martes, 11 de agosto de 2009

VALL DE BOI - Románico y Parque Nacional


El día empieza con una mañana veraniega fresca pero soleada y muy agradable en Vielha. En el punto de encuentro vamos apareciendo los particicpantes, hoy son los integrantes murcianos son los que mayor número aportan a la "expedición", son 8, de Yecla, Murcia y Caravaca. Otros componenetes de la excursión son de Madrid, Toledo, Valencia y Catalanes.
Después de una hora de viaje, de Vielha a la Vall de Bo,í nos dirigimos a un aparcamiento en la entrada al Parque. Nos preparamos las mochilas, botas, etc y nos recogen los taxis evitándonos, en primer lugar, la dificultad de encontrar aparcamiento en le pueblo de Boí, en segundo lugar, la cola de más de una hora y cuarto (según me comenta un taxista) hay para tomar los taxis. En el trayecto, algunos, han ido comentando las bonitas vistas que se nos iban descubriendo.
El Parque está situado en el corazón del Pirineo de Lleida, constituye la representación más genuina de la alta montaña. Único por la majestuosidad de sus paisajes y por la riqueza de la flora y fauna que acoge, el parque está sembrado de abetos centenarios y bosques de pino negro, y regado por casi 200 lagos de montaña, donde hallan refugio los rebecos, el urogallo, la marmota y el mítico quebrantahuesos.
Iniciamos el recorrido a pie por la parte del parque que le da el nombre: el Planell d'Aiguestortes. El paseo por la plataforma de madera, adaptada para discapacitados, nos posibilitó ir conociendo aspectos de la geología del Pirineo y, más concretamente, del Parque. Hablamos y comentamos sobre las orogénesis hercinianana y la alpina, de las glaciaciones, la erosión y de todo aquello que contribuyó a modelar las montañas del Pirineo. Comentamos los diferentes tipos de lagos y la sedimentación ejercida en ellos. Descubrimos la flora que habita en los diferentes pisos (subalpino, alpino y nival). En definitiva, íbamos interpretando lo que íbamos viendo en la montaña. Aprendimos a medir la altura de un árbol y más cosas sobre el entorno.
Al acabar el recorrido por el Planell, algunos componentes del grupo dirigen sus pasos hacia el estany Long, a poco más de 1'20h. Dos parejas toman un taxis para disfrutar de la buena mesa de un restaurante en Taull.
El resto, descendemos desde el Planell hasta el estany de Llebreta por un sendero, siguiendo el cauce del río Sant Nicolau, disfrutamos de la comida en un rincón a la sombra de un abeto milenario y al arrullo de una cascada, más adelante admiramos la cascada del Sant Esprit y nos maravillamos del "estany" en su orilla. Nos esperan los taxis para llevarnos de nuevo al aparcamiento donde tenemos los coches.
Nuestro objetivo, ahora, son las iglesias de St. Climent y Sta. María de Taull, dos excelentes ejemplares, pertenecen al Conjunto de Iglesias Románicas de la Vall de Boí, Patrimonio de la Humanidad. Después de visitarlas, unos se quedan tomando un refresco, otros visitando más iglesias, etc.

No hay comentarios: