sábado, 15 de agosto de 2009

VAL DE MOLIÈRES. Al otro lado del Pirineo

Nos hemos ido reuniendo en el punto de encuentro los participantes, hemos saludado a las nuevas personas que hoy se incorporaban a las excursiones, de Barbastro, Madrid y catalanes. Nos introducimos en la más de media docena de coches y hacemos la primera parte de la jornada motorizados hasta la boca Sur del Túnel de Vielha. Aparcamos encima del viejo túnel e iniciamos la marcha. Nada más salir algunos tienen dificultades en descender una fuerte rampa con algo de graba.
Una mañana esplendida para pasear por la Val de Molières, uno de los enclaves del Valle de Arán fuera de sus límites naturales, y ello desde hace muchos siglos, por razones poco conocidas, pero seguramente relacionadas por problemas de pastos y de tránsito ( el puerto de Vielha ha sido hasta hace poco el paso más frecuentado, a pesar de su dificultad, entre Arán y el interior de la Península), y que la leyenda se ha encargado de explicar con su exuberancia imaginativa acostumbrada, además hemos conocido el aislamiento que tenía el valle antes de la construcción del túnel, su historia y lo que represento su apertura allá por los años 50.
Un valle que es un jardín en medio de las montañas. A lo largo del camino hemos ido conociendo plantas y flores con sus propiedades, en algunos casos terapéuticas, en otros tóxicas. Carlinas, Hierba de Ballestros, Genciana amarilla, etc. Claudia, con cierta timidez, ha tocado una Carlina, también tenemos que decir que un poco rácana con las fotos, no quiere gastar la tarjeta de memoria.
Después de disfrutar de la belleza de la cascada que realiza el joven río Noguera Ribagorzana y del frescor que nos proporcionaba, continuamos camino remontándola por el lateral hasta alcanzar la parte superior. Atravesamos el río por encima de una piedras, algun@s haciendo verdaderos equilibrios. Continuamos camino por el corazón del valle, rodeados de cimas que les falta poco o superan los tres mil metros, hasta que alcanzamos un canchal en donde nos paramos para intentar ver marmotas. Tan solo hemos visto una y con dificultad por la presencia de tres perros de un pastor.
Iniciamos el camino de regreso, cuando volvemos ha atravesar el río varias "miembras" del grupo meten el pie en el agua, alguna, los dos, entre ellas "Barbie montañera" -según su hermana menor-, no podemos dejar de comentar la chulada de zapatillas que llevaba. Esto no quita para que resalte su simpatía.
Termina la semana y la estancia en el Valle de varios compañeros de las excursiones. Quiero agradecer a Mª Josep por venir a varias salidas a lo largo de esta semana por lo que ha obtenido "Diploma Excursionista Experta del Valle de Arán". Ha sido la semana que más Diplomas he otorgado, ya sabéis, a los que participan en cinco o más salidas. Felicidades a todos y gracias por haber compartido con vosotros y los demás caminantes momentos buenos y divertidos.
Foto: Tuc e Pòrt de Vielha.

viernes, 14 de agosto de 2009

VALLE RÍO SALENQUES - Parque Natural

En el punto de encuentro había gente nueva en las excursiones venidos desde la rivera Navarra, Vinaros, Sopelana y Barcelona. Su sorpresa ha sido cuando he entregado los Diplomas de "Excursionistas Expertos del Valle de Arán" a 12 miembros del grupo que han acudido, durante esta semana, a más de 5 salidas conmigo.
Hemos cambiado el recorrido previsto para hoy a la Bassa d'Oles por el valle del río Salenques, dentro del Parque Natural Maladeta-Posets, al otro lado del Túnel de Vielha.
Descendemos por la carretera, siguiendo el cauce del río Noguera Ribagorzana, por el valle de Barrabés hasta el embalse de Moralets(por este nombre lo hemos conocido siempre). Aparcamos los coches junto al embalse, en una postal típica de montaña, rodeado de altas cumbres y densos bosques yde agua transparente. Hoy, como en días anteriores, la cáfila de participantes es importante.
En la cola del embalse desemboca el río Salenques que desciende de las cumbres de la Maladeta. Desde su desembocadura vamos remontando el río, siguiendo el GR-11, adentrándonos en un bello bosque de hayas. Imparto una serie de indicaciones de comportamiento, así como de seguridad. De vez en cuando, dejamos el sendero para adentrarnos en el cauce del río y disfrutar de como se precipita el río en múltiples saltos y rápidos que va haciendo entre rocas y troncos, lo que compensa al más exigente amante de la naturaleza. Vemos restos de antiguas avalanchas, atravesamos canchales y pequeños claros de bosque en donde aprovechamos para comer frambuesas. Nos fotografiarnos en una oquedad formada por unas rocas. Judit, de Vinaros, hace unos esfuerzos tremendos para aguantar una gran roca que está en medio del camino, menos mal, gracias a ella la roca... bueno, bueno...
Llegamos a la confluencia de las aguas procedentes del barranco de Angliós y el Salenques. Dejamos el GR-11, pasamos el puente y tomamos el PR para remontar las aguas que nacen en el glaciar de Salenques, bajo el pico de Margalida (3244m). Judit y unas cuantas "miembras" y miembros del grupo deciden sacrificarse a no subir y vigilar las mochilas. Pilar, de Sopelana, "anda que se las pela", envidia de más de un@. Llegamos a un punto en el que el agua baja encañonada realizando una serie de saltos a cual más bonito. Virginia tira de la mano de su padre Carlos. Aurora, Mª Josep disfrutan de lo lindo, no más que Josep o Nuria. Una vez hemos disfrutado de los saltos y realizadas las fotos, nos acercamos a un punto desde donde vemos el valle y cimas de Besiberri. Las chicas de Vinaros "flipan". Mientras Manolo hace fotos, Elisa, su mujer, no para de comer frambuesas.
Deshacemos camino hasta el puente, donde hay unas mesas, y comemos, algunos con los bocadillos ya hechos, otros se hacen unos bocadillos que parecen los instrumentos musicales que tocan en el Tirol. Mientras disfrutamos del ágape, las conversaciones son animadas y divertidas.
Nos ponemos en marcha, seguimos el camino en descenso acompañando las aguas abajo siguiendo el PR. Disfrutamos del camino por el bosque de hayas y alguna que otra cascasda y abeto con crecimiento caprichosos.
A la media hora, divisamos el embalse y nuestro coches. En el aparcamiento comentamos lo bonita que ha sido la excursión y nos despedimos de todos aquellos que se les han acabado las vacaciones y regresan a casa. Durante la semana nos ha acompañado Spielber Alejandro, no ha dejado de filmar todo lo que se presentaba a la vista. Un beso muy especial para Judit, Lidia, Eva y David, los niños que a lo largo de toda la semana me han acompañado, se han portado excelentemente y me han dado mucho cariño. Un abrazo para sus padres. Los siete componentes de Vinaros pertenecen a la Coral Juvenil Sant Sebastiá, de Vinaros, mañana sábado, a las 18h., actuan en Pont de Suert.

jueves, 13 de agosto de 2009

LUCHON - SUPERBAGNERES - RUTA DE LAS CASCADAS


Portugueses, canarios, murcianos, valencianos, madrileños, manchegos y, como no, muchos catalanes. Con un día esplédido y con muchos ánimos nos desplazamos, por la bella carretera del puerto del Portillón, entre grandes abetos y hayas, hasta Luchon.
Nada más llegar nos dirigimos al telecabina, Manolo con cierto temor no sube, Rosa intenta superarlo y se anima a subir. Una vez arriba, en Superbagneres, disfrutamos de las vistas de unas cuantas montañas que superan los 3000m, entre ellas el Aneto, Maladetas, Cabriulles, Maupas, etc., todavía con mucha nieve. Vemos la carretera del Pto. del Portilhon que hace un rato hemos descendido y tambien las montañas del Valle de Arán. Disfrutamos de los parapentistas lanzándose pendiente abajo para abrir el parapente e iniciar el vuelo sobre nuestras cabezas y el valle de la Pique. Realmente un bello espectáculo.
Volvemos a tomar el telecabina para descender a Luchon. Comparto telecabina con Rosa y su marido -portugueses- comentándome las bellezas que se estan encontrando en el Pirineo, concretamente en el Valle de Arán.
Una vez en Luchon nos vamos a los jardines del casino. Nos recibe la diosa de la Fortuna, un desnudo en bronce de una bella mujer. Delante de ésta surge la conversación de que si las tiene..., el hecho es que alguno le toca un pecho, no sabemos si era para ver si estaba frió o firme. Son muchos y muchas que le tocan el pompis con algún tipo de lotería para ver si les trae suerte.
Después de pasear por los jardines, tanto del casino como del balneario, de ver y conocer los árboles, la historia de Luchon, hay un tiempo libre para pasear por la animada avenida llena de comercios y gente. Luchon es una afamada estación termal y de veraneo que tuvo su momento de máximo esplendor a finales del siglo pasado y primer tercio del siglo XX.
A las trece horas nos desplazamos hasta el Vallée du Lys para realizar la ruta de las cascadas. El grupo es muy numeroso y con ganas de disfrutar del entorno y con muy buen humor. David -11 años- siempre va a mi lado hechándome una mano con el grupo.
Nada más empezar tenemos que superar 300m de desnivel por un bosque de hayas, a más de uno se le atragantan y se van acordando de mí, como si yo hubiese puesto la subida, pero bueno, una vez superados, alguien pregunta, a los que llegan más retrasados, si se han encontrado un pulmón negro de fumador. Nos detenemos a comer y recuperar fuerzas. Tengo que resaltar a los cuatro murcianos por su disposición y agudeza humorística.
Iniciamos la marcha hacia arriba, parece ser que todavía hay ganas de subir, pero no... les hago bajar, parece que hay alguna confusión de interpretación. Atravesamos una gran pradera y nos adentramos en un bosque mixto de abetos y hayas tras atravesar un puente sobre una cascada y un pequeño cañón. Dudo que los canarios tengan suficiente capacidad en la tarjeta de la cámara de fotos. Disfrutamos del sendero que nos conduce hasta el "Pozo del Infierno", una cascada que debe tener más de 60 metros de caída en el interior del bosque. La admiramos desde un mirador que hay a media altura, luego subimos a la parte superior para verla caer desde la altura y, a la vez, contemplar la vista sobre el valle de Lys y la pequeña y bonita cascada que hay un poco más arriba. En el puente evito que Mª José se lance desde el puente cogiéndola de los tobillos. Es broma...
El descenso hasta el fondo del valle es muy bonito, pasamos por cascadas más pequeñas y rincones preciosos hasta atravesar un bosque de avellanos hasta el aparcamiento.
Eva y Lidia -8 y 10 años- no han parado de correr y pasárselo fenomenal. No puedo dejar de mencionar a Judit que, con sus cuatro años, se ha portado como una verdadera campeona haciendo toda la excursión sin que la hayan tenido que coger en brazos.

miércoles, 12 de agosto de 2009

VILAMÓS - CASA JOANCHIQUET Y MINAS VICTÒRIA

Como ayer, la mañana soleada, con un cielo totalmente despejado. Nos reunimos para la salida en el punto de encuentro, conocemos a los nuevos participantes -canarios y portugueses- y hacemos comentarios sobre las experiencias del día anterior, las incidencias, anécdotas, bromas etc. Son muchos los niños que me vienen acompañando esta semana; Judit, Lidia, David, Natalia y Eva, tienen entre cuatro y once años.
Salimos puntualmente, en Pònt de Arròs tomamos una revirada carretera ganando altura hasta llegar a los 1255m, poco antes de llegar, hacemos una breve parada en un privilegiado mirador para admirar las vistas, posiblemente las más espectaculares que se pueden ver desde una carretera aranesa, sobre el valle de la Artiga de Lin y el macizo del Aneto.
Algunos de los participantes ya han visitado la Artiga de Lin, otros no, en cualquier caso les he explicado el fenómeno geológico de los Guelhs deth Jòeu, su procedencia y como se descubrió, la ruta por la Artiga y por el Bosque del Baricauba.
Al llegar a Vilamós nos dirigimos y visitamos a la casa museo Ço de Joanchiquet, casa aranesa del siglo XVII. En la restauración del Ecomuseo Ço de Joanchiquet, iniciada el año 1995, se ha intentado conservar el mobiliario y la atmósfera que la casa tuvo durante las primeras décadas del siglo XX. Durante la visita vamos conociendo aspectos de la vida aranesa hasta la transformación del Valle por el túnel, las hidroeléctricas y el turismos.
Seguimos ruta con el coche, después de pasar Arres de Sus, tomamos la pista, en un principio asfaltada, hasta llegar a la bassa de Arres donde empezamos la caminata que nos lleva hasta las Minas Victòria.
Nos adentramos en el bosque de abetos . Las abetosas son las grandes dominantes del piso montano húmedo del Valle de Aran. La sensación en el interior de un bosque de abetos es de penumbra, de frescor, de silencio. Los árboles de porte alto y esbelto, crecen uno al lado de otro, formando una barrera para la luz del sol. Este ecosistema es el paraíso del urogallo, del búho pirenaico, del pico negro... En el recorrido Lidia nos descubre una planta herbácea, la Digitalis purpurea, este significado nos hace referencia a la forma y color de las flores, nos indica que tiene forma de dedo o dedal y que es de color lila.
Llegamos a las minas y, después de unas explicaciones y fotos, continuamos camino pasando por la Galería Sacosta.
La Val d´Aran ha sido históricamente una zona de extracción de minerales. A comienzos del siglo XX se inicia la explotación del mineral de zinc en la zona de Arres y de Bossòst.
En el año 1912, la Mina Victoria ya estaba en plena explotación, extrayéndose alrededor de ochenta toneladas de mineral bruto por día, y se puso en funcionamiento un lavadero de minerales en Bossòst. En la mina trabajaban entre 100 y 150 personas, repartidas entre el interior y el exterior de las galerías.
Al estallar la Guerra Civil (1936-1939), se suspendieron los trabajos. En 1949 se reinició la explotación, prologándose hasta 1953, cuando la bajada del precio del zinc y la falta de mano de obra provocaron el cierre definitivo de las minas.
Continuamos por un camino muy bonito, siempre en constante ascensión, algun@s dejan parte de los pulmones y corazón en la subida, hasta que llegamos a la "bassa" donde tenemos los coches.
Varios de los participantes que me han acompañado estos días parten mañana, nos hemos despedido con la ilusión de volver a vernos en próximas excursiones. Buen regreso.

martes, 11 de agosto de 2009

VALL DE BOI - Románico y Parque Nacional


El día empieza con una mañana veraniega fresca pero soleada y muy agradable en Vielha. En el punto de encuentro vamos apareciendo los particicpantes, hoy son los integrantes murcianos son los que mayor número aportan a la "expedición", son 8, de Yecla, Murcia y Caravaca. Otros componenetes de la excursión son de Madrid, Toledo, Valencia y Catalanes.
Después de una hora de viaje, de Vielha a la Vall de Bo,í nos dirigimos a un aparcamiento en la entrada al Parque. Nos preparamos las mochilas, botas, etc y nos recogen los taxis evitándonos, en primer lugar, la dificultad de encontrar aparcamiento en le pueblo de Boí, en segundo lugar, la cola de más de una hora y cuarto (según me comenta un taxista) hay para tomar los taxis. En el trayecto, algunos, han ido comentando las bonitas vistas que se nos iban descubriendo.
El Parque está situado en el corazón del Pirineo de Lleida, constituye la representación más genuina de la alta montaña. Único por la majestuosidad de sus paisajes y por la riqueza de la flora y fauna que acoge, el parque está sembrado de abetos centenarios y bosques de pino negro, y regado por casi 200 lagos de montaña, donde hallan refugio los rebecos, el urogallo, la marmota y el mítico quebrantahuesos.
Iniciamos el recorrido a pie por la parte del parque que le da el nombre: el Planell d'Aiguestortes. El paseo por la plataforma de madera, adaptada para discapacitados, nos posibilitó ir conociendo aspectos de la geología del Pirineo y, más concretamente, del Parque. Hablamos y comentamos sobre las orogénesis hercinianana y la alpina, de las glaciaciones, la erosión y de todo aquello que contribuyó a modelar las montañas del Pirineo. Comentamos los diferentes tipos de lagos y la sedimentación ejercida en ellos. Descubrimos la flora que habita en los diferentes pisos (subalpino, alpino y nival). En definitiva, íbamos interpretando lo que íbamos viendo en la montaña. Aprendimos a medir la altura de un árbol y más cosas sobre el entorno.
Al acabar el recorrido por el Planell, algunos componentes del grupo dirigen sus pasos hacia el estany Long, a poco más de 1'20h. Dos parejas toman un taxis para disfrutar de la buena mesa de un restaurante en Taull.
El resto, descendemos desde el Planell hasta el estany de Llebreta por un sendero, siguiendo el cauce del río Sant Nicolau, disfrutamos de la comida en un rincón a la sombra de un abeto milenario y al arrullo de una cascada, más adelante admiramos la cascada del Sant Esprit y nos maravillamos del "estany" en su orilla. Nos esperan los taxis para llevarnos de nuevo al aparcamiento donde tenemos los coches.
Nuestro objetivo, ahora, son las iglesias de St. Climent y Sta. María de Taull, dos excelentes ejemplares, pertenecen al Conjunto de Iglesias Románicas de la Vall de Boí, Patrimonio de la Humanidad. Después de visitarlas, unos se quedan tomando un refresco, otros visitando más iglesias, etc.

lunes, 10 de agosto de 2009

BANHS DE TREDOS a PONT DERA MONTANHETA


Después de un fin de semana de lluvias, el día de hoy se ha presentado con un cielo azul y alguna que otra nube, la temperatura ideal para salir al monte. El grupo, bastante numeroso, con procedencia de practicamente toda la geografía peninsular (asturianos, valencianos, murcianos, manchegos, alaveses, madrileños, de toda cataluña y, seguro, me dejo a alguien). Las edades de los componentes de la cáfila de hoy iba desde los cuatro años de Judit hasta los sesenta y tantos de dos señoras.
El primer día de excursión, el lunes, sois muchos los debutantes en estas salidas, vais solos pero enseguida os relacionáis y creáis un buen ambiente de amistad. Muchos sois los que, año tras año, reincidis en las vacaciones del Valle de Arán y, por lo tanto, en mis salidas.
Nos hemos desplazado hasta los Banhs de Tredòs. Depués de explicar ciertas normas de comportamiento y la historia de los Banhs de Tredòs, nos hemos adentrado el el bosque. La parada en la cascada es obligaba para deleitarnos de la caída del agua y, como no, hacer las fotos pertinentes. Continuamos camino arriba, siempre por el bosque, ahora algo alejados del río, entre rododendros hasta llegar a las Aigues Tortes ofreciendonos una vista bonita y, a la vez, idílica de las aguas, el prado y el bosque. Nos quedamos un rato contemplándola y haciendo las fotos.

En breve llegamos a lo alto de una roca convertida en mirador desde donde vemos como las aguas se tuercen dándole el nombre, a esta zona, de Aigues Tortes.

Este lugar se encuentra a 1800m de altitud. En este piso, el subalpino, está ocupado por pinares de pino negro (Pinus uncinata),que es el único árbol capaz de soportar los rigores climáticos propios de alturas comprendidas entre los 1.600 y 2.300 metros, donde aproximadamente se enmarca este piso.
El pino negro crece muy despacio y puede llegar a vivir hasta 600 años, es muy resistente, teniendo que soportar temperaturas extremas entre el invierno y el verano.
No es raro ver algunos ejemplares retorcidos y maltrechos en fisuras de rocas y canchales, los bonsáis en la naturaleza, que a pesar de su reducido porte pueden tener la misma edad que los que hay desarrollados a su rededor. El sotobosque del piso subalpino está constituido principalmente por rododendros, arándanos, árnica, diversos helechos y alguna orquídea.
El piso montano húmedo está ocupado por hayedos y abetales, que se sitúan entre los 1.000 y 1.800 metros. Normálmente los abetos pueblan las zonas mas altas de este piso, en esta zona se mezclan con el pino negro formando bosques mixtos.

Algunas participantes han experimentado y disfrutado de un tocón, en le transcurso de la excursión había muchos. Un tocón es la parte de un árbol talado que sobresale de la tierra y está unido a la raíz.

Seguimos camino sorteando zonas embarradas, unas veces por pasarelas de madera, otras haciendo equilibrios para no mojarnos ni manchar el calzado de barro, hasta llegar al Pònt dera Montanheta y regresar por la pista. Aprovechando la amplitud de la pista, se forman grupitos marchando en animada conversación, conociéndose y haciendo nuevas amistades.

domingo, 9 de agosto de 2009

VAL DE MOLIÈRES. Al otro lado del Pirineo

En el punto de encuentro se encuentran una parte de los participantes,catalanes, almerienses, manchegos, vascos, madrileños, el resto, los vallisoletanos, esperan en la Boca Sur del Túnel. Después de aparcar encima del viejo túnel, entregamos el Diploma como Mejores Excursionistas de la semana -los que han realizado más de 5 salidas conmigo-, por las siguientes cualidades: Haber hecho de la naturaleza su reino y refugio. Porque aunque no estén como una cabra, siempre han tirado al monte. Porque ya sabéis, caminante no hay camino, pero es cojonudo caminar, se entrega al grupo del Centro Yoga Devi, lo recibe su representante, Raquel. Felicidades a todos y gracias por haber compartido con vosotros y los demás caminantes momentos buenos y divertidos.
Una mañana esplendida para acercarnos al Val de Molières, en la boca Sur del túnel. Un valle que es un jardín en medio de las montañas, además hemos conocido el aislamiento que tenía el valle antes de la construcción del túnel, su historia y lo que representó su apertura allá por los años 50.
A lo largo del camino hemos ido conociendo plantas y flores con sus propiedades, en algunos casos terapéuticas, en otros tóxicas.
Después de disfrutar de la belleza de la cascada y del frescor que nos proporcionaba continuamos camino remontándola por el lateral hasta alcanzar la parte superior. Continuamos camino, atravesamos el río hasta que alcanzamos un canchal en donde nos paramos para intentar ver marmotas. Las hemos visto, aunque con dificultad por la presencia de algunas personas que iban gritando y, por lo tanto, asustándolas.
El regreso lo realizamos por otro camino, que nos permite ver una esplendida vista de todo el Val de Molières, nos hacemos una foto de familia y nos despedimos de los que parten a sus lugares de origen o a otros destinos.

Hace unos cuantos años vino conmigo una joven pareja a varias de las excursiones, Nuria y Josep, de Tona. En una de las salidas comparten conmigo la dicha de su embarazo. Volvieron dos años después con un bebe, David, las excursiones las hacía en una silla-mochila. Unos años después lo hicieron con Lidia. Más tarde con la tercera, Judit. Ahora tienen 11, 8 y 4 años respectivamente. Me consta que no son las unicas parejas, como Mari y "Ave", que a lo largo de estos años han incrementado su familia y ahora compartimos todos la misma actividad.