sábado, 10 de julio de 2010

CASCADAS EN CONANGLES

Hoy la familia excursionista estaba formada por navarros, riojanos, tinerfeños y catalanes, estos últimos de Barcelona y Tarragona. Con un cielo completamente azul, una temperatura ideal y buena energía entre los componentes del grupo, de los cuales destacaremos a Jaume, el más joven, y a Maite, la más joven.





En el aparcamiento de Conangles hemos iniciado la marcha entrando seguidamente en el bosque de hayas y abetos del mismo nombre. Vamos siguiendo el curso del río Noguera Ribagorzana en animada plática. Salimos de los limites del Valle de Arán y entramos en el término de Senet. Durante el recorrido comentamos, en los claros del bosque, sobre las gencianas, lirios, fiteumas, etc. Jaume senior ya va conociendo el nombre de muchas plantas.
A los pocos minutos dejamos la pista forestal para tomar un sendero en ligera ascensión por un valle profundamente encajado, limitado por murallones casi verticales, por el que se despeña el río jugando en cada salto. Tenemos más de un paso complicado pero que vamos superando. Hay que mencionar a Luci, que con una ortopedia en la muñeca, con la mano inutilizada, no ha dudado en ningún momento quedarse atrás. No puedo olvidarme de las intrépidas Pili y Maite, no tenían nada que envidiar a las cabras en su forma de moverse por las rocas, eso sí, siempre observadas por Pablo. Mari y Antonio, Antonio y Mari de salto en salto, de foto en foto. Jaume con su cámara iba a su aire. Son obligadas las paradas para hacer fotos del cauce del río para ver los saltos que realiza, unas veces en forma de cascada otras por toboganes. 

Es una de las más bellas excursiones de la zona, por la impresionante armonía de alta montaña, en el que se conjugan bosque, prados y agua.





El nombre del río y valle lo dejo para los conocedores de la zona...

Hoy, sábado, es día de despedida. Muchos parten de regreso a sus destinos de origen, otros a continuar sus vacaciones en otros destinos. Hasta pronto, seguir soñando cosas bonitas...
En la foto, Cascada superior.

ESTANYS DE GERBER

El día a amanecido gris con nubes muy altas pero con intención de despejar.
Los 5 participantes, Anna, Jaime's, Mari y Antonio nos hemos dirigido hasta los 2070m que tiene la parte superior de la Bonaigua. Nos esperaba el sol y un gran rebaño de vacas en las inmediaciones del aparcamiento. Antes de empezar Jaime senior preguntaba si cogía el chubasquero, si dejaba o se llevaba.
EL cruce del joven riachuelo Bonaigua lo realizamos nada más empezar la marcha.

Después de repostar agua fresca, mejor dicho, helada en la Fuente Matamoixons proseguimos camino. Mari se convierte en la "fotógrafa" del grupo compitiendo con Jaume senior, todo era motivo de fotografiar.
Nos hacemos la foto en el cartel que nos indica que entramos en el Parc Nacional de Aiguestortes i Estany de Sat. Maurici para certificar que hemos estado. Ascendemos por los "intrépidos" caminos hasta el pequeño y seductor Estanyot de Gerber, situado entre bosque y una pared de roca, los valientes e intrépidos montañeros han superado la primera etapa. El cielo se despeja y el sol aprieta.
Un pequeño repecho y nos situamos encima de la roca con una buena panorámica del estanyot, lugar ideal para fotografiarse.
El segundo lago, formado debido a la barrera de la antigua morrenas (lagos de morrena), es un paraje de ensueño. Ahora todos nos convertimos en fotógrafos. Tenemos un pequeño obstáculo que superar entre rocas debido a la cantidad de agua que tiene el lago y que inunda una parte del sendero. Un grupo numeroso esta descendiendo armando mucho jaleo.
El Estany de Gerber cautiva a primera vista. Este gran lago circular, un gran ejemplo de lago "de circo", aprovecha la excavación producida en el circo glaciar. La forma de U de los valles constituyen un magnífico ejemplo de la acción erosiva de las glaciaciones del Cuaternario. Este valle es un buen ejemplo de "valle elevado o colgado".
Atravesamos el riachuelo del desague del estany de Gerber para tomar la pitanza que cada uno lleva en su macuto junto a las aguas del lago. Aparte del agua, a nuestro rededor, hay preciosas flores como árnica o, una de las bonitas y díficiles de ver, el lilium pyrinaicum.
Todo el descenso lo hacemos bajo un sol abrasador. En el Estanyot, el grupo que nos cruzamos cuando subíamos, estaba realizando una de las prácticas prohibidas en un Parque Nacional, se estaban bañando con mucho vocerío.
Continuamos descenso hacía el aparcamiento. A lo largo de la excursión me ha soprendido gratamente Jaume senior por su interés hacia lo que explico y con preguntas muy razonables.
Ya en los coches, unos comentan lo bonito, otros la dificultad del camino, lo cansada que está, etc, pero bueno, lo que vale es lo bien que nos lo hemos pasado.

jueves, 8 de julio de 2010

ÁLBUM DE FOTOS

MINAS VICTÒRIA

El día se ha presentado perfecto en cuanto a sol y con mucho calor ya a primera hora de la mañana.
En el punto de encuentro hoy nada más que Anna y los Jaume. 
La carretera que accede a Vilamós es sinuosa pero con vistas muy bonitas. A medida que ascendemos se nos presentan panorámicas sorprendentes de las altas cumbres del macizo de la Maladeta con el Aneto (3404m).
Nos hemos parado en el mirador para descubrir esas vistas y la del valle de la Artiga de Lin. Los tres componentes ya lo han visitado, en cualquier caso les he explicado el fenómeno geológico de los Guelhs deth Jòeu, su procedencia y como se descubrió, la ruta por la Artiga y por el Bosque del Baricauba.
Después de pasar Vilamòs y Arres de Sus, tomamos la pista, en un principio asfaltada, hasta llegar a la bassa de Arres donde, nos colocamos las botas, nos colocamos las botas y empezamos la caminata que nos lleva hasta las Minas Victòria.
Nos adentramos en el bosque de abetos . Las abetosas son las grandes dominantes del piso montano húmedo del Valle de Aran. La sensación en el interior de un bosque de abetos es de penumbra, de frescor, de silencio. Los árboles de porte alto y esbelto, crecen uno al lado de otro, formando una barrera para la luz del sol. Este ecosistema es el paraíso del urogallo, del búho pirenaico, del pico negro,...
Llegamos a las minas y, dado que se encuentran cerradas para las visitas, decidimos continuar camino. Antes de continuar camino conocemos que la Val d´Aran ha sido históricamente una zona de extracción de minerales. A comienzos del siglo XX se inicia la explotación del mineral de zinc en la zona de Arres y de Bossòst.
En el año 1912, la Mina Victoria ya estaba en plena explotación, extrayéndose alrededor de ochenta toneladas de mineral bruto por día, y se puso en funcionamiento un lavadero de minerales en Bossòst. En la mina trabajaban entre 100 y 150 personas, repartidas entre el interior y el exterior de las galerías.
Al estallar la Guerra Civil (1936-1939), se suspendieron los trabajos. En 1949 se reinició la explotación, prologándose hasta 1953, cuando la bajada del precio del zinc y la falta de mano de obra provocaron el cierre definitivo de las minas.
Continuamos por un camino muy bonito, siempre en constante ascensión, llegamos a la "bassa" donde tenemos los coches.
Anna y los Jaume se quedan un rato más disfrutando de la buena temperatura, en esos momentos, en Vilamòs, a 1230m/alt., el termómetro marcaba 34ºC.

VAL DE MOLIÈRES

Los componentes del grupo de hoy son los mismos del día de ayer. Dado que Oscar y María ya conocían la excursión que tocaba hoy, hemos optado por el valle de Molières.

Después de aparcar en la boca Sur del viejo túnel de Vielha, nos hemos hecho la foto para el recuerdo.
No podemos dejar de comentar la chulada de botas nuevas que llevaban Anna  y Jaume.
Después de colocarnos abundante crema protectora para el sol -algunos se quemaron ayer-hemos iniciado la marcha, luego, más adelante nos hemos parado para conocer la historia del Túnel, descubrir la flora del Valle de Molières, es como un vergel en medio de la montaña, el salto en forma de cascada que realiza el joven río Nogera Ribagorzana, las montañas de más de tres mil metros que nos rodeaban y, por supuesto, las marmotas(1).
La vuelta la hemos realizado por una antigua pista forestal. A María le dolían los tobillos. Al acabar la excursión, nos despedimos de María y Oscar que me han acompañando durante varios días, así como el verano pasado.

(1)La Marmota alpina (Marmota marmota) es el roedor más grande de Europa y una de las dos especies de marmotas que se encuentran en este continente. Está emparentada con las ardillas, pero su aspecto y costumbres varía enormemente de las de éstas. En los Pirineos (donde fue reintroducida en 1948 y 1960), a partir de los 1700 metros de altitud.
La marmota mide entre 50 y 58 centímetros de largo, a los que hay que añadir entre 13 y 16 centímetros de cola, bastante corta en comparación con otros roedores. El peso máximo registrado es de 8 kilos. La cabeza y cuerpo son gruesos, con patas cortas y orejas pequeñas como adaptación al frío del hábitat en que viven. El pelaje es pardo grisáceo en el dorso, con el vientre amarillento y el extremo de la cola de color negro.
Es de hábitos diurnos y pasa la mayor parte del día buscando comida o sentada en su característica posición. Se relaciona con facilidad con otros animales de su especie, estén emparentados entre sí o no, hasta el punto de formar colonias de centenares de ejemplares que tienen sus madrigueras en la misma zona. Estas madrigueras acogen a varios individuos, y pueden llegar a tener varios metros de profundidad. Así, las marmotas quedan aisladas por completo del frío que se apodera de la superficie durante el invierno, que pasan en estado de hibernación. La temperatura corporal se reduce entonces a entre 4'6 y 7'6 grados, la respiración a dos o tres veces por minuto y las pulsaciones a diez por minuto. Con el fin de acumular reservas para el invierno, las marmotas devoran grandes cantidades de hierbas (raíces incluidas) y desarrollan una gruesa capa de grasa subcutánea durante el otoño.

martes, 6 de julio de 2010

BASSA D’OLES a ROCA SACOSTA

A la hora que nos encontramos habitualmente,en el aparcamiento, hacía sol con algunas nubes pegadas en las laderas de las montañas pero con todos los números para que acabase de despejar. Hoy, como ayer, el grupo reducido. Aparte de María y Oscar, se han apuntado Anna, Jaume senior y padre.
Partimos hacia el pueblo de Gausac y desde aquí tomamos la carretera que asciende hasta la Bassa d'Oles.
Hacemos las fotos de rigor en la Bassa y partimos por el sendero. Llegamos a la "borda dera vila" después de haber pasado por una pequeña laguna. Continuamos marcha conociendo la flora como el Pino Silvestre, en catalán Pi Roig. Es una conífera de forma ancha y extendida, si tiene espacio alrededor aunque en lugares limitados se estrecha bastante. La corteza es gris purpúrea, casi naranja en la parte superior, y se desprende en lascas. Las hojas son agujas aciculares, recias y retorcidas, de 7 mm de l, en parejas, verde azuladas. . El fruto es un cono, una piña.
Llegamos a las dos cabañas con un abrevadero en donde descansamos un rato y comentamos las vistas. Seguimos hasta una parte de camino que nos permite ver unas excelentes vistas sobre algunos pueblos del Terçon de Lairissa (1) y el valle de Barrados.
Después de hacernos fotos con los pueblos de fondo, continuamos por un camino espectacular a media ladera hasta llegar a Roca Sacosta y poder observar la nieve del glaciar de la Maladeta. Desde este punto caminamos monte a través hasta adentrarnos en un bosque de hayas y abetos. Anna va mirando al suelo para no trompicarse pero no lo consigue, sus posaderas llegan al suelo en varias ocasiones. María, durante todo el recorrido, tiene su guerra particular con los insectos voladores. En un claro de bosque Anna, al igual que María ayer, se sientan encima de un tocón (3) sin producirles ninguna sensación de sobeteo.
Seguimos disfrutando de la frescura que nos proporciona el bosque Vemos el trajín que se llevan las hormigas en su gran hormiguero. Salimos del bosque, bebemos agua del caño de un abrevadero que hay junto a una cabaña. Pasamos por una pequeña bassa y en pocos minutos más llegamos a nuestro punto de partida, la Bassa d'Oles.

(1)En el siglo XIII, el Valle de Aràn estaba dividido en tres grandes zonas o demarcaciones, llamadas Terçons: Lairissa, Romincosa y Garós, que correspondían a Bossost, Viella y Garós respectivamente.
Cada Terçon tenia su Consejo de Villa, El Consejo General estaba regido por un síndico y constituido por un Consejero de cada terçon.

Actualmente, el Valle de Aràn está dividido en seis Terçons: Pujòlo, Arties-Garòs, Castièro, Marcatosa, Lairissa e Quate lòcs. Los habitantes de cada Terçon escojen a sus consejeros y todos ellos constituyen el Consejo General del Valle de Aràn.

(3)Tocón (De tueco).
1. m. Parte del tronco de un árbol que queda unida a la raíz cuando lo cortan por el pie.
2. m. muñón (‖ parte de un miembro cortado adherida al cuerpo).

BANHS DE TREDOS a PONT DERA MONTANHETA


La mañana no prometía cuando me he levantado, una niebla cubría hasta media montaña, pero bueno, no me preocupaba, tenía toda la pinta de despejarse como luego así ha sido
Dos participantes han nuevas en el grupito, Gema e Irene. María y Oscar son conocidos de temporadas anteriores. Enseguida se han relacionado y creado un buen ambiente de amistad.
Nos hemos desplazado hasta los Baños de Tredos. Este lugar se encuentra a 1800m de altitud. En este piso, el subalpino, está ocupado por pinares de pino negro (Pinus uncinata),que es el único árbol capaz de soportar los rigores climáticos propios de alturas comprendidas entre los 1.600 y 2.300 metros, donde aproximadamente se enmarca este piso.
El pino negro crece muy despacio y puede llegar a vivir hasta 600 años, es muy resistente, teniendo que soportar temperaturas extremas entre el invierno y el verano.
No es raro ver algunos ejemplares retorcidos y maltrechos en fisuras de rocas y canchales, los bonsais en la naturaleza, que a pesar de su reducido porte pueden tener la misma edad que los que hay desarrollados a su rededor. El sotobosque del piso subalpino está constituido principalmente por rododendros, arándanos, árnica, diversos helechos y alguna orquídea.
El piso montano húmedo está ocupado por hayedos y abetales, que se sitúan entre los 1.000 y 1.800 metros. Normálmente los abetos pueblan las zonas mas altas de este piso, en esta zona se mezclan con el pino negro formando bosques mixtos.
El abeto (Avies alba) es una conífera gigantesca. Los Pirineos son el único lugar del territorio peninsular donde se encuentra el abeto. Le gustan los terrenos húmedos y bien iluminados. Bajo ellos crecen diversos tipos de hongos y setas, la valeriana del Pirineo, orquídeas, fresas, violetas, etc.
María nos ha enselado a distinguir un abeto, diciendo que las ramas salen del tronco dispuestas a emprender el vuelo.Muy bien
La foto que encabeza es árnica.

domingo, 4 de julio de 2010

PARQUE NATURAL MALADETA-POSETS

Bueno, bueno, bueno... ¡que bonita excursión la de ayer!. Os cuento.
El día nos ofrecía un sol brillante desde un cielo limpio de nubes, por la mañana. Como habíamos acordado, a la hora prevista, nos encontramos con Rosa y Jorge, Nuria y Pera, Marina, Diego, Manu, Mª Ángeles, Cristina, Pepe y Begoña. Nos trasladamos hasta el pueblo de Aneto, en la comarca de la Ribagorza (Huesca), a 20 Km. de Vielha. Desde el pueblo una carretera supera los 900 m de desnivel en poco más de 10 Km, hasta que, al final del recorrido, atravesamos un lóbrego túnel de poco más de 1 Km, aparcamos junto a la impresionante y curvilínea presa del Estany de Llauset (2150), aprovechado para la explotación hidroeléctrica. Con el lago a nuestros pies tenemos una impresionante vista de la Tuca de Ballibierna (3056m).
Después de ponernos las botas y cargarnos las mochilas comenzamos a caminar, atravesamos un corto túnel y seguimos un marcado sendero que discurre paralelo al embalse a media ladera, atravesamos varios canchales y torrenteras. Superado un pequeño espolón rocoso el camino va descendiendo hasta un caudaloso arroyo que tenemos que atravesar por los restos del puente que, presumiblemente, una avalancha de nieve debió arrastrar el pasado invierno. Cristina dejó parte de los pantalones en un hierro del arruinado puente sin llegar a mostrar nada. 
En este punto el sendero se inclina hacia arriba sin compasión, en especial a Mª Ángeles. Pepe, con sus 69 años, siempre detrás mío al igual que Pera. A Nuria le falta coger ritmo en la respiración pero no se retrasa. Nos detenemos a mitad de la subida para reagruparnos y hacernos una foto de equipo. Marina, con los colores de los mofletes. parece Heidi. El final de la subida está marcado por un gran hito de piedras. Unas marmotas, cerca de la cabaña de Botornás, vigilan que nos nos salgamos de la ruta. Pasamos de largo la cabaña y tenemos a la vista el estany Botornás y la piramidal Tuca de Ballibierna. El estany desagua en un agujero donde desaparecen las aguas, lo bordeamos por canchales y nos hacemos unas fotos en un nevero. Varios miembros del grupo se dan cuenta que no llevan comida. Continuamos camino, cada vez con más dificultad debido a que hay que atravesar varios neveros de grandes dimensiones. Al pasar al otro lado del riachuelo que viene del estany Cap de Llauset la nieve se hunde bajo nuestros pies por lo que decido que debemos dar la vuelta.
De regreso paramos a comer junto a la cabaña de Botornás y las viandas son repartidas entre los miembros que no las han traído.
Otro día más las amenazadoras nubes que han ido apareciendo a lo largo de la mañana hacen que espabilemos e iniciemos el regreso. Descendemos rápidamente y, poco antes de llegar a la cola del estay de Llauset, la lluvia nos obliga a ponernos las capelinas.
Diego, el benjamín de la excursión, empieza notar el cansancio, de todas formas, sobre todo en las subidas, había que decirle que nos esperara. Hay que felicitarle, el martes cumplió 10 años.

ESTANYS DE BACIVER


Son casi las diez de la mañana y en el punto de encuentro estamos preparados para salir los componentes de los días anteriores más los nuevos compañeros, en total el grupo llega a las veintena de personas. En el grupo está representadas las siguientes provincias: Valencia, Mallorca, Madrid, Barcelona y Álava. El más joven del grupo, Diego, tiene 10 años, el mayor 79.
Nos desplazamos desde Vielha hasta el aparcamiento de Orri, en Beret, y, desde aquí, empezamos la caminata por el sendero que nos conducirá hasta el estany de Baciver. Nos acercamos a ver "eth gúelh deth riu Malo" y seguimos en ligera ascensión hasta llegar a un punto donde observamos los "arcos" y, un poco más adelante, pasamos por la Bassa del riu Malo.
Después de un repecho llegamos al estany de Baciber, lugar que aprovechamos para descansar y comer algo. Mientras lo hacemos hay un abandono por parte de una "miembra y dos miembros" (como diría la ministra) del equipo. Los consejos del veterano del grupo y los ánimos del resto de los componentes seguimos todos juntos en buen equipo.
El camino progresa entre pinos negros, plantas y bonitas flores. Entre las flores que vamos viendo hay una que destaca, es muy abundante, el árnica montana. Observamos y nos observa un rebeco, aquí lo conocemos por "isard".
Llegamos al estany de Rosari, pero nos desviamos hasta alcanzar un alto, prácticamente en el centro del circo, desde donde las vista nos permite ver el Macizo de las Maladetas, con el Aneto (3404), más al fondo, Maupas, Crabiulles y Quayrat, los tres con más de tres mil metros de altitud, y buena parte del Valle, hasta Vielha. Conocemos el nombre de las montañas que cierran el circo, Vaqueira, Tucs de la Llança, Rosari, Marimaya y Saumet.
En este punto nos felicitamos todos por haber llegado y disfrutar, no sólo del paisaje, también de los compañeros.
El cielo se llena de nubes amenazadoras de lluvia, nos caen cuatro gotas y empezamos el descenso. Mientras comemos junto al Estany de Basiber corre la bota que han traído los mallorquines, aprovechamos para platicar y descansar un rato.
Llegamos al parrec de Orri, nos sentamos en las mesas que allí hay, nos despedimos de los mallorquines e intercambiamos direcciones y saludos.