sábado, 24 de julio de 2010

CASCADAS EN CONANGLES

A los pocos minutos dejamos la pista forestal por la que caminamos para tomar la insinuación de un sendero en ligera ascensión por un valle profundamente encajado, limitado por murallones casi verticales, por el que se despeña el río jugando en cada salto.
Entramos y salimos del cauce del río para ver los saltos que realiza, unas veces en forma de cascada otras por toboganes. El grupo no quiere perder la oportunidad de tomar una foto debajo de una de las caídas.
Casi, al final del recorrido recuperamos fuerzas con frutos secos, barritas, etc. Marc no quiere compartir su bocadillo conmigo y el resto de la excursión me cuesta caminar por falta de alimento. ¡Que no! Es broma.
Es una de las más bellas excursiones de la zona, por la impresionante armonía de alta montaña, en el que se conjugan bosque, prados y agua.

El nombre del río y valle lo dejo para los conocedores de la zona.

PARQUE NATURAL MALADETA-POSETS


Bueno, bueno, bueno... ¡que sorpresa con el tiempo!. Os cuento.
El día nos ofrecía una niebla por encima de los 1300m, por lo que la posibilidad de hacer algo era mu limitada. Como habíamos acordado, a la hora prevista, nos encontramos con Carme y Remón, Sandra y Josep, Andreu, Alejandro, Merche y Luís, Tere y Luís, Mari y Fermín, Fermina y Floren, Josefina y Juan Antonio y los benjamines del grupo, Carla y Hector, de 4 y 6 años, con sus papis. Acuden a despedirse Sagrario y Javier que se van del Valle, no sin antes recibir el Diploma de Excursionistas Expertos. Hasta pronto y que sigáis disfrutando de las vacaciones.
Decidimos pasar el Túnel para ver que nos ofrecía el tiempo en ese lado. Efectivamente, las nubes, en la boca Sur, estaban rotas, con una "fenetre ouverte". Nos trasladamos hasta el pueblo de Aneto, en la comarca de la Ribagorza (Huesca), a 20 Km. de Vielha. Desde el pueblo una carretera supera los 900 m de desnivel en poco más de 10 Km, el sol empezaba a calentar , pero llegamos a un punto en que nos metemos en la niebla, había momentos que no se veía a más de 10 metros, hasta que, al final del recorrido, atravesamos un lóbrego túnel de poco más de 1 Km y al salir del túnel se nos descubre un cielo totalmente azul, un día precioso. Aparcamos junto a la impresionante y curvilínea presa del Estany de Llauset (2150), aprovechada para la explotación hidroeléctrica. Con el lago a nuestros pies tenemos una impresionante vista de la Tuca de Ballibierna (3056m).
Después de ponernos las botas y cargarnos las mochilas comenzamos a caminar, atravesamos un corto túnel y seguimos un marcado sendero que discurre paralelo al embalse a media ladera, atravesamos varios canchales y torrenteras. Superado un pequeño espolón rocoso, donde se quedan los benjamines y sus padres, el camino va descendiendo hasta un caudaloso arroyo que tenemos que atravesar por los restos del puente que, presumiblemente, una avalancha de nieve debió arrastrar el pasado invierno.  
En este punto el sendero se inclina hacia arriba sin compasión, en especial a Fermín.  A Fermina le falta coger ritmo en la respiración pero no se retrasa. Nos detenemos a mitad de la subida para reagruparnos y hacernos una foto de equipo. Merche, con los colores de los mofletes, parece Heidi igual que su hijo Alejandro. El final de la subida está marcado por un gran hito de piedras. Unas marmotas, cerca de la cabaña de Botornás, vigilan que nos nos salgamos de la ruta, los fotógrafos no paran de disparar sus cámaras. Pasamos de largo la cabaña y tenemos a la vista el estany Botornás y la piramidal Tuca de Ballibierna. El estany desagua en un agujero donde desaparecen las aguas, lo bordeamos por canchales y nos hacemos unas fotos en un nevero. Varios miembros del grupo se quedan en la cola del lago a disfrutar del bello lugar, descansar y remojar los pies, eso si, a las ordenes del más joven del grupo, Andreu. Carme y Ramón disfrutan del lugar con mucho entusiasmo. El resto continuamos camino en ligera ascensión, hay que atravesar varias veces el riachuelo que viene del estany Cap de Llauset y caminar por grandes rocas. Llegamos a una cascada por la que baja abundante agua, disfrutamos de su entorno, no hacemos fotos e iniciamos el regreso.
Llegamos, de nuevo al lago de Botornás, nos reunimos con el resto de integrantes del grupo y cada uno da cuenta de sus viandas.
El descenso es rápido y son varias las marmotas que se dejan ver y nos observan, creo, que con curiosidad. Al llegar a la cola del estay de Llauset tenemos que volver a pasar el riachuelo aprovechando los restos del puente. Son varios que meten los pies en el agua, esta vez calzados.
Nos despedimos de la familia compuesta por Andreu, Alejandro, Merche y Luís que han recibido el Diploma de Excursionistas Expertos. Os espero pronto por aquí.
El día fenomenal, el grupo excelente.

viernes, 23 de julio de 2010

DÍA DE LLUVIA, DÍA DE VISITAS

Si ayer el día era gris, hoy se caía el cielo en forma de agua, había momentos que era impresionante la forma de llover. Los participantes sabían que no sería suficiente impedimento para, por lo menos, realizar alguna actividad. A la hora acordada, el el punto de encuentro, me he encontrado con los 22 excursionistas, todos conocidos.
Les he explicado la ruta a seguir con los coches y hemos partido hacia Francia, concretamente hacia St. Bertrand de Comminges y a las cuevas de Gargas, en los departamentos de Haut Garonne y Haut Pyreneees respectivamente.
Después de dejar la carretera principal, hemos circulado por carreteras departamentales hasta St. Bertrand, lo hemos dejado de lado y nos dirigimos directamente hasta las cuevas. Cuando hemos llegado al aparcamiento llovía intensamente por lo que hemos salido del coche corriendo hasta el centro de visitantes. Después del tramite de sacar las entradas y una breve explicación, acompañados de una guía de las cuevas, hemos iniciado la visita al interior de las cuevas.
La cueva de Gargas es célebre por sus paredes adornadas con enigmáticas pinturas de manos. Cerca de 250 manos de niños y de adultos, a los que les falta uno o varios dedos..., tienen entre 15000 y 30000 años. Junto a estas huellas, las paredes de Gargas contienen grabados rupestres de renos, antílopes, bisontes, caballos...


Es decir que la cueva ofrece sin lugar a dudas un interés geológico mediante una sucesión de salas de múltiples concreciones, sus colgaduras minerales, estalactitas, columnas, corredores...
Mientras el grupo realizaba la visita, han aparecido 9 compañeros más pero no han podido entrar por estar todas las visitas posteriores completas. Al salir el grupo de la cueva, mientras un@s estaban desaguando, comentaban admirados lo que les ha gustado la visita.
Volvemos a los coches para deshacer carretera hasta St. Bertrand de C.  El pueblo abriga numerosos monumentos de interés. Aparcamos en la base del pueblo y ascendemos caminando par poder ver, visitar y fotografiar edificios de época medieval a vestigios de la Lugdunum Converanum romana pasando por una basílica paleocristiana en la parte baja de la villa. En los alrededores se puede ver la basílica Saint Just de Valcabrère y, como ya hemos hecho anteriormente, las Cuevas de Gargas con sus célebres pinturas del Paleolítico Superior.


Pero sin duda el monumento que destaca por encima de todos (tanto por calidad como por influencia en el paisaje) es la Catedral de Notre-Dame. Se trata de una imponente construcción que conserva partes románicas de la iglesia fundada por Saint-Bertrand en el siglo XII mezcladas con otras de estilo gótico (las financiadas por el papa Clemente V en el XIV) y renacentista (las construidas en el XVI por orden del obispo Jean de Mauléon).
Iniciamos el viaje de regreso todos juntos, los 31 participantes, hasta el cruce de Luchon y Val d'Aran, aquí el grupo se divide, unos para continuar visitando, otros para el hotel.
Hemos salvado la jornada.

miércoles, 21 de julio de 2010

EL VALLE A NUESTROS PIES, DESDE BLANHIBLAR

Mañana gris con nubes muy altas, por encima de los tres mil metros, pero parece que se mantendrá. En el punto de encuentro están, como siempre, a la hora prevista, los participantes, 16. Hay 4 participantes nuevos, aparte de los veteranos.
Nos desplazamos con los coches hasta el altiplano de Beret, a 1860m/alt., aparcamos, nos colocamos el calzado de montaña y nos abrigamos para protegernos del aire frío que sopla.
Atravesamos el joven rió Noguera Ribagorzana que tiene su cabecera en Beret. Les explico quel Pla de Beret tiene unos 4 Km de longitud, desde los ojos del Garona, uno de los afluentes que forman el Garona, hasta la cabaña de los Gavatxos, está cubierto de prados naturales, los más extensos del Aran. Hay mucho ganado, principalmente vacuno y caballar.
En el telesilla Blanhiblar accedemos a la montaña que le da el nombre al remonte, hasta los 2235m/alt. Una vez arriba, nos desplazamos unos pocos metros, hacia el Sur, para contemplar las vistas hacia el Pla de Beret, Baqueira y parte de las montañas aranesas del Parque Nacional, las de Saboredo, Ratera, las de Colomers, hasta el Montardo.
Empezamos a caminar. Dando la vuelta a la montaña, ahora hacia el Sureste, atravesamos un peñascal y llegamos hasta un hermoso lugar que nos ofrece unas magnificas vistas del Valle con los pueblos de Bagergue, Unha, Salardú, Gessa, Arties, Garos, Escunhau, Betrén y Vielha. Las nubes no nos han permitido ver el macizo de la Maladeta con el Aneto, pero si hemos podido observar a unos rebecos (isars). El paso por el peñascal ha sido, por parte de algún miembro del grupo, un poco dificultoso, pero bueno, el esfuerzo ha tenido su recompensa.
Continuamos la marcha, ahora en ligero descenso por prados alpinos, hasta llegar a un alto que nos permite ocultarnos de la vista de las marmotas y poderlas observar hasta que, por el griterío y la euforia, se han ocultado. Hemos aprovechado el lugar para hacernos unas bonitas fotos. Llegamos a otro punto del recorrido que vemos el valle del Unhola, la collada de Varrados y el Tuc d'Armeros. Continuamos, ahora adentrándonos hacia la montaña, para pasar junto a dos pequeños lagos, en aranés "bassa", en Costarlhas.
Seguimos sendero hasta que llegamos a un punto en que tenemos que decidir si subimos hasta el telesilla o continuamos bajando hasta el aparcamiento. Unánimemente decidimos descender. Vamos, ahora, por un camino ancho, lo que nos permite ir en alegre conversación permitiendo a las dos parejas que se han incorporado a las excursiones relacionarse y entablar amistad con el resto de los componentes más veteranos.
Nos hemos entretenido, durante el recorrido, en explicaciones, fotos, platicar, ect. y, con todo y con eso, a las 14h. estábamos nuevamente en los coches.
Una bonita mañana.

Foto: Baciver desde Costarlhas.


martes, 20 de julio de 2010

TAMBIÉN EN FACEBOOK

Podéis seguir las actividades en facebook en "Esquí-Ando en la Val d'Aran".
Espero vuestros comentarios.

VALLE RÍO SALENQUES - Parque Natural Posets-Maladeta

En el punto de encuentro espero la llegada de los componentes para la excursión. Menos Sagrario y Javier, que llevan varios días viniendo conmigo, el resto de los participantes son asiduos a las excursiones en estos últimos años, se presentan Alejandro -mi secretario- y su hermano Andreu -la gacela de los Pirineos-, sus padres Merçe y Luís, Carme y Ramón, Josefina y Juan Antonio, Sandra y Josep. Dado que casi todos conocen el Parque Nacional de Aiguestores, decidimos hacer la excursión al Valle de Salenques, dentro del Parque Natural de Maladeta-Posets.
Atravesamos el túnel y descendemos, siguiendo el cauce del río Noguera Ribagorzana, por el valle de Barrabés hasta el embalse donde desemboca el río Saleques. En el aparcamiento la cáfila inicia la marcha.
El río Salenques desemboca en el río Noguera Ribagorzana y pertenece al pueblo de Aneto, dentro del valle de Barrabés. Desde su desembocadura vamos remontando el río, siguiendo el GR-11, adentrándonos en un bello y espeso bosque de hayas. De vez en cuando, dejamos el sendero para adentrarnos en el cauce del río y disfrutar de los saltos que éste va haciendo entre rocas y troncos. Es impresionante la cantidad de agua que baja. Vemos restos de antiguas avalanchas, atravesamos canchales.
Javier nos va enseñando y describiendo muchos insectos, sabe un montón.
Llegamos a la confluencia de las aguas procedentes del barranco de Angliós y el Salenques. Dejamos el GR-11, pasamos el puente y tomamos el PR para seguir las aguas que nacen el el glaciar de Salenques, bajo el pico de Margalida (3244m). LLegamos a un punto en el que el agua baja encañonada realizando una serie de saltos a cual más bonito. Una vez hemos disfrutado de los saltos y realizadas las fotos, nos acercamos a un punto desde donde vemos el valle y cimas de Besiberri, todavía con nieve. También vemos unas amenazantes nubes negras por lo que decido que la comida la hagamos lo más cerca posible del coche.
Deshacemos camino hasta el puente que hace un rato hemos atravesado, continuamos el descenso aguas abajo, en algún punto por granitos pulidos, siguiendo el PR, disfrutando del bosque de hayas. A la media hora, oimos unos truenos que, aun siendo lejanos, nos hacen desistir de pararnos a comer. No pasa mucho tiempo y nos empiezan a caer unas gotas que enseguida se convierten en una lluvia repentina, abundante e impetuosa dejándonos completamente empapados. Josep comenta a las chicas que parecía que estaban en un concurso de camisetas mojadas. Si la lluvia hubiese tardado en caer diez minutos más, no nos hubiese pillado. Pero bueno, una cosa más para contar de la bonita excursión.
En el aparcamiento nos despedimos y quedamos para mañana.

BANHS DE TREDOS a PONT DERA MONTANHETA




Lunes, día luminoso y ardiente. El punto de encuentro era como de amigos, casi todos conocidos de temporadas anteriores. Las más veteranas son Rosa y Cruz, que llevan viniendo trece temporadas.  Destacaremos la participación de José A., Mari y Ruben,  Juaquina y Vanesa que, de los trece participantes de hoy, eran los nuevos.

El recorrido en coche por el Valle de Aiguamox es entre prados llenos de flores. La verdad es que estaban preciosos. Hemos hablado y comentado la historia de los Banhs de Tredos, de donde parte el sendero. A lo largo del camino, como en semanas anteriores, hemos ido conociendo plantas y flores y, en algunos casos, sus propiedades medicinales. Hemos visto y departido, principalmente, de la
Digitalis Purpurea y del  Árnica Montana (El aceite de árnica ha sido utilizado desde hace siglos por los nativos de los Pirineos y otras regiones montañosas, para aliviar el dolor producido por los golpes o las caídas.)



Luís contempla a Merçe como disfruta sentada en un tocón luego, la que se sienta, es Vanesa que espera que alguien o algo le sobara, pero no, en este caso un tocón es la parte del tronco de un árbol que queda unida a la raíz cuando lo cortan por el pie.

Nos adentramos en el bosque mixto de abetos y pinos negros remontando el río Aiguamòg. La parada en la cascada es obligaba para deleitarnos de la caída del agua y, como no, hacer las fotos pertinentes. Continuamos camino arriba, siempre por el bosque, ahora algo alejados del río, entre rododendros, hasta llegar a las Aigues Tortes ofreciendonos una vista bonita y, a la vez, idílica de las aguas, el prado, el bosque. Nos quedamos un rato contemplándola y haciendo las fotos. Los de Barcelona comentan el "que macu" y Cruz dice "que de puta madre".

En breve llegamos a lo alto de una roca convertida en mirador, "guardader" en aranés, desde donde vemos como las aguas se tuercen dándole el nombre, a esta zona, de Aigues Tortes.Seguimos camino sorteando zonas embarradas, unas veces por pasarelas de madera, otras haciendo equilibrios para no mojarnos ni manchar el calzado de barro, hasta llegar al Pònt dera Montanheta y regresar por la pista. Aprovechando la amplitud de la pista se forman grupitos marchando en animada plática, conociéndose y haciendo nuevas amistades.

domingo, 18 de julio de 2010

VAL DE MOLIÈRES




Una mañana esplendida para acercarnos al Val de Molières. Un valle fuera de los límites geográficos del Valle, en el otro lado del Túnel de Vielha, en la boca Sur. De todas formas, éste valle pertenece al término municipal de Vielha, por lo tanto al Valle de Aran. Después de aparcar en la boca Sur del viejo túnel de Vielha, hemos saludado a las nuevas personas que hoy se han incorporado a la excursión, además de los componentes que estuvieron en la de ayer, en total el grupo es de dieciocho componentes. No podemos dejar de recordar a Alejandro -mi secretario- y su hermano Andreu -la gacela de los Pirineos- que junto a sus padres han vuelto después de 2 años. Dos jóvenes más nos han acompañado, Clara y Marc de 10 y 12 años.
Antes de iniciar el recorrido hemos conocido el aislamiento que tenía el valle antes de la construcción del túnel, su historia y lo que represento su apertura haya por los años 50.
A lo largo del camino hemos ido conociendo plantas y flores con sus propiedades, en algunos casos terapéuticas, en otros tóxicas. Un vergel en medio de las montañas.
Hemos llegado al bosque de hayas y en su interior descubrimos la cascada que bajaba con una cantidad de agua que no había visto en muchos años. Después de disfrutar de la belleza de la cascada y del frescor que nos proporcionaba continuamos camino remontándola por el lateral hasta alcanzar la parte superior. Continuamos camino remontando el curso del río hasta que alcanzamos un canchal en donde nos paramos para intentar ver marmotas (1). Las hemos visto, aunque con dificultad por la presencia de algunas personas que iban gritando y, por lo tanto, asustándolas.

El regreso lo realizamos por otro camino, que nos permite ver una esplendida vista de todo el Val de Molières, hasta la entrada del viejo túnel.
Al acabar la excursión y, como viene siendo habitual, nos despedimos de los que me han ido acompañando durante la semana, en especial de Mª Angels y Goyo, esperando y desando volverlos a ver.

(1)La Marmota alpina (Marmota marmota) es el roedor más grande de Europa y una de las dos especies de marmotas que se encuentran en este continente. Está emparentada con las ardillas, pero su aspecto y costumbres varía enormemente de las de éstas. En los Pirineos (donde fue reintroducida en 1948 y 1960), a partir de los 1700 metros de altitud.
La marmota mide entre 50 y 58 centímetros de largo, a los que hay que añadir entre 13 y 16 centímetros de cola, bastante corta en comparación con otros roedores. El peso máximo registrado es de 8 kilos. La cabeza y cuerpo son gruesos, con patas cortas y orejas pequeñas como adaptación al frío del hábitat en que viven. El pelaje es pardo grisáceo en el dorso, con el vientre amarillento y el extremo de la cola de color negro.
Es de hábitos diurnos y pasa la mayor parte del día buscando comida o sentada en su característica posición. Se relaciona con facilidad con otros animales de su especie, estén emparentados entre sí o no, hasta el punto de formar colonias de centenares de ejemplares que tienen sus madrigueras en la misma zona. Estas madrigueras acogen a varios individuos, y pueden llegar a tener varios metros de profundidad. Así, las marmotas quedan aisladas por completo del frío que se apodera de la superficie durante el invierno, que pasan en estado de hibernación. La temperatura corporal se reduce entonces a entre 4'6 y 7'6 grados, la respiración a dos o tres veces por minuto y las pulsaciones a diez por minuto. Con el fin de acumular reservas para el invierno, las marmotas devoran grandes cantidades de hierbas (raíces incluidas) y desarrollan una gruesa capa de grasa subcutánea durante el otoño.

ESTANYS DE BACIVER

Son casi las nueve y media de la mañana y en el punto de encuentro estamos preparados para salir, Rosa y Ramón, Sagrario y Javier, Bea y Carles, Mª Angels y Goyo. Tengo que agradecer a Rosa y Ramón su fidelidad para conmigo y las salidas, siempre vienen por estas fechas de julio y ya llevan ¡13 temporadas!. No me olvido de Mª Angels y Goyo en su cuarta temporada, además, este año Goyo viene de una lesión reciente de la que todavía está "tocado"
Nos desplazamos desde Vielha hasta el aparcamiento de Orri, en Beret. Aquí, en un mapa de la estación, les enseño la ruta que seguiremos, les explico, a grandes rasgos, como se produce la fabricación de nieve en invierno cuando pasamos junto aun cañón de nieve, de esos que parecen jirafas. Empezamos la caminata por el sendero que nos conducirá hasta el estany de Baciver. Nos acercamos a ver "eth gúelh deth riu Malo" y seguimos en ligera ascensión hasta llegar a un punto donde observamos los "arcos" y, un poco más adelante, pasamos por la Bassa del riu Malo. Goyo se resiente de la lesión, le puede más el ánimo y continua con los ánimos de Mª Angels.
Después de un repecho llegamos al estany de Baciber, en donde aprovechamos para descansar y comer algo. Mientras lo hacemos, Goyo decide abandonar y quedarse un rato más disfrutando del entorno del lago, por supuesto , acompañado por Angels. El resto de los componentes seguimos todos juntos en buen equipo.
El camino progresa entre pinos negros, plantas y bonitas flores. Entre las flores que vamos viendo es muy abundante el árnica montana. Observamos y nos observa un rebeco, aquí lo conocemos por "isard". Bea demuestra mucho interés por las plantas y descubrimos que Javier es muy buen conocedor de los insectos. 
Llegamos al estany de Rosari desde donde las vista nos permite ver el Macizo de las Maladetas, con el Aneto (3404), más al fondo, Maupas, Crabiulles y Quayrat, los tres con más de tres mil metros de altitud, y buena parte del Valle, hasta Vielha. Nos hacemos una foto con el fondo de las montañas mencionadas. Conocemos el nombre de las montañas que cierran el circo, Vaqueira, Tucs de la Llança, Rosari, Marimaya y Saumet. En este punto nos felicitamos todos por haber llegado y disfrutar, no sólo del paisaje, también de los compañeros. Carles recibe y hace muchas bromas haciendo el recorrido más ameno.
Damos cuenta de nuestra pitanza con gran hambre y contento junto al Rosari más elevado, mantenemos una animada conversación y descansamos un rato.
El descenso lo realizamos por un camino diferente al de subida. Rosa, se trastabilla y va a parar al suelo con tan mala suerte que se da de bruces contra una piedra produciendose una pequeña brecha en el labio superior. Recuperada del golpe y limpiada la herida continuamos la marcha.
Llegamos al coche y, aparte del susto de Rosa, hemos disfrutado de un día maravilloso en un lugar espléndido.