sábado, 4 de julio de 2009

VAL DE MOLIÈRES La otro lado del Pirineo


Después de aparcar encima de la boca Sur del viejo túnel de Vielha, en el Hospital de Vielha, hemos saludado a los nuevos componentes que hoy se incorporaban a las excursiones, Pili, Marisa y Antonio's (padre e hijo), Susi y José. Como en días anteriores han acudido Mª Ángeles, Marina y Manu, Sergio y Cristina. Aprovecho para FELICITAR a MARINA que hoy, según su madre, a las 10'20h. cumplía 13 preciosos años.
Hemos conocido la historia del Túnel, descubierto la flora del Valle de Molières, el salto en forma de cascada que realiza el joven río Nogera Ribagorzana, las montañas de más de tres mil metros que nos rodeaban y, por supuesto, las marmotas.
Al acabar la excursión, hemos realizado el acto de entrega de Diplomas a los Mejores Excursionistas de la semana, recaen en los que han realizado más de 4 salidas conmigo. Esta semana han sido para Sergio, Cristina, Marina, Manu y Mª Ángeles, por las siguientes cualidades: Haber hecho de la naturaleza su reino y refugio. Porque aunque no estén como una cabra, siempre han tirado al monte. Porque ya sabéis, caminante no hay camino, pero es cojonudo caminar.Felicidades a todos y gracias por haber compartido con vosotros y los demás caminantes momentos buenos y divertidos.

jueves, 2 de julio de 2009

SUPERBAGNERES-LUCHON Y VALLE DE LYS


Nos encontramos en el punto de encuentro, algunos con puntualidad inglesa, otros con hora canaria... je, je.
La mañana era soleada aunque había alguna que otra nube.
Una vez llegamos a la cima del Pto. del Portillón, nos da tiempo de ver, entre los árboles, el paisaje de Superbagneres y como se lanzan los parapentistas. Descendemos el puerto por la vertiente francesa y llegamos a Luchon.
Aparcamos los coches, algunos dudan en coger una prenda de abrigo... Tomamos la telecabina y vamos disfrutando de las vistas sobre la población, de repente nos metemos en una nube y sin ver nada llegamos a la parte alta de la estación de esquí, después de haber superado 1200m de desnivel. La estación de esquí de Superbagneres (1.800 m), es la estación más antigua del Pirineo, las primeras instalaciones son de 1.910. Famosa estación de esquí, ofrece un excepcional panorama sobre el Pirineo (en particular de los macizos de Cabrioules, del Maupas, de la Maladeta y del Aneto). También, excepcional vista sobre el valle de Luchon, Esto lo explico por que lo conozco, pero los 15 compañeros que me acompañan se lo tienen que imaginar. La niebla es tan densa que no nos podemos separar para no despistarnos los unos de los otros. ¡Algunos dudaban en coger una prenda de abrigo!
Descendemos para visitar Luchon. Según dice Salvador Martinez: Luchon, enclavada en el corazón de los Pirineos, su emplazamiento es muy hermoso, y la convierte en un lugar digno de ser visitado.
Luchon es una afamada estación termal y de veraneo que tuvo su momento de máximo esplendor a finales del siglo XIX y primer tercio del siglo XX. El atractivo de Luchon radica en el ambiente festivo y multicolor que se respira en verano, en sus atractivos alrededores, y en el paseo por sus calles.
Un paseo sin prisas por las “allées d´Etigny” es muy recomendable. Con un poco de imaginación, podremos recrear la atmósfera refinada que se respiraba a principios de siglo, cuando Luchon era uno de los centros de moda entre la aristocracia europea.
Nos dirigimos al Vallée de Lys. Nos acercamos hasta las cascadas del Infierno pero no nos podemos aproximar lo suficiente, las avalanchas de nieve del invierno se han llevado el pequeño mirador. Después, tomamos el camino hacia las cascadas del corazón por un sendero entre abetos y hayas. Disfrutamos de la caída del agua desde más de 30m de altura.
Disfrutamos de nuestro picnique junto al río y regresamos hacia el Valle.

miércoles, 1 de julio de 2009

AIGUAMÒG - BANHS DE TREDÒS

Con un buen ambiente de amistad nos hemos reunido en el punto de encuentro Marina, Diego, Manu, Cristina, Lurdes y Antonio, un "enganchón" en la espalda ha sido el responsable de que faltase Mª Ángelus en este grupito de intrépidos caminantes.
Nos hemos desplazado hasta los Baños de Tredos. Diego, el benjamín del grupo, que por lo visto cenó y ha desayunado copiosamente, tenía muchas ganas de hablar. Este lugar se encuentra a 1800m de altitud. En este piso, el subalpino, está ocupado por pinares de pino negro (Pinus uncinata),que es el único árbol capaz de soportar los rigores climáticos propios de alturas comprendidas entre los 1.600 y 2.300 metros, donde aproximadamente se enmarca este piso. Marina prestaba mucha atención a las explicaciones y participaba con preguntas.
El pino negro crece muy despacio y puede llegar a vivir hasta 600 años, es muy resistente, teniendo que soportar temperaturas extremas entre el invierno y el verano.
No es raro ver algunos ejemplares retorcidos y maltrechos en fisuras de rocas y canchales, los bonsáis en la naturaleza, que a pesar de su reducido porte pueden tener la misma edad que los que hay desarrollados a su rededor. El sotobosque del piso subalpino está constituido principalmente por rododendros, arándanos, árnica, diversos helechos y alguna orquídea. Manu permanecía más en segundo plano, escuchando atentamente y haciendo muchas fotos con su cámara "guay".
El piso montano húmedo está ocupado por hayedos y abetales, que se sitúan entre los 1.000 y 1.800 metros.
Generalmente los abetos pueblan las zonas mas altas de este piso, en esta zona se mezclan con el pino negro formando bosques mixtos.
El abeto (Avies alba) es una conífera gigantesca. Los Pirineos son el único lugar del territorio peninsular donde se encuentra el abeto. Le gustan los terrenos húmedos y bien iluminados. Bajo ellos crecen diversos tipos de hongos y setas, la valeriana del Pirineo, orquídeas, fresas, violetas, etc.
A Cristina no se le quedaban los nombre hasta el punto de confundir el acónito por coito, pero luego a resuelto el problema grabando las explicaciones con la vídeo-cámara. Antonio y Lurdes sentían admiración por todo lo que íbamos viendo y sintiendo (Lurdes a experimentado las sensaciones de un tocón).

domingo, 28 de junio de 2009

Val de Molières

Una mañana esplendida para acercarnos al Val de Molières. Un valle fuera de los límites geográficos del Valle, en el otro lado del Túnel de Vielha, en la boca Sur. De todas formas, éste valle pertenece al término municipal de Vielha, por lo tanto al Valle de Aran.

A la excursión han venido Cosol e Isabel, de Terrassa, Elena y Luís, de Zaragoza, luego, un poco más tarde se han incorporado Lola, Jerónimo y Manuel, de Málaga. Hemos disfrutado de un agradable paseo descubriendo y conociendo la extensa flora y plantas con sus propiedades, en algunos casos terapéuticas, en otros tóxicas. Un jardín en medio de las montañas.

Hemos llegado al bosque de hayas y en su interior descubrimos la cascada que bajaba con una cantidad de agua que no había visto en muchos años. Después de disfrutar de la belleza de la cascada y del frescor que nos proporcionaba continuamos camino remontándola por el lateral hasta alcanzar la parte superior. Continuamos camino remontando el curso del río hasta que alcanzamos un canchal en donde nos paramos para intentar ver marmotas. Las hemos visto, aunque con dificultad por la presencia de algunas personas que iban gritando y, por lo tanto, asustándolas.

El regreso lo realizamos por otro camino, que nos permite ver una esplendida vista de todo el Val de Molières, hasta la entrada del viejo túnel, en la foto.
La Mala noticia es que la tarjeta de la cámara de fotos no me responde y no se si recuperare las fotos...

Foto del túnel realizada por mi padre, José Porras, hace 50 años.

BASSA D'OLES


Hoy tan solo me acompañan Elena y Luís. El día era, a primera hora, fresco pero bueno, poco a poco nos hemos ido desprendiendo de la ropa a medida que el sol calentaba más y la subida se nos resistía.
Hemos disfrutado de bellas panorámicas de la Tuca, Malh Blach, Pas del Nebot y del fondo el valle.
Seguimos camino superando pequeñas subidas. Vemos como un potrillo con muy pocas horas de vida, acompañado de su madre, se va trastrabillando hasta rodar por la pendiente sin hacerse nada. Es recogido por un joven ganadero que lo pone de pie y reciba las caricias de la madre.
Llegamos a dos cabañas y un buen rebaño de vacas son el fondo fotográfico de Elena. Un poco de agua del abrevadero y unos pocos frutos secos acompañan la conversación. Desde aquí miramos la cima del Montcorbison, una montaña, que no tiene mucha altura, pero unas vistas formidables.
Continuamos por nuestro sendero hasta llegar a "Roca Sacosta" y disfrutar de las vistas, tan bellas como impresionantes, sobre los "Terçons" de Lairissa y Quate Lòcs. Estas vistas se nos van limitanado debido a que la niebla se nos va echando encima, pero no nos impide ver los rododendos en flor y disfrutar de otras muchas flores.
El sendero continúa a media ladera entre prados con fuerte pendiente, a la izquierda tenemos el Tuc dera Entecada (2267m), bueno, lo imaginamos. Penetramos en el bosque de hayas y al salir nos encontramos el barranco de Geles. Llegamos al Santet de Gausac dedicado a Era Mair de Diu de Nheus. Otro buen rebaño de vacas nos nos dedican sus miradas pero ninguna sonrisa, entre ellas no está la de los quesitos.
La marcha por la pista forestan nos incita a mantener una animada conversación hasta que llegamos a un sendero, que en ligera subida, por el bosque de abetos del Baricauba, nos lleva a los prados por encima de la Bassa d'Oles donde acabamos la excursión.