sábado, 10 de octubre de 2009

CAMINANDO POR LA COSTA VASCA. Deba – Lekeitio

ETAPA 7.

El día amanece muy cubierto, algún pequeño claro, incluso en algún un momento que han caído cuatro gotas dispersas, destacable el fuerte viento caliente de Sur. Después de desayunar un bocadillo de pimientos con beicon y un café, ¡toma ya!, empiezo a caminar atravesando el puente en la desembocadura del río Deba en la población con el mismo nombre.

El camino va por una pista de hormigón, siguiendo las marcas del GR y del Camino de Santiago. En una hora llego en Motriku, donde me llama la atención un edificio muy alto y estrecho, el resto del pueblo está en la ladera de la montaña bajando hasta la bahía donde se encuentra el puerto. Aprovecho para descansar, hacer unas fotos y acortar el pantalón, ha despejado y empieza a hacer calor. Durante el recorrido he tenido mucho viento, ahora a amainado.

Sigo caminando, puerto adelante, me llama la atención una gran piscina separa de del mar por un muro. Desde aquí, otra fuerte rampa, más hormigón y muy separado de la costa. A la hora llego a la bonita playa de Saturraran, tiene forma de arco, en el extremo un pico de pizarra que se adentra en el mar. He llegado a Ondarroa. Sigo el paseo hasta que atravieso la pasarela de hierro y en un bar de la plaza me tomo una “merecida”, junto a la ría, observando el puente diseñado por Calatrava. Un termómetro señala 30ºC, ¡uf!

Para salir de Ondarrua tengo que subir por una calle en cuesta con casas muy bonitas, algunas, en su interior, tienen unas sorprendentes escaleras muy empinadas. El recorrido desde Ondarroa hasta el fin de la etapa, en Lekeitio, se me hace pesado y monótono debido a la cantidad de asfalto y hormigón que piso, además, muy alejado del mar, quizás, lo más atractivo ha sido el paso entre bosques de pino y eucaliptos y, suerte, porque hacia un calor infernal.

La entrada en Lekeitio es muy bonita con la vigorosa iglesia de Santa María que vela por el regreso a salvo de todas las embarcaciones. Se trata de uno de los mejores ejemplos del gótico vasco tardío. Después de observar la magnífica portada entro en su interior y me sorprende el inmenso retablo mayor realizado por un artista flamenco en 1512.

Me acomodo en un céntrico hotelito, me ducho, reposo y… a pensar en la etapa de mañana.

No hay comentarios: