miércoles, 17 de septiembre de 2008

SIGO CAMINANDO


La temporada de verano ha terminado, empieza mi temporada de montaña y senderismo.
El martes, con un tiempo excelente, me cargue la mochila a los hombros y me fui ha hacer un recorrido que hace tiempo tenía pensado.
Llegué con el coche hasta la Cabana de Sallent, punto de partida a pie, seguí el camino que conduce a los lagos de Truetes y Pincela. Un pescador lanzaba su anzuelo al agua y nos dimos un poco de conversación, hice fotos del lago des Truetes con el fondo del Tuc De Maubèrbe y continue mi marcha. Tomé dirección O, en pronunciada subida, hasta el Tuc Nere (2511 m). Antes de hacer cima tuve la suerte de poder ver posado a un quebrantahuesos a escasos 30 m y durante unos segundos, el tiempo que tardó en percatarse de mi presencia y emprender el vuelo. También pise las primeras nieves nuevas ¡Estamos en verano!(ver las fotos).
En la cima estuve observando la belleza que me ofrecía el Pirineo. Mirando hacia el Sur veía desde el Pic Midí de Bigorre hasta el Tuc de Saburedo, hacia el Norte se me presentaban el Tuc de Barlonguera hasta la Serra de Vacanera.
Descendí hasta el collado y ascendí hasta el Tuc de Samont de 2500 m, observando las mismas vistas. Desde Samont pasé por el collado que le separa de la Tuqueta de Mont (2436 m).
En fuerte descenso baje hasta el estanhot de Sallent, donde una manada de caballos pastaban. Desde aquí por la pista hasta el coche con la satisfacción de una buena caminata.
Foto: Estanh de Truites, al fondo el Tuc de Maubèrme.

domingo, 14 de septiembre de 2008

FIN DE TEMPORADA

Las previsiones del tiempo no eran buenas. Así fue, amaneció nublado y con frío, entre las nubes se veía la nieve en las cumbres. Estas inclemencias no amedrentaron a Covadonga, Javi, Marta, Mercedes, Ángel y Mikel que se presentaron en el punto de encuentro con mucha ilusión. Dada la situación de poca visibilidad y posibles precipitaciones decidí no hacer la excursión prevista al Tuc de Ratera e ir al otro lado del túnel, al Estany de Besiberri, en la vertiente Sur.
Una vez atravesamos el túnel de Vielha nos encontramos con una situación climatológica mucho mejor.
Descendemos con los coches siguiendo el curso del río Noguera Ribagorzana. Aparcamos e iniciamos la marcha por la pista que atraviesa el bosque de hayas de Conangles. Llegamos al Barranc de Besiberri y lo remontamos, unas partes, por el interior del mismo disfrutando de las cascadas, otras, por el sendero entre abetos y hayas.
Cuando llegamos a un punto en que el camino se separa del barranco, seguimos en ligera subida hasta llegar a un puente que atraviesa el barranco. Desde este punto el camino se encarama serpenteando hasta llegar al "estany" de Besiberri.
El lago se descubre de golpe, la exclamación fue generalizada ante la vista tan preciada. El lago lo teníamos por debajo nuestro, las montañas cubiertas de nieve y nubes, por lo que no pudimos ver las cimas.
El frío nos obliga a buscar en las mochilas prendas que nos abrigaran y algo para comer. Después de compartir como buenos amigos la manduca, iniciamos el descenso por el mismo itinerario sin adentrarnos en el barranco.
Llegamos al punto de partida y nos acercamos hasta el refugio de Conangles donde nos tomamos una "merecida" y acabamos de comer. Como siempre, la atención de Elena y Genis, los guardas, es excelente.
De regreso a Vielha nos reunimos en el Café Expres para mantener una larga y amena conversación. Besos y abrazos para despedirnos.
Así he terminado la temporada de Verano-2008.