martes, 8 de septiembre de 2009

UNA VUELTA POR EL PARQUE NATURAL POSETS-MALADETA

Foto: Estany Botornás y la pirámide de la Tuca de Ballibierna (3056m).
Bueno, bueno, bueno... ¡que bonita excursión la de hoy!. Os cuento.
Como ayer, el día nos ofrecía un sol brillante desde un cielo limpio de nubes. Como habíamos acordado, a la hora prevista, me encuentro con María Rosa y Ramón. Nos trasladamos hasta el pueblo de Aneto, en la comarca de la Ribagorza (Huesca), a 20 Km. de Vielha. Desde el pueblo una carretera supera los 900 m de desnivel, en poco más de 10 Km, hasta que, al final del recorrido, atravesamos un lóbrego túnel de poco más de 1 Km, aparcamos junto a la impresionante y curvilínea presa del Estany de Llauset (2150), aprovechado para la explotación hidroeléctrica. Con el lago a nuestros pies tenemos una impresionante vista de la Tuca de Ballibierna (3056m).
Después de ponernos las botas y cargarnos las mochilas comenzamos a caminar, atravesamos un corto túnel, giramos a la izquierda, ascendemos por fuerte rampa en un constante zigzagueo, una vez uperados los 300 metros de desnivel, llegamos a la collada d'Anglios (2432m) desde donde, tras el esfuerzo, las vistas impresionantes nos compensan sobre los estanys d'Anglios, el Tuc de Contesa y el Besiberri Nord.
La senda, pasado el collado, desciende rápidamente por terreno muy descompuesto hasta los estanys. Nos encontramos con un pastor al que dificilmente podemos sacarle unas palabras, una conversación es misión imposible. Giramos dirección Oeste, vemos el rebaño de ovejas que lleva el otro pastor y oímos los ladridos del perro. Dejamos atrás las praderas y seguimos el camino que va junto a la torrentera del desagüe de los estanyets del Cap de Llauset, a los que llegamos en poco tiempo. Los bordeamos caminando entre grandes bloques de piedras que vamos sorteando hasta que llegamos a la cola del último estanyot. Delante nuestro se nos presenta el Collet de Estanyets al que tenemos que ascender por un enorme canchal. El progreso es lento y penoso, de vez en cuando nos volvemos para descansar y hacer fotos. En el collado nos recibe un inmenso rebaño de ovejas, más de mil. Delante nuestro el Cap de LLauset y el estany que recibe su nombre, detrás, la arista Sur del pico Rusell. Las ovejas se van apartando en nuestro descenso hasta el lago. Permanecemos en su orilla esperando una buena iluminación para realizar las fotos. Nos dirigimos hasta la cola del lago, aquí giramos a la izquierda, hacia el Sur, enseguida se nos presenta, en un rincón agreste y solitario, el estany Botornás y la piramidal Tuca de Ballibierna. Vigilando las marmotas, el estany desagua en un agujero donde desaparecen las aguas. Nos encontramos con la cabaña de Botornás y, junto a ella, un gran hito que marca el descenso rápido hasta la cola del estany de Llauset. Atravesamos un caudaloso arroyo por un puente y seguimos un marcado sendero que discurre paralelo al embalse y a media ladera, atravesamos varios canchales y torrenteras. Superado un pequeño espolón rocoso el camino va descendiendo hasta una pista, atravesamos el túnel y llegamos al final del lago represado.
Después de 4 horas, desde que empezamos a caminar, comemos tranquilamente contemplando el lago y el Ballibierna con la ilusión de ascenderlo algún día.

No hay comentarios: