sábado, 10 de octubre de 2009

CAMINANDO POR LA COSTA VASCA


En la primavera del año pasado -2008-, paseando por Vitoria, compre la revista "Euskal Herria" y, entre otros artículos, me llamó la atención el de"Trekking de la Costa Vasca". Explica el recorrido a pie por toda la cornisa cantábrica vasca en cinco entregas, escrito por Ander Izaguirre.
Después de haber hecho el Camino de Santiago desde Saint Jean Pied de Port y la Vía de la Plata desde Sevilla, de realizar ascensiones y recorridos por todo el Pirineo, al leer este nuevo recorrido me pareció interesante poder realizarlo. Tuve que encargar que me compraran los números siguientes de la revista y que me los hicieran llegar al Valle de Arán.
En el mes de octubre llegaba en autobús a Bayonne y me puse a caminar. Desde un principio ya me plantee no hacer todas las etapas seguidas, de un tirón. Ir haciendo tantas etapas como el buen tiempo me dejara, disfrutar del recorrido, de los paisajes costeros, de la gastronomía, etc.
A diferencia del autor del artículo, prefiero utilizar la palabra caminar o excursión a la de "trekking" por considerarla un anglicismo o por definir perfectamente de lo que estamos hablando.
Las etapas del año anterior están en los artículos antiguos, las últimas etapas que realicé la semana pasada paso a explicároslas en los artículos que siguen a éste.

CAMINANDO POR LA COSTA VASCA. Deba – Lekeitio

ETAPA 7.

El día amanece muy cubierto, algún pequeño claro, incluso en algún un momento que han caído cuatro gotas dispersas, destacable el fuerte viento caliente de Sur. Después de desayunar un bocadillo de pimientos con beicon y un café, ¡toma ya!, empiezo a caminar atravesando el puente en la desembocadura del río Deba en la población con el mismo nombre.

El camino va por una pista de hormigón, siguiendo las marcas del GR y del Camino de Santiago. En una hora llego en Motriku, donde me llama la atención un edificio muy alto y estrecho, el resto del pueblo está en la ladera de la montaña bajando hasta la bahía donde se encuentra el puerto. Aprovecho para descansar, hacer unas fotos y acortar el pantalón, ha despejado y empieza a hacer calor. Durante el recorrido he tenido mucho viento, ahora a amainado.

Sigo caminando, puerto adelante, me llama la atención una gran piscina separa de del mar por un muro. Desde aquí, otra fuerte rampa, más hormigón y muy separado de la costa. A la hora llego a la bonita playa de Saturraran, tiene forma de arco, en el extremo un pico de pizarra que se adentra en el mar. He llegado a Ondarroa. Sigo el paseo hasta que atravieso la pasarela de hierro y en un bar de la plaza me tomo una “merecida”, junto a la ría, observando el puente diseñado por Calatrava. Un termómetro señala 30ºC, ¡uf!

Para salir de Ondarrua tengo que subir por una calle en cuesta con casas muy bonitas, algunas, en su interior, tienen unas sorprendentes escaleras muy empinadas. El recorrido desde Ondarroa hasta el fin de la etapa, en Lekeitio, se me hace pesado y monótono debido a la cantidad de asfalto y hormigón que piso, además, muy alejado del mar, quizás, lo más atractivo ha sido el paso entre bosques de pino y eucaliptos y, suerte, porque hacia un calor infernal.

La entrada en Lekeitio es muy bonita con la vigorosa iglesia de Santa María que vela por el regreso a salvo de todas las embarcaciones. Se trata de uno de los mejores ejemplos del gótico vasco tardío. Después de observar la magnífica portada entro en su interior y me sorprende el inmenso retablo mayor realizado por un artista flamenco en 1512.

Me acomodo en un céntrico hotelito, me ducho, reposo y… a pensar en la etapa de mañana.

CAMINANDO POR LA COSTA VASCA. Lekeitio – Elantxobe

ETAPA 8.

Las empinadas calles de Lekeitio han sido las que he utilizado para salir de la población hasta que he encontrado la carretera que va a Guernika (más asfalto he pensado, por lo de ayer). A los dos kilómetros, aproximadamente, un cartel me indica el camino a seguir al monte Otoio. Al principio es un camino de cemento con una fuerte rampa, al rato veo un sendero que la intuición me indica seguir. Mientras subo, me giro y las vistas son muy seductoras sobre la ría Lea, la playa de Isuntza y el islote de san Nikolas, todo en Lekeitio. Impresionantes han sido las vistas cuando he llegado a la atalaya Talaia, no he parado de hacer fotos.

Menos mal que la temperatura para caminar era ideal, el cielo cubierto, no soplaba el aire como ayer y casi todo por bosque de encinas, porque el sendero se ha vuelto de una crueldad terrible empinándose para arriba, recto, ni un triste zigzagueo. En la cima me encontrado con un señor de Eibar con el que he compartido conversación y camino durante un rato.

Las vistas cambian en la otra ladera de la montaña, al salir del bosque de pino y de eucalipto, me encuentro un terreno montano con cultivos y los caseríos de Ipaster. Desde aquí “chupo” mucho asfalto hasta poco antes de llegar al pueblo de Ea, un pueblo oculto entre dos colinas que conserva una calma increíble. Sigo la ría hasta su desembocadura y aprovechando que todavía hay bajamar para caminar entre rocas hasta la siguiente cala, Ntxituko lapatza. El recorrido se me ha hecho muy duro y gratificante a la vez por la experiencia de caminar por donde, al cabo de un rato, lo ocupará las aguas del mar.

En la cala Natxituko una fuerte rampa de asfalto me eleva los 250 metros de desnivel que tengo que superar para luego seguir caminando por carreteras varios kilómetros. Llego al cementerio del Antxobe, después de superar 200 metros llego a la atalaya Ogoño. Imaginaros un pirenaico como yo asomado a un balcón que tiene 275 metros de abismo, contemplando el mar en toda su inmensidad, púes la verdad, no se como contarlo, no encuentro las palabras… ¿Os lo imagináis?

He llegado a la minúscula población del Antxobe y lo que más me ha llamado la atención, no han sido las casas que se precipitan por una ladera casi vertical hasta el mar, ha sido un señor, con sus noventa y cinco años, subiendo por la cuesta empinada de la calle y me comenta que “hay que mantenerse en forma”.

Aquí he terminado la dura etapa de hoy, más de 1000metros positivos y siete horas caminando.

CAMINANDO POR LA COSTA VASCA. Elantxobe – Guernika

ETAPA 9.

La salida desde el cementerio de Elantxobe la hago con una ligera lluvia. Después de un pequeño descenso empieza una larga subida. Opto por no ponerme el chubasquero por no mojarme por dentro, por el sudor del esfuerzo de la subida.

Descarto subir hasta la ermita de San Pedro de Atxarre, un mirador colgado a 310 metros sobre la Ría de Urdaibai, por la niebla que me impediría ver las vistas y la llovizna persistente que hace que el terreno arcilloso y las piedras del camino se vuelven muy resbaladizas.

Desciendo hasta Kanala por un camino que va por el interior de un túnel hecho por la vegetación. El sendero, como no lo cuiden, desaparecerá por a cantidad de maleza que hay. Llego a la carretera y me encuentro con una ornitóloga que está observando las aves migratorias que se encuentran en la ría y con la que mantengo una pequeña conversación.

Continúo por el borde de la carretera, tengo la suerte que al pasar a la altura de una marquesina de una parada de autobús dándome protección cuando empieza a caer una fuerte lluvia, parecía que se caía el cielo en forma de agua. Cuando llevo un buen rato, pasa un autobús y decido cogerlo. Me faltaba poco más de una hora para llegar a mi destino, Guernika.

Volveré a retomar el Camino de la Costa Vasca en un futuro no muy lejano.

domingo, 4 de octubre de 2009

PASEOS POR EUSKAL HERRIA - Untxillaitx (936M)


El UNTXILLAITX (936 metros) es una torre caliza defendida por desplomes, canales y pedreras por su cuatro costados que se eleva sobre el barranco de Mañaria. El UNTXILLAITX, se encuentra en la provincia de Bizkaia, en la zona del Duranguesado. Esta zona de montes de roca caliza, desde Leungane hasta el Udalaitz, atravesando Eskubaratz, Mugarra, Untzillaitz, Astxiki, Alluitz, y el Anboto, en la opinión de muchísimos, son los montes mas bonitos de Bizkaia. El UNTXILLAITX, se encuentra en lo alto de las famosas canteras de Atxarte, y aunque no llegue ni a los mil metros, es una de las montañas mas bonitas de Bizkaia.