcatosa, Lairissa e Quate lòcs. Los habitantes de cada Terçon escojen a sus consejeros y todos ellos constituyen el Consejo General del Valle de Aràn.

(3)Tocón (De tueco).
1. m. Parte del tronco de un árbol que queda unida a la raíz cuando lo cortan por el pie.
2. m. muñón (‖ parte de un miembro cortado adherida al cuerpo).

VAL DE MOLIÈRES. Al otro lado del Pirineo

Hoy el cielo estaba completamente despejado y hacía fresco.
En el punto de encuentro, muy entusiasmado se encuentran los participantes que vienen e muchos lugares, de la geografía española e internacional, de la última tenemos franceses, chilenos y argentinos. Después de una breves explicaciones nos desplazamos por carretera hasta el otro lado del túnel, a la boca Sur. Este recorrido en coche no nos ha llevado más de quince minutos, antiguamente, antes de la construcción del túnel, era una jornada entera.
Cuenta Enriquez de Salamanca, escritor y excursionista, que "uno de los enclaves del Valle de Arán fuera de sus límites naturales, y ello desde hace muchos siglos, por razones poco conocidas, pero seguramente relacionadas por problemas de pastos y de tránsito ( el puerto de Vielha ha sido hasta hace poco el paso más frecuentado, a pesar de su dificultad, entre Arán y el interior de la Península), y que la leyenda se ha encargado de explicar con su exuberancia imaginativa acostumbrada. Buena prueba de la importancia de este sector para las comunicaciones de Arán es que Alfonso II de Aragón, a poco de incorporarse el Valle a su reino, fundó el Hospitau Sant Nicolau dels Pontells, hoy llamado Hospital de Vielha, con el objeto, común al resto de los "hospitales" pirenaicos, de servir de refugio y alojamiento a los que se aventuraban a cruzar la cordillera la mayor parte de los meses del año, empresa en la que buen número de ellos perdían la vida".
Después de explicar por donde se accede al Puerto de Vielha, nos adentramos en el valle de Moliéres descubriendo la gran cantidad y bonita flora que tiene, Lirios, árnicas, la ballesteraagenciana y muchas más...Es Mari la que le pone nombre de campanilla a unas flores oon esta forma.
Nos adentramos en el bosquecillo de hayas y pronto nos encontramos con una gran cascada de un joven río Noguera Ribagorzana. Remontamos la cascada por un lateral hasta Pleta Nova para descubrir en un canchal unas pocas marmotas tomando el sol.

ESTANYS DE GERBER

El día, a primera hora de la mañana, está totalmente despejado aunque con una temperatura fesca. Después del comentario, como casi todos los días, de la seguridad en montaña y de llevar el calzado adecuado, nos montamos en los coches para desplazarnos hasta el Pto. de La Bonaigua. Al llegar a el Puerto de la Bonaigua (2072m) el día radiante y soleado nos permite ve las montañas nevadas.
En el aparcamiento de la Peulla nos vamos juntando los excursionitas, a muchos no los había visto en el punto de encuentro. La geografía de procedencia es amplia, gaditanos, canarios, valencianos, madrileños y catalanes.
Iniciamos la marcha. Cruzamos el joven río Bonaigua, enseguida repostamos agua fresca, mejor dicho, helada en la Fuente Matamoixons. Aquí, los canarios deciden que ya han caminado bastante. Seguimos el sendero sobre el valle viendo como serpentea la carretera antes y después del refugio de la Verge de les Ares.
Con una pequeña subida nos adentramos en el valle elevado de Gerber, un cartel nos anuncia que entramos en la zona periférica del Parque Nacional y nos hacemos la foto junto al mismo para certificar nuestra presencia en el Parque. El recorrido por el valle es muy adecuado para explicar y observar los fenómenos de los valles de origen glaciar.
Llegamos al pequeño y seductor Estanyot de Greber, picoteamos algo y continuamos. Un pequeño repecho y nos situamos encima de una roca desde donde el sendero se hace más antipático de caminar por las piedras.
El segundo lago, formado debido a la barrera de la antigua morrenas (lagos de morrena), es un paraje de ensueño.
El Estany de Gerber cautiva a primera vista, aunque un numeroso grupo han convertido la orilla en una playa bañandose todos y con mucho griterío restándole encanto. Este gran lago circular, un gran ejemplo de lago "de circo", aprovecha la excavación producida en el circo glaciar. La forma de U de los valles constituyen un magnífico ejemplo de la acción erosiva de las glaciaciones del Cuaternario. Este valle es un buen ejemplo de "valle colgado" (Los valles secundarios desembocan en el principal, al mismo nivel o mediante un escalón de pendiente, como valle colgado, debido generalmente a una mayor exaración glaciar del valle principal ).
Nos hacemos fotos en una roca que parece que va a rodar. Continuamos camino arriba para encontrar un lugar agradable y con buenas vitas para comer el picnic que nos hemos merecido. Ana, Vicky y Paco comparten su comida con Pepe que se la olvidado. Carmen y Sergio se come unos buenos y largos bocadillos en silencio por aquello de que "oveja que..."
Andreu, Andrea y Laura son los más jovenes, vienen acompañados de su padre.
Iniciamos el descenso por el mismo camino por el que hemos subido. Carmen parece que va bailando sardanas, los niños no hacen más que correr.
Un buen día en compañerismo y buen humor.