sábado, 11 de julio de 2009


Una vez pasado el Túnel de Vielha entramos en el valle alto del Noguera Ribagorzana, habitualmente conocido por el valle de Barravés. Iniciamos el paseo en el aparcamiento de Conangles, seguidamente entramos en el bosque de hayas y abetos del mismo nombre. Vamos siguiendo el curso del río Noguera Ribagorzana. Salimos de los limites del Valle de Arán y entramos en el término de Senet.
Durante el paseo disfrutamos, en los claros del bosque, de las gencianas y de los lirios.
A los pocos minutos dejamos la pista forestal por la que caminamos para tomar la insinuación de un sendero en ligera ascensión por un valle profundamente encajado, limitado por murallones casi verticales, por el que se despeña el río jugando en cada salto.
Entramos y salimos del cauce del río para ver los saltos que realiza, unas veces en forma de cascada otras por toboganes. Guille no quiere perder la oportunidad de tomar una ducha debajo de una de las caídas, pero... nada más mete la cabeza. En los demás participantes se aprecia cierta exaltación en cada salto de agua.
Es una de las más bellas excursiones de la zona, por la impresionante armonía de alta montaña, en el que se conjugan bosque, prados y agua.
El nombre del río y valle lo dejo para los conocedores de la zona...
Han recibido diploma por haber asistido a más de cuatro salidas los siguientes excursionistas: Pilar, Guille, Antonio, los jovencitos, Rosa, Marisa, Ana, las guapas, Antonio padre, Jorge (Coronel Tapioca) y Jorge (Coronel Truman). Gracias por vuestra compañía y amistad, breve y bonita, de estos días, .

viernes, 10 de julio de 2009

ESTANYS DE GERBER

El día, a primera hora de la mañana, era soleado. Pero..., a la hora de salir de Vielha, en el punto de encuentro, la mañana se había cerrado e incluso hacía algo de fresco. De todas maneras en el grupo reinaba el optimismo pensando en que la climatología cambiaría para mejor. Nada más llegar a la parte alta del Puerto de la Bonaigua (2072m) nos encontramos con un día radiante y soleado, nos permite ver, por encima de las nubes, el Macizo de las Maladetas con el Anetro (3404m).
Dejamos los coches e iniciamos la marcha. Cruzamos el joven río Bonaigua, enseguida repostamos agua fresca, mejor dicho, helada en la Fuente Matamoixons. Seguimos el sendero sobre el valle viendo como serpentea la carretera antes y después del refugio de la Verge de les Ares.
Con una pequeña subida nos adentramos en el valle elevado de Gerber, un cartel nos anuncia que entramos en la zona periférica del Parque Nacional. El recorrido por el valle es muy adecuado para explicar y observar los fenómenos de los valles de origen glaciar.
Llegamos al pequeño y seductor Estanyot de Greber, un pequeño repecho y nos situamos encima de una roca con una buena panorámica del estanyot, lugar ideal para fotografiarse. Los bilbaínos, Gotxon y Tubal, comentan que el agua del Nervión esta más limpia y cristalina (broma).
Antes de llegar al segundo lago descubrimos una de las flores más bonitas, misteriosa y desconocida tanto en su identificación botánica como en el antiquísimo origen de su simbología, la Flor de Lis o Azucena del Pirineo. Ana la huele y nos comenta que ese olor le recuerda a algo muy familiar... El segundo lago, formado debido a la barrera de la antigua morrenas (lagos de morrena), es un paraje de ensueño.
El Estany de Gerber cautiva a primera vista. Este gran lago circular, un gran ejemplo de lago "de circo", aprovecha la excavación producida en el circo glaciar. La forma de U de los valles constituyen un magnífico ejemplo de la acción erosiva de las glaciaciones del Cuaternario. Este valle es un buen ejemplo de "valle colgado" ( Los valles secundarios desembocan en el principal, al mismo nivel o mediante un escalón de pendiente, como valle colgado, debido generalmente a una mayor exaración glaciar del valle principal ).
Nos hacemos fotos en una roca que parece que va a rodar. Atravesamos el río, en el desagüe del lago, hasta la otra orilla para comer el picnic que nos hemos merecido.
Pilar, la más joven del grupo, va adquiriendo buena destreza a caminar sobre rocas y su hermano mayor, Antonio, buen andarín, la hace enfadar de vez en cuando. Los padres, Marisa y Antonio, me alegran mucho por el interés que se han tomado en aprender sobre flores alpinas.
Jorge (el Coronel Tapioca) y su hijo Guille, cada uno con su cámara fotográfica, no dejan escapar ninguna imagen de las flores y del recorrido.
Rosa y Jorge (Coronel Truman) transmiten a los demás su buena experiencia en caminar por montaña.
Un buen día en compañerismo y buen humor.

jueves, 9 de julio de 2009

ESPECTACULAR VALLE DE LYS

Otra mañana más con nubes grises, pesadas, que rara vez aportan lluvias. Nos encontramos Rosa y Jorge, Ana, Guille y Jorge, Tubal y Gontxon. Nos dirigimos hacia Luchon, en la ascensión del puerto del Portillón nos encontramos con la niebla que desaparece bastante después, al final de la bajada, en la vertiente francesa. Como no vale la pena subir a Superbagneres, nos dirigimos directamente al espectacular Valle de Lys.

Nos colgamos las mochilas a la espalda el sendero que nos adentra en el bosque de hayas. Enseguida llegamos a la altura de la niebla... El bosque se convierte en un escenario, que si das rienda a la imaginación, parece que entras en un cuento donde hay ninfas, brujas o simpáticos duendecillos. Nuestros pies se hunden en una tupida alfombra húmeda de hojas muertas, las primeras cascadas, las llamadas del Corazón, el chapoteo del agua del arroyo, el canto de los pájaros, contribuyen a crear un ambiente sobrecogedor.

Llegamos a la parte más alta del recorrido y cambiando de vertiente, nos adentramos en un bosque mixto de hayas y abetos. Pasamos un pequeño puente de hierro sobre un barranco y una pequeña cascada. Es impresionante la altura que alcanzan los árboles en su dura competencia por encontrar la luz. No tardamos en sorprendernos ante la impresionante cascada del "Pozo del Infierno", nos situamos frente a ella, a mitad de su caída de más de 60m. La miramos de arriba abajo, no la podemos fotografiar entera.

Accedemos a su parte superior para descubrir otro pequeño salto con unas bonitas pozas.

En nuestro descenso hasta el aparcamiento, siempre dentro del bosque, seguimos pasando por diferentes cascadas, de distintos tamaños y caudal, hasta que llegamos a las cascadas del Infierno, final de nuestra excursión.



miércoles, 8 de julio de 2009

VILAMÓS Y MINAS VICTÒRIA

Aunque, como ayer, el día amanece con nubes, se empieza a ver más de un claro con el cielo azul. Si ayer el grupo era numeroso hoy lo superamos, en total nos reunimos 30 participantes, aunque muchos de ellos solo nos acompañaran hasta Vilamós. Me alegro de ver a Carmen que ayer se torcio el tobillo y hoy vuelve a estar con nosotros.
Vilamòs es un pueblo situado a 1255 metros de altitud , en un altiplano de las laderas de las montañas de Ushèra. Subimos su enrevesada carretera y, antes de llegar al pueblo, nos paramos a contemplar la panorámica sobre la Artiga de Lin e imaginarnos, cubierto por las nubes, el macizo de la Maladeta con el pico Aneto. Después de explicarles el fenómeno geológico "dels Guelhs deth Jòeu" continuamos hasta Vilamós.
Vilamós es considerado el pueblo mas antigua del Valle de Aran. Encontramos la iglesia parroquial de Santa Maria, de los siglos XI i XII. En los muros exteriores del campanario podemos admirar una estela romana con tres bustos, probablemente de una familia patriarca, y dos frontales de urnas funerarias. Entramos a vistar la casa-museo de Joanchiqet, documentada desde el siglo XVII, una de las casas mas ricas, no sólo de Vilamòs, sino también de todo el Bajo Arán.
Dos parejas con sus niños muy pequeños nos dejan para continuar por su cuenta. El resto nos dirigimos con los coches hasta la Bassa d' Arres, a más de 1.400m contemplamos unas maravillosas vistas, ideal para los amantes de la fotografía.
Los componentes del grupo dirigimos nuestros pasos por el camino hacia la Mina Victòria. Un camino por bosque, al principio, de pinos silvestres y de magestuosos abetos.
La Val d´Aran ha sido históricamente una zona de extracción de minerales. A comienzos del siglo XX se inicia la explotación del mineral de zinc en la zona de Arres y de Bossòst.
Desde las mina tomamos el sendero que, en constante subida, nos lleva hasta la Bassa de Arres, donde tenemos los coches.
Hoy es día de despedida, mañana regresan a Valencia Diego, Marina, Manu, MªÁngeles, Cristina y Alfredo. Darles las gracias por su compañía y, sobre todo, por su simpatía.

"A mi amada Teresa...". BAUSEN Y EL BOSQUE DE CARLAC

Las nubes son muy grises y se encuentran a poco más de 1200m de altura. El grupo es numeroso, 23 participantes, muchos de ellos niños de 5 a 13 años. El más pequeño Carlos, luego, Pilar, Carmen, Diego y Marina.
Son varias las excursiones que hago a lo largo de la semana para visitar algunos pequeños pueblos del valle. En todos ellos se encuentran rincones encantadores e historias reales del pasado, transmitidas de generación en generación. Una de esas historias es la de los amantes de Bausen. En la parte más elevada de este pueblo, a 945 metros de altitud, un cementerio civil de piedra recuerda una bella historia de amor. "A mi amada Teresa, quien falleció en 10 de mayo de 1916 a la edad de 33 años", reza la única lápida del camposanto. Allí reposan los restos de una mujer enamorada de su primo que no obtuvo la dispensa eclesiástica de Roma para casarse porque no pudieron pagar la elevada suma de dinero exigida. Como el amor era más fuerte que los convencionalismos, la pareja decidió hacer vida en común, pero al poco tiempo la mujer enfermó y falleció. El cura del pueblo se negó a darle sepultura en el cementerio parroquial. Los vecinos, enojados, le construyeron en 24 horas otro para ella sola. Este pequeño camposanto s encuentra en un enclave con bonitas vistas del Bajo Arán.
Después de esta visita iniciamos la marcha por el sendero que va elevado sobre el Garona antes de que entre en Francia. Tenemos a la vista el pueblo de Canejan, el valle de Torán y el pueblo francés de Melles. Enseguida los perdemos de vistas al adentramos en el bosque, caminamos por un "túnel" de avellanos. Poco después son las hayas las protagonistas. Hayas que han tenido un crecimiento muy lento y que crean un bosque bonito y, a la vez, con un halo misterioso.
Atravesamos por dos veces el río Carlac, que le da el nombre al bosque. El sendero se suaviza hasta que salimos del bosque. Las nubes nos impiden ver el paisaje.
En el descenso, de vuelta a Bausen, la pequeña Carmen se tuerce el tobillo. Con valentía, y algo de orgullo, no deja que la llevemos a "caballito" y termina el recorrido.

lunes, 6 de julio de 2009

BOSSOST - Iglesia, Cueva y Castillo



Aunque las nubes eran muy abundantes no amenazaban lluvia. El benjamín del grupo, Carlos, no superaba los cinco años, su hermana Carmen, con diez y los "papis" de ambos, Consuelo y Rufino. La pareja Dolores y Fidel. Los diplomados, Diego, Marina, Manu, MªÁngeles y Cristina. Todos participantes en la excursión por el Itinerario de Soala-Casteras.
Iniciamos el itinerario en Bossost, situada a ambos margenes del río Garona se trata de un bello enclave, repleto de turistas franceses a todas horas, cuya guinda es la iglesia románica de Era Purificación. Después de conocer sus características remontamos las empinadas calles hasta salir del pueblo. Una breve parada en una de las seis capillas de la población, la de Sant Crisòstom. La capilla de Sant Joan Crisòstom, situada en el Cap dera Vila, por desgracia ha sido protagonista de dos aludes ocurridos en Bossòst (uno a principios de siglo y el otro en 1981), que la desplazaron de su ubicación al llegar la nieve hasta las primeras casas del pueblo. Pocos metros más arriba, nos adentramos por el sendero que nos alzará hasta Era Còva y con un pequeño esfuerzo más llegamos a el castillo, desde donde disfrutamos de unas bonitas vistas de el terçon de Cuate Lòcs.
Descendemos por por un sendero con helechos que nos llegan a cubrir y nos lleva hasta la entrada a Bossost por otra de las seis capillas, la de Sant Roc.
Quiero resaltar a MªÁngeles que con su dolor lumbar ha aguantado como una campeona y no quiero dejarme a Carlos (5 años) que ha caminado como el mejor.