jueves, 1 de julio de 2010

Valle alto del Noguera Ribagorzana

Una vez pasado el Túnel de Vielha entramos en el valle alto del Noguera Ribagorzana, habitualmente conocido por el valle de Barravés. Hoy, como en los dos días anteriores, me han acompañado los mismos componentes,  se han agregado a las excursiones Rosa y Jorge.  Iniciamos el paseo en el aparcamiento de Conangles, seguidamente entramos en el bosque de hayas y abetos del mismo nombre. Vamos siguiendo el curso del río Noguera Ribagorzana. Salimos de los limites del Valle de Arán y entramos en el término de Senet.
Durante el paseo disfrutamos, en los claros del bosque, de las gencianas y gamones.
A los pocos minutos dejamos la pista forestal por la que caminamos para tomar la insinuación de un sendero en ligera ascensión por un valle profundamente encajado, limitado por murallones casi verticales, por el que se despeña el río jugando en cada salto.
Entramos y salimos del cauce del río para ver los saltos que realiza, unas veces en forma de cascada otras por toboganes. Mª Ángeles se "monta a caballo" en un viejo tronco tumbado, ponía cara como si montara en un caballo de verdad y desmandado. En los demás participantes se aprecia cierta exaltación en cada salto de agua. En una de las cascadas nos vamos colocando, casi, casi debajo del agua para hacernos la foto.
Es una de las más bellas excursiones de la zona, por la impresionante armonía de alta montaña, en el que se conjugan bosque, prados y agua.
El nombre del río y valle lo dejo para los conocedores de la zona...
Tengo que comentar que, los siete componentes de la salida de hoy son conocedores de mis actividades por haber acudido en años anteriores. Gracias por repetir.

LACS DE COLOMÉRS






La mañana era fresca cuando me he levantado, el cielo con alguna  nube pegada a la falda de alguna montaña. Un día ideal para ir a los lagos de Colomérs.
Poco antes de las diez de la mañana me encuentro, como habíamos quedado, con los mismos componentes de ayer, o sea, Diego, Marina, Manu, Cristina y Mª Ángeles. Cargamos las mochilas, nos montamos en los coches y nos conducimos al Val de Aiguamòg, entrada que tenemos desde el Valle al Parc Nacional d'Aiguestortes i Estany de Sant Maurici y que Colomérs representa el área aranesa.
La pista asfaltada, de unos 8 Km, nos conduce entre prados con una flora de lo más exuberante gracias a la primavera lluviosa que hemos tenido. Llegamos al aparcamiento que hay en la estación termal de los Banhs de Tredòs, posiblemente la más alta de Europa. Continuamos 4 Km más, ahora por una pista de tierra, el paso es restringido a partir del día 1 de julio.
Iniciamos la marcha remontando un camino que, en poco más de diez minutos, nos lleva hasta un falso collado y al Estanhot dera Lòssa. En este punto y durante el resto de la marcha disfrutamos de flores como los Calderones, la Algodonosa, el Árnica, Cuernecillos, Pensamientos o las flores de color fucsia del Rododendro. Giramos a la izquierda, en el letrero rojo que indica Rufugi de Colomèrs, justo en este punto se nos presenta a la vista la enorme presa que embalsa el agua del Lac Major de Colomèrs, infraestructura para el aprovechamiento hidroeléctrico. Llegados al antiguo refugio -antiguo desde hace algo más de tres años- breve parada para aliviarnos y protegernos del sol con cremas protectoras - alguna se olvida o no se pone la suficiente  y paga las consecuencias -.
Durante un rato seguimos, en ligera ascensión, el GR-11 hasta que tenemos que atravesar las aguas de un riachuelo que viene del Pòrt de Caldes. Poco después llegamos al Estanh Mort con sus aguas calmadas pues no hace ni una brizna de aire. Desde aquí les describo los montes que confieren el Circo de Colomèrs: Pòrt de Caldes, Tuc deth Pòrt, Creu de Colomèrs, Tuc Blanc, Gran Tuc, Pic y Pòrt de Ratera y Tuc de Sendrosa, todos muy cerca de los 3000m.
En el Lac de Garguilhs nos hacemos las fotos en la cascada que lo alimenta de agua.  Para pasar el río nos descalzamos, no hay ninguna piedra que sobresalga y nos permita pasar al otro lado. Nos adentramos en las gélidas aguas profiriendo alaridos prorrumpidos por el dolor del frío.
Después de disfrutar del sol y activada la circulación de nuestros pies continuamos y contemplamos desde un alto los Lacs de Garguilhs.
Llegamos al Lac Pla, en sus aguas se refleja las nubes y, a lo lejos contemplamos el Tuc de Mauberme. Bordeamos el estanh por su orilla hasta llegar a un collado desde donde vemos las aguas turquesas del Lac Redon, hasta donde descendemos. Retomamos el GR-11 en descenso hasta el Lac Redon y Long. En ell desagüe del Long segimos en dirección al refugio y observamos los Lacs de Cloto. Tenemos nuevamente la vista la presa del Lac Major de Colòmers, en fuerte descenso bajamos hasta la Llossa donde cerramos el circuito de nuestro recorrido. Desde aquí al coche y a Vielha.
Hemos visitado un montón de lagos de tamaños y formas diferentes, cada uno con su propia personalidad, a cual más bonito.Una jornada fascinante.

martes, 29 de junio de 2010

PORTILHON Y CABAÑA DE AUBÁS

El pasado invierno, concretamente en el mes de marzo, un viento huracanado arrancó cientos de árboles en el bosque del Portillón. Unos días después pasé por la carretera y pude apreciar, desde el coche, el desastre.
El lunes dejé el coche en la entrada de la pista forestal que va a Còth de Baretga, justo, en la zona donde más daño hizo el viento. Me calcé las botas, me coloqué la mochila a la espalda y comencé a caminar por la pista en dirección a la Cabana de Aubás. La pista discurre entre grandes abetos, la mayoría centenarios, pero, nada más empezar el recorrido veo que una gran parte del bosque ha sido arrasada produciéndome una gran tristeza. He intentado captar en imágenes el desastre y, la verdad, una cámara de fotos no reproduce lo que allí se ve. Llegar al precioso Prat de les Bruishes fue toda una odisea intentando caminar entre los árboles caídos.Pude comprobar que el Prat sigue tan bello como siempre y con mucha agua. 
Retomé, otra vez, la pista forestal y en menos de una hora me encontraba en la cabana d'Aubas. Después de observar un rato a unos caballos, empecé el regreso. Tomé el camino, el PR, y lo deje en cuanto pude por los árboles que cortaban el paso.
Llegué al coche con abatimiento después de lo visto.


Foto junto a la raíz de un árbol caído.

VALLE DE SALENQUES

En el punto de encuentro espero la llegada de los componentes para la excursión; se presentan MªÄngeles, Marina, Manu, Diego y Cristina. Decidimos hacer la excursión al Valle de Salenques, dentro del Parque Natural de Maladeta-Posets.
Atravesamos el túnel y descendemos, siguiendo el cauce del río Noguera Ribagorzana, por el valle de Barrabés hasta el embalse donde desemboca el río Saleques. En el aparcamiento la cáfila inicia la marcha.
El río Salenques desemboca en el río Noguera Ribagorzana y pertenece al pueblo de Aneto, dentro del valle de Barrabés. Desde su desembocadura vamos remontando el río, siguiendo el GR-11, adentrándonos en un bello y espeso bosque de hayas. De vez en cuando, dejamos el sendero para adentrarnos en el cauce del río y disfrutar de los saltos que éste va haciendo entre rocas y troncos. Es impresionante la cantidad de agua que baja, nunca lo había visto así. Vemos restos de antiguas avalanchas, atravesamos canchales y comemos frambuesas.
Diego, atravesando una zona del camino encharcada se mete hasta casi las rodillas.
Llegamos a la confluencia de las aguas procedentes del barranco de Angliós y el Salenques. Dejamos el GR-11, pasamos el puente y tomamos el PR para seguir las aguas que nacen el el glaciar de Salenques, bajo el pico de Margalida (3244m). LLegamos a un punto en el que el agua baja encañonada realizando una serie de saltos a cual más bonito. Una vez hemos disfrutado de los saltos y realizadas las fotos, nos acercamos a un punto desde donde vemos el valle y cimas de Besiberri, todavía con nieve.
Deshacemos camino hasta el puente, donde hay unas mesas, y manducamos. Disfrutamos del ágape y una animada conversación.
Empezamos el descenso aguas abajo, en algún punto por granitos pulidos, siguiendo el PR, disfrutando del bosque de hayas. A la media hora, divisamos el embalse y nuestro coches.
En el aparcamiento nos despedimos y quedamos para mañana.
Desnivel: 230 metros aproximadamente

domingo, 27 de junio de 2010

VAL DE MOLIÈRES, AL OTRO LADO DE LOS PIRINEOS

Es sábado, nos vamos reuniendo los componentes de la excursión. Modesta y Jordi, Angels y Enric, Ángela y Juan y, venidos de Brasil,  Ana Mª y Norberto.
La mañana es esplendida para acercarnos a la Val de Molières, en la boca Sur del Túnel. Un valle que es un vergel en medio de las montañas, además, les he    contado el aislamiento que tenía el valle antes de la construcción del túnel, su historia y lo que represento su apertura haya por los años 50.
A lo largo del camino hemos ido conociendo plantas y flores con sus propiedades, en algunos casos terapéuticas, en otros tóxicas.
Después de disfrutar de la belleza de la cascada con sus rumorosas aguas, de encontrarnos entre enormes hayas que suministraban una sombra envidiable y una apetitosa frescura que constituía un deleite para los sentidos,  continuamos camino superando la cascada por el lateral hasta alcanzar una bonita vista de la parte inferior del valle de Molières. Continuamos camino remontando el curso del río hasta que alcanzamos un canchal (1) en donde nos paramos para intentar ver marmotas (2). Durante un buen rato hemos estado atentos a que asomase alguna, cuando se nos acababa la paciencia por no poder atisbar ninguna han aparecido dos para nuestro deleite.
El regreso lo realizamos por otro camino, lo que nos ha permitido disfrutar de una esplendida vista de toda la Val de Molières, hasta la entrada del viejo túnel en donde nos hacemos una foto de familia.

(1)m. Peñascal o lugar de grandes piedras descubiertas.
(2)f. Nombre común de diversas especies de mamíferos roedores de unos 75 cm de largo incluyendo la cola,de cabeza gruesa y aplastada,orejas pequeñas,pelaje muy espeso,largo,de color pardo rojizo y cola larga de pelo pardo abundante: la marmota pasa los inviernos dormida.