domingo, 22 de agosto de 2010

VAL DE MOLIÈRES. Al otro lado del Pirineo

En el punto de encuentro se encuentran una parte de los participantes de ayer algun@s ya tuvieron suficiente con lo de ayer- y algunos nuevos. Aprovechamos el momento para hacer entrega de Diplomas como Mejores Excursionistas de la semana -los que han realizado más de 5 salidas conmigo-, por las siguientes cualidades: Haber hecho de la naturaleza su reino y refugio. Porque aunque no estén como una cabra, siempre han tirado al monte. Porque ya sabéis, caminante no hay camino, pero es cojonudo caminar, se entrega a Vicenta y Marcos, a Carmen y José, los cuatro recibieron emocionados una ovación de todos los presentes y que duró mucho tiempo. Felicidades a todos y gracias por haber compartido con vosotros y los demás caminantes momentos buenos y divertidos.
Una mañana esplendida para acercarnos al Val de Molières, en la boca Sur del túnel. Un valle que es un jardín en medio de las montañas, además hemos conocido el aislamiento que tenía el valle antes de la construcción del túnel, su historia y lo que representó su apertura allá por los años 50.
A lo largo del camino hemos ido conociendo plantas y flores con sus propiedades, en algunos casos terapéuticas, en otros tóxicas.
Después de disfrutar de la belleza de la cascada y del frescor que nos proporcionaba continuamos camino remontándola por el lateral hasta alcanzar la parte superior. Un poco más arriba, tenemos que atravesar el río por encima de unas piedras, alguna componente decide que la mejor forma es por el agua. Decido ayudar a un padre a pasar a su hijo, piso una piedra resbaladiza y niño y yo nos caemos, de cuerpo entero, en el agua. Aparte del susto que se lleva el niño, todo queda en una húmeda anécdota. Continuamos camino hasta que alcanzamos un canchal en donde nos paramos para intentar ver marmotas. No ha sido posible, hoy, por primera vez en todo el verano, no se han dejado ver.
El regreso lo realizamos por otro camino, que nos permite ver una esplendida vista de todo el Val de Molières, nos hacemos una foto de familia y nos despedimos de los que parten a sus lugares de origen o a otros destinos.

1 comentario:

Vircanwin dijo...

Esta Excursión, es una de las que mas me gusta...
La verdad que en mi caso, las dos veces que la he hecho....
Me reído un rato con mis caídas en el río.
Un saludo