jueves, 9 de octubre de 2008

CORNISA VASCA


La climatología y mi tiempo libre han coincidido para dejar, por el momento, este emocionante recorrido por la CORNISA o COSTA VASCA.
La Costa Vasca (Euskal Kostaldea, en euskera o Côte Basque en francés), desde la desembocadura del río Adur (Chiberta), donde empecé, hasta la punta Covarón (Musques), donde pienso finalizar.
He recorrido prácticamente la mitad de los 225 kilómetros del Golfo de Bizkaia.
Continuaré...

martes, 7 de octubre de 2008

CAMINANDO POR LA COSTA VASCA


BAYONNE - LA BARRE a SANT JEAN DE LUZ
15'30 - Sol - Brisa Marina
Me encuentro recorriendo el litoral de la Costa Vasca. He salido de Bayonne y mi intención es llegar a Cantabria.
Llevo dos días de marcha y la verdad que es duro. No paro de subir y bajar, de entrar y salir, es muy duro mentalmente, igual estas viendo tu objetivo y te queda mucho para llegar por los motivos anteriormente citados.
Una parte de la jornada de ayer me la podía haber ahorrado al transcurrir por un paseo marítimo.
Salí de la denomina "La Barra", en la desembocadura del río Adour, la playa se extiende más de cuatro Kilómetros cambiando de nombre. Los anduve por el paseo marítimo viendo, por un lado, como se doraban los cuerpos al sol, por el otro como practicaban el golf.
Al final, delante de mi los acantilados del cabo San Martín. Subo hasta la población y bajo a la playa Miramar, en la fachada de Biarritz, lleno de gente, es domingo y hace muy buen tiempo.
Descubro el pequeño puerto pesquero, subo hasta la Atalaya de los Balleneros y Roca de la Virgen. Desde este punto tengo que pasar por largas playas, subir y bajar acantilados, en ocasiones más de 160 m de desnivel.
Me llama la atención el golf que hay junto al castillo de Ibarritz, los hoyos van por encima del acantilado, me cuelo y voy haciendo el recorrido sin dar un golpe. Es la primera vez en mi vida que piso un grin (¿se escribe así?).
Llego a la playa denomina Pavillon Royal. Camino por la arena, bajo los acantilados, contrastando con los cuerpos desnudos de los bañistas. En Bidarte tengo el placer de disfrutar de una bella puesta de Sol.
En Getaria se me hace de noche y opto llegar por carretera hasta St. Jean de Luz. Es domingo y a esas horas no hay autobuses. Llego a las 10 de la noche totalmente roto.
Mañana más...


SANT JEAN DE LUZ - FUENTERRABIA / DONIBANELOBIZUNE - HONDARRIBIA
12'30 - SOL
La bahía de Sany Jean de L. parece como como si estuviera trazada por bitácora. La bahía parte de ésta población pasando por Ziburu y la cierra Sokoa.
S.Jean de L. abierta al mar, su riqueza es la actividad de su puerto, el producto de su pesca y sus corsarios.
Su prosperidad llegó en el siglo XVII fue su "siglo de oro". Es la segunda mayor ciudad de Labourd, después de Bayona, y su población es de12.000 habitantes.
Salgo de S. Jean cruzando el puente para entrar en Ziburu. Camino por la orilla del río Urdazuri hasta Sokoa en donde hago una pequeña visita al fuerte (s.XVII)sin los barcos balleneros que amarraban junto a el.
Subo hasta el faro de Sokoa y aquí empieza un sendero sensacional. Desde este punto se divisa que disfrutaré mucho. El camino va elevado por cornisas de losas pulidas hasta el mar. Las olas intentan subir por ellas pero no pueden.
Bosques de castaños, pinos, robles y helechos. Caminos muy bonitos hasta que llego a los dominios del Castillo de l'Abbadie, un lugar protegido. Es Antoine d'Abbadie (1810-1897) que adquirió la propiedad de 340 hectáreas entre Hendaya y Saint Jean de Luz, un castillo construido sobre los planes del arquitecto Viollet-le-Duc y su estudiante, Edmond Duthois.
Una pradera va bordeando la punta de Santa Ana. Abruptos acantilados, calas y rocas. Bunkers de la 2ª Guerra Mundial sobre acantilados y las dos rocas más famosas "Las Gemelas". Llego a la cala Erdiko Ura, la bordeo y luego bajo hasta la larga playa de Ondarraitz, en Hendaya. En el puerto tomo la barca que atraviesa la bahía de Txingudi que me lleva a Hondarribia a donde llego a las 18h.
Mañana más...


FUENTERRABÍA - PASAJES / HONDARRIBIA - PASAIA
9'30H. - BRISA
Durante muchos años he hecho en coche el recorrido entre Hondarribia y Pasajes por Jaizkibel, la última montaña de los Pirineos que se hunde en el mar. Siempre me ha parecido maravilloso.
Desde el puerto deportivo subo al Faro de Higer. Desde este punto el sendero es cómodo entre bosque de castaños, y robles. Más adelante salgo a una planicie que me recuerda a Beret, verde y con muchos caballos, la diferencia es que en un lado está el mar. A partir de aquí la ruta sube y baja, pero no una vez... ¡un montón de veces!
Varias veces atravieso arroyos.
Bajo hasta las rocas y el paso por ellas no parece peligroso, si estuvieran mojadas sería otro cantar.
En muchas desembocaduras de estos arroyos hay cabañas de pescadores.
La verdad, no hago más que subir y bajar, no son humanas, ni un zigzagueo ni nada, todo empinado. Hay un paso espectacular por una losa inclinada. Os podría contar más subidas y bajadas pero... para que aburrir.
Llego a unas praderas con vacas y pienso que ya está todo hecho, pero no, me espera una larga cresta bastante aérea para, al final, bajar en picado hasta la bocana de entrada al puerto de Pasaia.
Un autobús hasta Rentería y otro hasta Hondarribi, llego a las 21'15h.
La etapa de hoy ha sido muy salvaje, con senderos tortuosos, solitaria (sólo me he cruzado con tres chicos que iban juntos)y rompe piernas. Pero no todo ha sido malo, paisajes apoteósicos, valles largos y profundos, acantilados impresionantes, barcos de pescadores, veleros y petroleros y la bocana de entrada en Pasaia.
Mañana más...



PASAJES - SAN SEBASTIAN / PASAIA - DONOSTIA
10h - NUBLADO - VIENTO
Ayer, mientras entraba en el puerto, bien resguardado en el interior entre la montañas, sólo podía ver la belleza que la naturaleza había hecho.
Antes de empezar a caminar me doy un paseo por el pueblo, he estado anteriormente, merece la pena siempre que se tenga ocasión, es visita obligada.
En el casco histórico de Pasai Donibane (San Juan) recorreremos una única pero preciosa calle que atraviesa todo el núcleo histórico, con un conjunto de pasadizos bajo las casas, escondidos txokos y demás detalles que nos hechizarán. Esta calle se describe entre la bahía y el monte, y tan solo permite espacio suficiente para una hilera de casas, algunas de ellas de gran valor patrimonial.
Un poco más adelante llegaremos al principal (o único) ensanche de Donibane (San Juan). Hablamos de la Plaza de Santiago, con el mar a un lado, las bonitas y coloridas casas marineras (altas y estrechas) al otro, el antiguo Ayuntamiento en medio... esta plaza es uno de esos lugares donde el simple ejercicio de dejar pasar el tiempo se convierte en una experiencia muy agradable.
Desde Pasai cruzo en una embarcación que comunica los distritos separados por la bahía San Pedro y San Juan. Recorro el paseo marítimo, opuesto al que hice ayer, acompañado por jubilados y personas que hacen la "ruta del colesterol", hasta que llego al final, desde aquí una fuerte subida por escaleras hasta el faro de Senekozulua y continúo hasta el Faro de la Plata, construido sobre una gran lancha.
Bajo por un camino rodeado de helechos (más altos que yo)hasta la ladera del monte Ulia. Encima de una de una gran laja, calculo que más de 75 m de altura sobre el mar, paro a descansar y almorzar. Me llama la atención como las olas rompen sobre la losa y como el agua intenta agarrarse para no caer.
Paso por encima de unos acueductos estrechos, de unos seis metros de largo, escondidos entre la hierva. Poco después entro en un túnel que se me hace estrecho, largo y agobiante. El camino por encima de la cala de Murgita es muy bonito. Vaguadas y arroyos que saltan al mar hasta llegar a la Casa del Emisario.
Un tramo empedrado y tallado me lleva hasta un bonito bosque y pronto salgo a un mirador de la bahía de Kunbako y la punta de Mompas. Salgo a un camino amplio desde donde tengo una bellísima panorámica de San Sebastián.
Bajo al barrio de Gros, bordeo la playa de la Zurriola por su paso. La playa de la Zurriola es, de las tres que tiene "Sanse", la más abierta al mar y con oleaje más fuerte, de forma que se ha convertido en la más frecuentada por los jovenes y los surfistas. Llego a los cubos del Kursaal, el puente de la Zurriola, por el Boulevard hasta el Ayuntamiento y a la Bahía de La Concha.
Mañana más...

Foto: Faro de La Plata sobre la gran lancha


DONOSTI A ZARUTZ / SAN SEBASTIÁN A ZARAUZ
11H. Sol radiante.
El paisaje de Donosti, dominado por la Bahía de La Concha, configuró una ciudad de corte francés y aburguesado, propiciaron el desarrollo de la actividad turística a escala europea.
La ciudad consta de tres playas urbanas: Ondarreta, La Concha y la Zurriola, las dos primeras situadas en la Bahía de La Concha y la tercera al otro lado del río Urumea, por donde pasé el último día y ya describí.
La Concha: es la más famosa playa urbana de España. En la playa se encuentran el balneario de La Perla y la antigua Casa Real de Baños, edificios que, junto con la famosa barandilla, las elegantes farolas, dos grandes relojes de principios de siglo y el Palacio de Miramar, que la cierra por el oeste, configuran una playa elegante y singular.
Ondarreta: situada entre el Palacio de Miramar y el monte Igueldo, es la más pequeña de las tres playas. De aire algo más informal que La Concha, se trata de una playa de corte menos urbano. Hay un paseo que la bordea con jardines.
Accedo al Monte Igueldo por su funicular. Pintoresco, encantador o entrañable son algunos de los piropos que cada día recibe el funicular; sin duda, el mejor modo de acceder al Monte Igueldo mientras compruebas cómo San Sebastián queda a mis pies.
Inicio el camino pasando por una serie de casas que me impiden ver el panorama sobre el mar. Paso por la cala Agiti y empieza un sendero entre helechos y brezos, el mar lo tengo a la vista y no dejo de oir el oleaje rompiendo contra las rocas. El camino me va ofreciendo manzanas, madroños, higos, nueces y moras.
Entro y salgo de bosques de pino, paso arroyos y por una lastra grandiosa con más de 100 m, desde el camino al mar.
Entro en Orio por los acantilados de Maspildi. Sigo la desembocadura del río Oria hasta el casco antiguo. En lo balcones lucen estandartes animando a su trainera. Cruzo el Oria y sigo por un camino muy bonito paralelo a su desembocadura.
Ahora, el camino sube entre viñedos, hasta una colina donde se encuentran unas bodagas de "txakoli".
El sendero me lleva hasta Tailamendi, desde aquí se contempla una maravillosa vista de Zarautz.
Hasta el siglo XVI, los habitantes se dedicaban a la pesca, especialmente la de ballena. Después, con la desaparición de la ballena del Cantábrico, los zarauztarras fueron dedicándose a otras industrias cómo la agricultura, la industria textil o la fabricación de muebles o barcos. La leyenda cuenta que en los astilleros de Zarauz, de los que no queda ni rastro, se construyó la primera nave que dio la vuelta al Mundo, la Nao Victoria, comandada por Juan Sebastián Elcano, nacido en la localidad de Guetaria a 3 km de Zarauz, en su vuelta al Mundo.
Según dice Wikipedia, la playa de Zarauz es la más extensa del País Vasco y una de las más largas del Cantábrico; por esta razón es conocida con el sobrenombre de "La Reina de las Playas". La zona próxima al paseo marítimo destaca por la presencia de
palacetes y viviendas construidas por la alta burguesía durante el siglo XIX, mientras que en el extremo oriental de la playa, rodeando un campo de golf, se encuentra el biotopo protegido de Iñurritza, destacando la conjunción de dunas, marismas y acantilados haciendo que se reúnan en este lugar especies florísticas y faunísticas con requerimientos diversos y las únicas dunas de arena conservadas del País Vasco.
Mañana más...

Foto: Playa de Zarautz.
Foto: Amanecer en Fuenterrabía


ZARAUZ - DEBA / ZARAUTZ - DEVA
8'45 - CLAROS Y NUBES - VIENTO SUR
Nada más pasar la iglesia de Santa María la Real tomo el paseo marítimo que va a Guetaria. Hago las últimas fotos de Zarauz con el sol intentando dejarse ver entre las nubes. Durante el recorrido me adelantan personas que corren, incluso una madre con el cochecito y el bebé, jubilados que andan muy deprisa, debe ser por lo del colesterol.
Llego a Guetaria, un pintoresco pueblo costero, conocido principalmente por ser la localidad natal del marino Juan Sebastián Elcano (primer navegante en dar la vuelta al mundo). Son famosos sus restaurantes, en algunos he dado buena cuenta en varias ocasiones, preparan pescado a la parrilla.
Salgo de la población entre viñedos y bodegas de "txacoli", teniendo denominación de origen de Guetaria.
Llego al barrio getariarra de Askizu y bajo hasta el pueblo de Zumaia. El pintor Ignacio Zuloaga eligió esta localidad como su residencia veraniega. Paso por delante de su antigua casa (Santiago Etxea), situada junto a la playa de Santiago, se ha convertido actualmente en un museo dedicado a su obra.
Cruzo los ríos Urola y Narrondo y subo hasta la ermita de San Telmo, suspendida sobre el mar.
Delante tengo los espectaculares acantilados de Algorri que esconden un singular tesoro natural: el flisch (millones de años de historia geológica escritos en sucesivos estratos rocosos que, a causa de la acción continua del mar, han quedado al descubierto).
Empieza a llover. El camino se dirige hacia el interior por terrenos de pastos, pequeños bosques y pinares de repoblación (están alineados con tira líneas). Llego a la zona de recreo de Elorriaga desde aquí el sendero me lleva a la cala de Sakoneta. Un paraje asombroso con los acantilados, como sucede en Sakoneta, los estratos originalmente horizontales, se muestran en posición vertical. Sigue lloviendo.
Subo hasta una colina para, claro está, volver a bajar vertiginosamente hasta la escondida depuradora de Deva y, volver a subir, hasta la Ermita de Santa Catalina y bajar, otra vez, hasta Deva.
Por una gran alameda llego a la estación de tren completamente empapado.
Mañana más..