viernes, 21 de agosto de 2009

VALLE RÍO SALENQUES - Parque Natural

El día amanece con buen tiempo, hay algunas nubes pegadas a las montañas, una de esas nubes se encuentra en el Montcorbison, donde teníamos prevista la excursión, más concretamente a la Bassa d'Oles. Ante la duda de si la nube desaparecería cambiamos el itinerario y nos dirigimos al Valle de Salenques, dentro del Parque Natural de Maladeta-Posets.
Atravesamos el túnel y descendemos, siguiendo el cauce del río Noguera Ribagorzana, por el valle de Barrabés hasta el embalse de Moralets (por éste nombre lo hemos conocido siempre). El grupo esta formado por Elena y Javi, Bea y Jordi, Raquel, Ana y Joan, Alberto y los Diplomados, Paquita y Manolo.
El río Salenques desemboca en el río Noguera Ribagorzana y pertenece al pueblo de Aneto, dentro del valle de Barrabés. Desde su desembocadura vamos remontando el río, siguiendo el GR-11, adentrándonos en un bello bosque de hayas. De vez en cuando, dejamos el sendero para adentrarnos en el cauce del río y disfrutar de los saltos que éste va haciendo entre rocas y troncos. Raquel, la benjamina del grupo, se sube a una gran roca, luego lo hacen Jordi, Alberto y Javi al tener envidia de Raquel. Vemos restos de antiguas avalanchas, atravesamos canchales y comemos algunas frambuesas.
Llegamos a la confluencia de las aguas procedentes del barranco de Angliós y el Salenques. Dejamos el GR-11, pasamos el puente y tomamos el PR para seguir las aguas que nacen el el glaciar de Salenques, bajo el pico de Margalida (3244m). Llegamos a un punto en el que el agua baja encañonada realizando una serie de saltos a cual más bonito. En uno de los saltos, me pongo el bañador y me lanzo al remanso que se crea debajo de la cascada, al rato me siguen Elena, Javi y Alberto. El agua esta helada. Después de este primer chapuzón, nos subimos a otro salto de agua y nos volvemos a tirar. Los demás nos contemplan, por una parte con cierta envidia, por otra con cierto alivio por librarse de las gélidas aguas, de todas formas nos hacen las fotos para inmortalizar tan osado baño. Una vez hemos disfrutado de los saltos del agua y de los nuestros al agua buscamos unas piedras para sentarnos y comer. Jordi y Bea se hacen unos "bocatas" que no tienen que envidiar, para nada, a los que se hacen Elena y Javi. Los "bocatas" son de tamaño XXL.
Deshacemos camino hasta el puente, desde aquí siguiendo el PR, acompañando el río aguas abajo, disfrutando del bosque de hayas. En un claro de bosque vemos el valle y cimas de Besiberri. A la media hora, divisamos el embalse y nuestro coches.
En el aparcamiento nos despedimos de los que parten mañana, el resto quedamos para mañana.

jueves, 20 de agosto de 2009

LUCHON - SUPERBAGNERES - RUTA DE LAS CASCADAS

Hoy el día era fantástico, precioso. Como todos los días, nos vamos reuniendo los participantes en el punto de encuentro con los coches y la simpatía. Paquita y Manolo han recibido el "Diploma de Excursionistas Expertos" y el aplauso y cariño del resto de los participantes, aunque envidia también se reflejaba en la cara de más de un@.
Atravesamos el bello recorrido por el Pto. del Portillon, tanto por la vertiente española como francesa, hasta llegar a Luchon. Hay quien, todavía, está buscando el Portillon.
Después de dejar los coches en un aparcamiento, subimos en el telecabina hasta la estación de esquí de Superbagneres, la más antigua del Pirineo. Nada más llegar arriba, era digno de ver la cara de admiración, por parte de muchos participantes, ante las fascinantes vistas que teníamos. Delante, cimas de más de tres mil metros, entre ellas el macizo de las Maladetas con el Aneto(3404m).
Descendemos hasta Luchon y nos dirigimos a los jardines del Casino donde nos recibe la Diosa de la Fortuna. En la mitología romana, deidad de la suerte, buena o mala, aunque siempre se tendió a asociarla con lo bueno -lo fasto- y la fertilidad; de modo que la adversidad ha pasado a ser casi sinónimo de infortunio o "algo desafortunado". Su alegoría solía ser la rueda de la fortuna, una especie de ruleta que significaba el azar o lo aleatorio de la buena o mala suerte; en cuanto a representación de su aspecto positivo, solía figurársele con la cornucopia.
Han habido quién se han hecho la foto tocándole el culo, el pecho y otras partes con loterías, ciegos, primitivas, etc. La semana anterior también pasaron los décimos de lotería por esas partes sin suerte. Llegamos a los jardines del balneario y les explico las propiedades de sus aguas y la historia de los romanos en Luchon.
Después de un tiempo libre para pasear por la calle principal, nos encontramos en los coches para dirigirnos hasta el Valle de Lys.
El valle de Lys es un sitio magnífico, rodeado de altas montañas, un lugar muy visitado, prueba de ello era la gran cantidad de coches que había. Es un sitio tan bonito que Elena y Javier, de Madrid, repiten después de haberlo conocido el año pasado.
Tomamos el sendero que se adentra dentro del bosque de hayas, la pendiente es pronunciada, el grupo va conjuntado hasta que llegamos a las cascadas del Corazón. A partir de aquí, seguimos en fuerte pendiente, el grupo va perdiendo algunos de sus miembros y "miembras" hasta que llegamos al final de la subida con el resuello de unos, los jadeos de otras y el resoplar general. Raquel, la benjamina del grupo, sufría por miedo a que su bocadillo no llegara por el adelanto que tenía respecto a los porteadores de los mismos, sus padres. Recuperamos a los que se han quedado en el pelotón de cola y paramos a comer, algunos no solo echan mano de los bocadillos, también del iboprufeno, otros de la "spontex" para secarse el sudor. Nadie se puede imaginar los bocadillos que se hacen Elena y Javi, hay que ver las fotos para creérselo, con lo delgados que están, más increíble es saber donde los meten. Después de la comida Inés intenta echar una cabezada.
Reanudamos la marcha por una subida sorpresa que se le atraganta a más de un@. Recuperado el buen camino nos adentramos en el bosque pasando por un puente, un cañón y por varias cascadas. Llegamos hasta el Pozo del Infierno, una cascada de más de 60m de caída, con una magnificencia increíble. Accedemos a su parte superior y, desde el puente de obra, divisamos una bella vista de todo el Valle de Lys.
Atravesamos un riachuelo para ir a fotografiar una cascada que no existía y alguno mete los pies, con zapatillas, en el agua. Seguimos descendiendo hasta las cascadas del Infierno donde acabamos la excursión y nos hacemos la foto de familia.
Quiero agradecer a Paquita, su superación diaria y su talante.

miércoles, 19 de agosto de 2009

VILAMÓS - CASA JOANCHIQUET Y MINAS VICTÒRIA

Como cada día, nos reunimos para la salida en el punto de encuentro, el día promete ser caluroso y conocemos a los nuevos participantes. El grupo es numeroso, aunque no tanto como ayer.
Cuando las campanas del la iglesia dan la señal horaria de las 10h nos montamos en los coches y tomamos dirección a Vilamós. La carretera que accede a Vilamós es sinuosa, ganando altura hasta llegar a los 1255m. A medida que ascendemos se nos presentan panorámicas sorprendentes de las altas cumbres del macizo de la Maladeta con el Aneto (3404m). Nos hemos parado en el mirador para descubrir esas vistas y la del valle de la Artiga de Lin. Algunos de los participantes ya lo han visitado, otros no, en cualquier caso les he explicado el fenómeno geológico de los Guelhs deth Jòeu, su procedencia y como se descubrió, la ruta por la Artiga y por el Bosque del Baricauba.
Proseguimos hasta Vilamós, aparcamos y nos dirigimos hasta la Iglesia Parroquial dedicada a Santa María, uno de los templos románicos más antiguos del Valle de Aran, aunque las reformas que se hicieron en el siglo XVII alteraron algo su configuración.
En el muro que da a la plaza son visibles tres fragmentos de la época romana.
Nos dirigimos y visitamos a la casa museo Ço de Joanchiquet. En la restauración del Ecomuseo Ço de Joanchiquet, iniciada el año 1995, se ha intentado conservar el mobiliario y la atmósfera que la casa tuvo durante las primeras décadas del siglo XX. Lola y Presentación, con sus más de 70 años, disfrutan mucho pués la casa les recuerda muchas vivencias. A los demás les explico aspectos de la vida aranesa hasta la transformación del Valle por el túnel, las hidroeléctricas y el turismos.
El pueblo de Vilamòs pertenece al Baish Aran situado al pie de la vertiente sur de la montaña de Uishèra de 2337 mts. Cuentan que Vilamòs fue el primer pueblo que se fundó en el Valle de Aran, aunque entonces no tenía el mismo nombre ni se encontraba en el mismo sitio.
Seguimos ruta con el coche, después de pasar Arres de Sus, tomamos la pista, en un principio asfaltada, hasta llegar a la bassa de Arres donde empezamos la caminata que nos lleva hasta las Minas Victòria.
Nos adentramos en el bosque de abetos . Las abetosas son las grandes dominantes del piso montano húmedo del Valle de Aran. La sensación en el interior de un bosque de abetos es de penumbra, de frescor, de silencio. El camino lo hacemos manteniendo amenas conversaciones, aparte de ir descubriendo la vegetación de nuestro entorno. Los árboles de porte alto y esbelto, crecen uno al lado de otro, formando una barrera para la luz del sol. Este ecosistema es el paraíso del urogallo, del búho pirenaico, del pico negro,...
Llegamos a las minas, después de unas explicaciones sobre la Casa del Capataz, la Sala de Maquinas, la Casa de los Mineros y hacernos fotos en las entradas de las galerías y con las vagonetas, continuamos por un sendero en constante ascensión.
La Val d´Aran ha sido históricamente una zona de extracción de minerales. A comienzos del siglo XX se inicia la explotación del mineral de zinc en la zona de Arres y de Bossòst.
En el año 1912, la Mina Victoria ya estaba en plena explotación, extrayéndose alrededor de ochenta toneladas de mineral bruto por día, y se puso en funcionamiento un lavadero de minerales en Bossòst. En la mina trabajaban entre 100 y 150 personas, repartidas entre el interior y el exterior de las galerías.
Al estallar la Guerra Civil (1936-1939), se suspendieron los trabajos. En 1949 se reinició la explotación, prologándose hasta 1953, cuando la bajada del precio del zinc y la falta de mano de obra provocaron el cierre definitivo de las minas.
En la ascensión se ve mucho sufrimiento en caras de algunos miembros y no precisamente por haber trabajado en la mina. Llegamos a la salida del bosque desde donde divisamos los coches, lo que supone una gran alegría a los sufridos miembros de la excursión,
Varios de los participantes que me han acompañado estos días parten mañana, nos hemos despedido con la ilusión de volver a vernos en próximas excursiones. Buen regreso.

martes, 18 de agosto de 2009

VALL DE BOI - Románico y Parque Nacional

En el punto de encuentro nos encontramos un numeroso grupo de participantes para ir a visitar el Parque Nacional de Aiguestortes, los participantes eran andaluces, levantinos, madrileños, navarros, gallegos y catalanes. Hoy ha habido acto de entrega de diplomas de "Excursionista Experto del Valle de Arán" , se les ha otorgado a la princesa del grupo, Claudia, a la reina de las excursiones, Sofía y a los padres de las criaturas, Antonia y José M.
La caravana de más de 15 coches atraviesa el Túnel de Vielha dirigiéndonos hasta el Valle de Boí. En el aparcamiento de La Farga nos recogen los taxis evitándonos, en primer lugar, la dificultad de aparcar en el pueblo de Boí, en segundo lugar, las colas para coger los taxis, en estas fechas, muy largas.
El Parque está situado en el corazón del Pirineo de Lleida, constituye la representación más genuina de la alta montaña. Único por la majestuosidad de sus paisajes y por la riqueza de la flora y fauna que acoge, el parque está sembrado de abetos centenarios y bosques de pino negro, y regado por casi 200 lagos de montaña, donde hallan refugio los rebecos, el urogallo, la marmota y el mítico quebrantahuesos.
Iniciamos el recorrido a pie por la parte del parque que le da el nombre: el Planell d'Aiguestortes. El paseo por la plataforma de madera, adaptada para discapacitados, nos posibilitó ir conociendo aspectos de la geología del Pirineo y, más concretamente, del Parque. Hablamos y comentamos sobre las orogénesis hercinianana y la alpina, de las glaciaciones, la erosión y de todo aquello que contribuyó a modelar las montañas del Pirineo. Comentamos los diferentes tipos de lagos y la sedimentación ejercida en ellos. Descubrimos la flora que habita en los diferentes pisos (subalpino, alpino y nival). En definitiva, íbamos interpretando lo que íbamos viendo en la montaña.
Pocas veces, en las excursiones, se ha concentrado tanta "chica guapa" a la vez, eran: Seila, Raquel, Claudia y Sofía, entre 12 y 16 años. Tengo que resaltar a Lola, de Manresa, Presentación y Bautista, de Pamplona, los tres superan los 70 años cada uno. Nos se han quedado atrás en ningun momento. Por otro lado está Fernando, el más joven, con 10 años.
Los que habían acudido a la excursión del lunes explicaron las enseñanzas aprendidas como a diferenciar entre un pino negro y un abeto, a medir un árbol, etc.
Los más ansiosos de marcha dirigieron sus pasos hacia el Estany Llong, salvándose, entre otras cosas, de mis tediosas explicaciones.
Unos pocos tomaron los taxis para comer en el valle de Boí. Los 27 que quedamos descendimos desde el Planell hasta el estany de Llebreta por un sendero, siguiendo el cauce del río Sant Nicolau, disfrutamos de la comida en un rincón, protegiéndonos del viento, junto a un abeto milenario y al arrullo de una cascada, admiramos la cascada del Sant Esprit y nos maravillamos del "estany" de Llebreta en su orilla. En este punto nos recogieron los taxis para recuperar nuestros coches.
Vimos y admiramos Sant Climent y Santa María de Taull, de los mejores ejemplares del románico español.
Sant Climent fue consagrada el 10 de diciembre de 1123, Santa María dos días después. Por otro lado, la decoración lombarda del exterior sitúa a la iglesia en una modernidad que se había extendido ya por las regiones italianas de Mantua y Verona.
El 30 de noviembre de 2000 la UNESCO declaró al conjunto románico de la Vall de Boí Patrimonio de la Humanidad, si bien desde la organización se manifestó el deseo de que en el futuro las pinturas y mobiliario originales de las diversas iglesias fueran devueltas por el MNAC.

lunes, 17 de agosto de 2009

BANHS DE TREDOS a PONT DERA MONTANHETA

La mañana era muy bonita. El cielo totalmente azul, sin una nube.
El grupo, bastante numeroso, con procedencia de practicamente toda la geografía peninsular (madrileños, valencianos, alicantinos, bilbainos, de toda cataluña y, seguro, me dejo a alguien) y argentinos.
El primer día de la semana sois muchos los debutantes en estas salidas, vais solos pero enseguida os relacionáis y creáis un buen ambiente de amistad. Hoy la reina de las últimas excursiones, Sofía, ha estado a punto de perder su reinado, por la presencia de otras "Barbies de montaña", pero no, seguirá reinando unos días más.
Después de dar las indicaciones en el punto de encuentro, nos hemos desplazado hasta los Banhs de Tredos. En Salardú unos cuantos componentes de la carabana se han despistado y han llegado hasta Baqueira, luego, han vuelto por el buen camino y nos hemos encontrado.
Los Banhs de Tredos se encuentran a 1800m de altitud. En este piso, el subalpino, está ocupado por pinares de pino negro (Pinus uncinata), que es el único árbol capaz de soportar los rigores climáticos propios de alturas comprendidas entre los 1.600 y 2.300 metros, donde aproximadamente se enmarca este piso.
El pino negro crece muy despacio y puede llegar a vivir hasta 600 años, es muy resistente, teniendo que soportar temperaturas extremas entre el invierno y el verano.
El sotobosque del piso subalpino está constituido principalmente por rododendros, arándanos, árnica, diversos helechos y alguna orquídea. De los arandanos muchos han dado buena cuenta. En un claro de bosque hemos aprovechado para felicitar a Juan Manuel por su cumpleaños, le hemos cantado "Cumpleaños feliz", de todas formas eran más felices sus hijas y mujer -Claudia, Sofía y Antonia-.
El piso montano húmedo está ocupado por hayedos y abetales, que se sitúan entre los 1.000 y 1.800 metros. Normálmente los abetos pueblan las zonas mas altas de este piso, en esta zona se mezclan con el pino negro formando bosques mixtos.
En el grupo tenemos a una familia de Alicante, aunque de origen manresano, con el miembro más joven, Fernando de 10 años y Lola de 73 para 74, como dice ella. Quiero comentar que Lola ha ido practicamente toda la excursión delante conmigo y en ningún caso perdía paso.
El abeto (Avies alba) es una conífera gigantesca. Los Pirineos son el único lugar del territorio peninsular donde se encuentra el abeto. Le gustan los terrenos húmedos y bien iluminados. Bajo ellos crecen diversos tipos de hongos y setas, la valeriana del Pirineo, orquídeas, fresas, violetas, etc.
Varias "miembras" de la excursión han sentido la sensación de un tocón...
De vuelta a los coches nos hemos despedido de Verginia, Pilar y Carlos que partían de regreso a su casa.