viernes, 7 de agosto de 2009

VALLE RÍO SALENQUES - Parque Natural


La mañana es totalmente gris después de la tormenta acaecida por la noche. Las nubes están a partir de los 1200m/alt., los participantes que se congregan en el punto de encuentro tienen sus dudas sobre si salimos o no. Les digo que no hay ningún problema, lo único que hacemos es cambiar la salida prevista a la Bassa d’Oles por un recorrido por el valle del río Salenques, dentro del Parque Natural Maladeta-Posets, al otro lado del Túnel de Vielha. Ayer una participante me dijo que ella con sol no quería caminar, pues bien, hoy que no hacía sol tampoco se presenta, ¿en que quedamos?
Nada más atravesar el túnel nos encontramos con un sol reluciente, sin nubes, alegrando la cara a los participantes. Descendemos por la carretera, siguiendo el cauce del río Noguera Ribagorzana, por el valle de Barrabés hasta el embalse de Moralets(por éste nombre lo hemos conocido siempre). Aparcamos los coches junto al embalse, en una postal típica de montaña, rodeado de altas cumbres y densos bosques, y de agua transparente. Hoy vamos en familia, la cáfila de estos días se reduce a 14 componentes venidos desde Berga, Palau de Plegamans, Hospitalet, de Madrid, de La Mancha y de Alicante.
En la cola del embalse desemboca el río Salenques que desciende de las cumbres de la Maladeta. Desde su desembocadura vamos remontando el río, siguiendo el GR-11, adentrándonos en un bello bosque de hayas. De vez en cuando, dejamos el sendero para adentrarnos en el cauce del río y disfrutar de como se precipita el río en múltiples saltos y rápidos que va haciendo entre rocas y troncos, lo que compensa al más exigente amante de la naturaleza. Vemos restos de antiguas avalanchas, atravesamos canchales y pequeños claros de bosque en donde aprovechamos para comer frambuesas.
Llegamos a la confluencia de las aguas procedentes del barranco de Angliós y el Salenques. Dejamos el GR-11, pasamos el puente y tomamos el PR para remontar las aguas que nacen en el glaciar de Salenques, bajo el pico de Margalida (3244m), Joan, con sus 67 años, "anda que se las pela", envidia de más de un@. Llegamos a un punto en el que el agua baja encañonada realizando una serie de saltos a cual más bonito. Jaione, Arantxa y Eugenia disfrutan de lo lindo, no más que Josep y Judit. Una vez hemos disfrutado de los saltos y realizadas las fotos, nos acercamos a un punto desde donde vemos el valle y cimas de Besiberri.
Deshacemos camino hasta el puente, donde hay unas mesas, y comemos, algunos con los bocadillos ya hechos, otros se hacen unos bocadillos que parecen los instrumentos musicales que tocan en el Tirol. Mientras disfrutamos del ágape, las conversaciones son animadas y divertidas. Empieza a caer alguna gota de lluvia... Judit nos ofrece el baile de"cantando bajo la lluvia".


Nos ponemos en marcha a la vez que empieza a azuzar la lluvia. Seguimos el descenso aguas abajo y con el agua que viene de arriba, del cielo, siguiendo el PR. La lluvia no impide que disfrutemos del camino por el bosque de hayas. A la media hora, divisamos el embalse y nuestro coches.


En el aparcamiento comentamos lo bonita que ha sido la excursión y el gozo de caminar bajo la lluvia.


Desnivel: 230 metros aproximadamente.

jueves, 6 de agosto de 2009

LUCHON - SUPERBAGNERES - RUTA DE LAS CASCADAS



Con un día claro y sin la calor del día anterior, un grupo numeroso y variopinto con procedencias de Madrid, Vigo, Toledo, Villarreal, de toda Cataluña y, los más numerosos, de Valladolid. Nos dirigimos, atravesando el puerto del Portillón, hacia Luchon.
La carretera del Portillón es muy bonita, a medida que vamos subiendo nos adentramos en el bosque -se nos cruza un corzo-, en su parte baja de árboles caducifolios y en la más alta de unos grandes abetos, hasta que llegamos a su parte superior donde se encuentra la divisoria entre Francia y España. En el descenso abundan las esplendorosas hayas, pequeños prados y bordas. En un punto del descenso, reducimos la velocidad para ver una bella cascada.
Llegamos a Luchon, no sólo los que nos estábamos a la hora en el punto de encuentro, aparecen algunos que llegaron tarde a la salida. Después de aparcar los coches y de ciertos trámites de pago para subir al telecabina, la "espantada" a los servicios es general. Alguna "miedosas" a este tipo de transporte cambia de opinión y se anima a utilizarlo.
Subimos en el telacabina, superando los 1200m de desnivel, a la estación de esquí de Superbagneres (1.800 m), estación más antigua del Pirineo, las primeras instalaciones son de 1.910. La estación de esquí, ofrece un excepcional panorama sobre el Pirineo (en particular de los macizos de Cabrioules, del Maupas, de la Maladeta y del Aneto). También, excepcional vista sobre el valle de Luchon. El descenso en telecabina sobre volando el bosque con toda tranquilidad, nos da la oportunidad de descubrir todo el valle.
Luchon, enclavada en el corazón de los Pirineos, su emplazamiento es muy hermoso, y la convierte en un lugar digno de ser visitado.
Luchon es una afamada estación termal y de veraneo que tuvo su momento de máximo esplendor a finales del siglo pasado y primer tercio del siglo XX. El atractivo de Luchon radica en el ambiente festivo y multicolor que se respira en verano, en sus atractivos alrededores, y en el paseo por sus calles.
Una vez en Luchon nos vamos a los jardines del casino. Nos recibe la diosa de la Fortuna, un desnudo en bronce de una bella mujer. Delante de ésta surge la conversación de que si las tiene..., el hecho es que alguno le toca el culo con un billete de la Primitiva, acto seguido todos los que tienen algún tipo de Lotería se pone a la cola que se ha formado en un momento.
Después de pasear por los jardines, tanto del casino como del balneario,de ver y conocer los árboles, la historia de Luchon, hay un tiempo libre para pasear por la animada avenida llena de comercios y gente. Alguna se pierde, mejor dicho se despista del resto de la gente, llevándose un pequeño susto.
A las trece horas nos desplazamos hasta el Vallée du Lys para realizar la ruta de las cascadas. El grupo se parte y son muchos los que deciden quedarse comiendo y paseando por el valle. Los caminantes cogemos nuestro equipo y nos disponemos a caminar, la media de edad de los participantes en la marcha supera los 50 años.
Nada más empezar tenemos que superar 300m de desnivel por un bosque de hayas, en un principio todo va bien, el bosque es bonito, las "cascadas del Corazón" fotografiadas y filmadas pero poco a poco a alguna se le atragantan, a otra le falta el aire, a la otra que si se marea, que si el abuelo fuma... pero bueno, una vez superados nos detenemos a comer y recuperar fuerzas. Arantxa promete que deja de fumar -al llegar al coche enciende un cigarro-. Terminamos de comer y los más lanzados inician una subida no prevista y les hago volver al buen camino.
Atravesamos una gran pradera y nos adentramos en un bosque mixto de abetos y hayas tras atravesar un puente sobre una cascada y un pequeño cañón. En el recorrido hay un resbalón con la consiguiente caída sin ninguna consecuencia. Disfrutamos del sendero que nos conduce hasta el "Pozo del Infierno", una cascada que debe tener más de 60 metros de caída en el interior del bosque. La admiramos desde un mirador que hay a media altura, luego subimos a la parte superior para verla caer desde la altura y, a la vez, contemplar la vista sobre el valle de Lys y la pequeña y bonita cascada que hay un poco más arriba.Arantxa tiene una pequeña torcedura y empieza a caminar imitando a Chiquitito de la Calzada.
El descenso hasta el fondo del valle es muy bonito, pasamos por cascadas más pequeñas y rincones preciosos hasta atravesar un bosque de avellanos. El descenso desde el puente nos ha llevado una hora. ¿Cuanto hubiésemos tardado en subir por este lado?. A lo mejor, después de varios años tengo que cambiar el sentido del recorrido...
Llegamos al fondo del valle para contemplar las cascadas del Infierno. Tres horas de cansancio y, sobre todo, de placer.

miércoles, 5 de agosto de 2009

VILAMOS, BALCÓN DEL ANETO

El día amaneció soleado y prometía ser caluroso. Estrenamos el nuevo punto de encuentro en el reciente aparcamiento ubicado en el terreno de los antiguos cuarteles militares. Puedo anticipar que, el próximo día 4 de septiembre, este aparcamiento recibirá el nombre de Plaza Compañía Esquiadores Escaladores.
Mientras nos desplazábamos en coche, poco antes de llegar a Vilamòs, hicimos una parada para contemplar la vista, poniendo a prueba el gusto de los más exigentes amantes de la naturaleza, el valle de la Artiga de Lin y el fondo del macizo de la Maladeta presidida por el Aneto(3404m). Comentamos el fenómeno geológico de los Guelhs deth Joeu y continuamos hasta Vilamós.
Aparcamos a la entrada del pueblo y nos dirigimos a admirar la Iglesia Parroquial dedicada a Santa María, uno de los templos románicos más antiguos del Valle de Arán, aunque las reformas que se hicieron en el siglo XVII alteraron algo su configuración.
En el muro que da a la plaza son visibles tres fragmentos, pero el que más destaca es el de mármol blanco, de la época romana, con el busto de tres personas en relieve bajo arcos de de medio punto, que representa un niño flanqueado por dos personas de diferente sexo que parecen representar a sus padres.
Nos dirigimos y visitamos a la casa museo Ço de Joanchiquet. En la restauración del Ecomuseo Ço de Joanchiquet, iniciada el año 1995, se ha intentado conservar el mobiliario y la atmósfera que la casa tuvo durante las primeras décadas del siglo XX.
Durante la excursión vamos conociendo un poco más aspectos de la vida aranesa hasta la transformación del Valle por el túnel, las hidroeléctricas y el turismos.
Desde la población, con un calor intenso, iniciamos la marcha por un camino, en ligera ascensión, que nos iba introduciendo en el bosque de pinos silvestres, ofreciéndonos bonitas vistas del pueblo de Vilamós. En la sombra del bosque respiramos un ambiente más fresco, con lo que el caminar se hacía tolerable. Llegamos a Arres de Sus, en la fuente de la plaza bebimos el agua fresca que manaba, otros obtaron por los refrescos del kiosco de la plaza. Continuamos la marcha en descenso hasta Sant Joan de Arres, iglesia situada entre los dos pueblos, Arres de Sus y de Jus, en una extensa zona de prados y esplendidas vistas. Comentamos aspectos arquitectónicos de las viviendas aranesas y seguimos. En arres de Jus pasamos por una fuente y la plaza y, poco después, dejamos la iglesia de Sant Fabian para salir del pueblo dirección Vilamòs.
Entramos en el frescor de la iglesia de Santa María de Vilamòs para reunirnos.
Hemos hecho un recorrido por pueblos que mantienen intacto todo su encanto.

martes, 4 de agosto de 2009

VALL DE BOI - Románico y Parque Nacional


Gallegos, asturianos, manchegos, leoneses, catalanes y, sobre todo, vallisoletanos. Los últimos vienen acompañados de Raquel, profesora de yoga. Ana, de 10 años, y Arnau de 8, son los benjamines. Hoy el grupo de participantes era muy numeroso para visitar el Parque Nacional de Aiguestortes y las iglesias románicas de Taull.
La caravana de más de 15 coches atraviesa el Túnel de Vielha dirigiéndonos hasta el Valle de Boí. En el aparcamiento de La Farga nos recogen los taxis, evitándonos, en primer lugar, la dificultad de aparcar en el pueblo de Boí, en segundo lugar, las colas para coger los taxis, en estas fechas muy largas
(según me comenta un taxista, más de 45 minutos de cola). Nos repartimos en las seis taxis, unos en Land Rober, otros en Wolsvagen.
Una vez llegamos a la parada de taxis, dentro del Parque, iniciamos el recorrido por el Planell d'Aigüestortes, un antiguo estany de origen glaciar, situado en la confluencia del valle elevado de Morrano con el valle principal, que durante miles de años ha sido rellenado por los sedimentos arrastrados por las aguas de alta montaña. La poca consistencia de este substrato ha permitido que el agua serpentee con facilidad, abriendo y cerrando pequeños meandros, dando el nombre a esta parte del parque - AIGUESTORTES - , entre pastizales y bosques. Hablamos y comentamos sobre las orogénesis hercinianana y la alpina, de las glaciaciones, la erosión y de todo aquello que contribuyó a modelar las montañas del Pirineo. Comentamos los diferentes tipos de lagos y valles. El camino bordea todo el rato unas aguas nítidas para adentrarse en el corazón del bosque, cruzando por puentes y pasarelas de madera los numerosos cursos en que se rompe el río Sant Nicolau. El parque está sembrado de abetos centenarios y bosques de pino negro, y regado por casi 200 lagos de montaña, donde hallan refugio los rebecos, el urogallo, la marmota y el mítico quebrantahuesos.
En este punto, nueve personas del grupo, los más ansiosos de marcha se van hacia el estany Llong, a poco más de una hora de donde nos encontramos, salvándose, entre otras cosas, de mis largas explicaciones. El resto continuamos el recorrido previsto. Nos paramos para hacer fotos en el lugar más fotografiado del Parque. Me coloco con aquellos que me solicitan salir en la foto. Observamos el áconito y continuamos hasta la parada de taxis.
Descendimos desde el Planell hasta el estany de Llebreta por un sendero, siguiendo el cauce del río Sant Nicolau, pasamos junto a un abeto milenario, más adelante admiramos la cascada del Sant Esprit y nos maravillamos del "estany" en su orilla disfrutando de la comida y un poco de relajación.
Después de que los taxis nos dejaran en el aparcamiento, donde teníamos nuestros coches, nos dirijimos a Taull.
El 30 de noviembre de 2000 la UNESCO declaró al conjunto románico de la Vall de Boí Patrimonio de la Humanidad, si bien desde la organización se manifestó el deseo de que en el futuro las pinturas y mobiliario originales de las diversas iglesias fueran devueltas por el MNAC.
Vimos y admiramos Sant Climent y Santa María de Taull, de los mejores ejemplares del románico español, las dos fueron erigidas al mismo tiempo. Sant Climent fue consagrada el 10 de diciembre de 1123, Santa María dos días más tarde.

lunes, 3 de agosto de 2009

AIGUAMÒG - BANHS DE TREDÒS


Hoy todos los participantes eran nuevos. Destacaremos la participación especial Arnau, de 7 años, con sus papis Tresa y Lluis, de Torelló, comarca de Osona. Ander, Mª Carmen y Cristo son de Dima, provincia de Bizkaia.


El recorrido en coche por el Valle de Aiguamox es entre prados llenos de flores. La verdad es que estaban preciosos.
Hemos hablado y comentado la historia de los Banhs de Tredos, de donde parte el sendero. A lo largo del camino, como en semanas anteriores, hemos ido conociendo plantas y flores y, en algunos casos, sus propiedades medicinales.
Hemos visto y departido, principalmente, del Acónito y Árnica Montana (El aceite de árnica (Arnica montana) ha sido utilizado desde hace siglos por los nativos de los Pirineos y otras regiones montañosas, para aliviar el dolor producido por los golpes o las caídas. )



Nos adentramos en el bosque mixto de abetos y pinos negros remontando el río Aiguamòg. La parada en la cascada es obligaba para deleitarnos de la caída del agua y, como no, hacer las fotos pertinentes. Continuamos camino arriba, siempre por el bosque, ahora algo alejados del río, entre rododendros 4 hasta llegar a las Aigues Tortes ofreciendonos una vista bonita y, a la vez, idílica de las aguas, el prado, el bosque. Nos quedamos un rato contemplándola y haciendo las fotos.


Cristo descubre unos rebecos con sus prismáticos. En breve llegamos a lo alto de una roca convertida en mirador, "guardader" en aranés, desde donde vemos como las aguas se tuercen dándole el nombre, a esta zona, de Aigues Tortes.
Seguimos camino sorteando zonas embarradas, unas veces por pasarelas de madera, otras haciendo equilibrios para no mojarnos ni manchar el calzado de barro, hasta llegar al Pònt dera Montanheta y regresar por la pista. Aprovechando la amplitud de la pista, Mª Carmen enciene un Ducados, y se forman grupitos marchando en animada conversación, conociéndose y haciendo nuevas amistades.

domingo, 2 de agosto de 2009

BOSQUE Y CASCADAS DE CONANGLES

Otro día más de buen tiempo, al grupo de ayer se han unido Carolina y Luís, francesa y uruguayo. En el aparcamiento de Conangles hemos iniciado la marcha entrando seguidamente en el bosque de hayas y abetos del mismo nombre. Vamos siguiendo el curso del río Noguera Ribagorzana. Por el camino íbamos en animada conversación. Salimos de los limites del Valle de Arán y entramos en el término de Senet. Durante el recorrido disfrutamos, en los claros del bosque, de las gencianas.
A los pocos minutos dejamos la pista forestal por la que caminamos para tomar un sendero en ligera ascensión por un valle profundamente encajado, limitado por murallones casi verticales, por el que se despeña el río jugando en cada salto.
Son obligadas las paradas para hacer fotos del cauce del río para ver los saltos que realiza, unas veces en forma de cascada otras por toboganes. Christian, el más joven del grupo, se decide a bañar en una poza ante la mirada de todos nosotros, con envidia y admiración. Continuamos caminando hasta llegar bajo otra cascada, en ésta es Silvia la que decide bañarse, no tardo en tomar la decisión de hacerlo yo, luego me sigue Sandra y, con muchas dudas, se lanza Juan. Pepe se queda al cuidado de la ropa, Christian hace fotos y Carolina y Luís toman el sol encima de una roca.
Después de una relajada excursión, regresamos a los coches. Termina la semana y la estancia en el Valle de los compañeros de las excursiones. Quiero agradecer la fidelidad a Sandra y a Pepe, no sólo en venir a varias salidas a lo largo de esta semana, también por ser su segundo año en acudir a la cita veraniega. Ambos han recibido su Diploma, otorgado, ya sabéis, a los que participan en cinco o más salidas.